Fobia: Tipos de fobia, significado, causas, síntomas y tratamientos

La mente humana puede experimentar diferentes tipos de alteraciones; estas alteraciones son conocidas como trastornos. Dichos trastornos modifican el funcionamiento cerebral y crean -entre otras cosas- miedos y temores irracionales, a los que comúnmente conocemos como fobia.

¿Qué es la fobia?

La fobia es un tipo de trastorno psicológico caracterizado por un temor intenso y progresivo, acompañado por ataques de pánico y episodios de ansiedad extrema de manera irracional ante un objeto, animal, persona o situaciones concretas disparadores de este temor extremo.  

Quienes padecen algún tipo de fobia pueden experimentar un profundo sentimiento de temor o pánico cuando se encuentran con el foco de su temor, ya sea personalmente, mediante imágenes, sonidos o simplemente en su imaginación. Estos individuos presentan una gran necesidad de mantenerse al margen de todo lo que pueda desencadenar su ansiedad y miedo.

Una fobia comienza a considerarse como tal cuando una persona empieza a organizar su vida con la intención de evitar a toda costa el foco de su temor. A menudo las personas que padecen este trastorno, se dan cuenta de que su miedo es irracional, pero no pueden hacer nada al respecto.

Causas

Se estima que las fobias  pueden ser desencadenadas por factores genéticos, factores ambientales, psicológicos o por otros factores externos.

Las personas cuyos padres presentan trastornos de tipo maníaco, como trastornos de ansiedad, esquizofrenia, trastorno bipolar, entre otros; son más propensos a padecer algún tipo de fobia. Lo mismo ocurre con el factor ambiental, donde si un niño crece bajo la influencia de las fobias de sus padres, probablemente tenderá a padecer las mismas fobias que fueron inculcadas por estos.

 Los episodios traumáticos, eventos angustiosos -como estar a punto de caer de una altura elevada o un episodio de ahogamiento- o situaciones que generen un nivel de estrés elevado, también pueden ser causantes de la aparición de fobias en un individuo.

Las personas con afecciones médicas o problemas de salud en curso a menudo tienen fobias. Un alto porcentaje de la población desarrolla fobias después de lesiones cerebrales traumáticas. Las personas que padecen depresión y las personas que abusan de sustancias psicoactivas, son propensas a padecer mayor cantidad de fobias en comparación con resto.

Tipos de fobia

Tipos de fobias

A continuación les mostraremos un listado con diferentes tipos de fobias, que van desde las más conocidas hasta las que no creíamos que podían llegar existir.

  • Agorafobia: miedo a los espacios abiertos, miedo a encontrarse en lugares donde es difícil escapar, como entre multitudes.
  • Fobia social: miedo a relacionarse con otras personas.
  • Acrofobia: miedo a las alturas, vértigo.
  • Musofobia: miedo a los ratones.
  • Glosofobia: miedo a hablar en público.
  • Claustrofobia: miedo a los espacios cerrados
  • Dendrofobia: miedo a los árboles.
  • Filofobia: miedo al amor.
  • Genufobia: miedo a las rodillas.
  • Fotofobia: miedo e intolerancia a la luz.
  • Hematofobia: miedo a la sangre, heridas y otros procedimientos médicos.
  • Atazagorafobia: miedo al olvido.
  • Homofobia: aversión hacia los homosexuales.
  • Lacanofobia: miedo a las verduras.
  • Necrofobia: fobia a la muerte y a los muertos.
  • Nictofobia: miedo a la oscuridad.
  • Psicrofobia: miedo al frío.
  • Tafiofobia: miedo a ser enterrado vivo.
  • Koumpounofobia: miedo a los botones.
  • Aracnofobia: miedo a las arañas.
  • Bromidrosifobia: aversión al olor corporal.
  • Herpetofobia: miedo a reptiles y anfibios.
  • Teofobia: miedo a la religión y a los dioses.
  • Cromatofobia: miedo a los colores.
  • Clerofobia: aversión excesiva contra el clero.
  • Tripofobia: aversión ante las figuras geométricas muy juntas.
  • Barofobia: miedo a la gravedad.
  • Olfidiofobia: miedo a las serpientes.
  • Aerofobia: miedo a volar.
  • Ergofobia: miedo a ir a trabajar.
  • Astrafobia: miedo a las tormentas y relámpagos.

¿Cómo ocurre la fobia?

En nuestro cerebro contamos con distintas áreas que cumplen determinadas funciones. Algunas de esas áreas, como la corteza prefrontal, la corteza prefrontal medial, la corteza prefrontal ventromedial y la amígdala, almacenan y recuerdan eventos peligrosos o  eventos que hayan sido potencialmente letales para el individuo, por tanto, si el sujeto vuelve a enfrentarse a un evento similar, estas áreas cerebrales le recuerdan lo ocurrido en el pasado y hacen que el cuerpo reaccione de la misma manera. Este funcionamiento cerebral es un pilar fundamental en la supervivencia del ser humano.

Si bien el evento traumático o perturbador puede esconderse en el inconsciente mediante alguno de los mecanismos de defensa, cada vez que el sujeto viva una situación similar este recuerdo emergerá a la consciencia como si nunca hubiera desaparecido.

Síntomas del episodio de fobia

  • Aceleración del pulso, taquicardia
  • Estado de alerta prolongado
  • Dificultad para respirar
  • Incapacidad para hablar
  • Sequedad bucal
  • Malestar estomacal o náuseas
  • Presión arterial elevada
  • Vértigo
  • Alucinaciones visuales y auditivas
  • Delirios
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o los pies
  • Sensación de inseguridad
  • Pensamientos intrusivos repetitivos
  • Temblor y sudoración
  • Dolor u opresión en el pecho
  • Sensación de asfixia
  • Fatiga
  • Ataques de pánico
  • Paranoia
  • Ansiedad extrema
  • Mareos
  • Sentido de la fatalidad inminente

La fobia excesiva también puede ser un síntoma indicativo del trastorno esquizotípico de la personalidad, un trastorno paranoide o de esquizofrenia.

Tratamientos

Uno de los tratamientos más comúnmente utilizado para este trastorno es la Terapia Cognitivo Conductual, esta implica la exposición al foco del miedo en un espacio controlado, de esta manera se busca que el paciente pueda cambiar su visión y creencia respecto a la fuente que desencadena la fobia. Existen nuevas técnicas en la Terapia Cognitivo Conductual que incluyen una realidad virtual para que los pacientes sean expuestos a su foco de temor de una forma más segura y confortable.

Otro de los tratamientos utilizados para controlar las fobias son fármacos como antidepresivos o ansioliticos; estos tendrán mayor eficacia si son complementados con la terapia.

Algunas personas optan por implementar métodos naturales para intentar controlas los síntomas generados por este trastorno, por ejemplo: tomar infusiones naturales de hierbas que funcionan como tranquilizantes, hacer ejercicios de relajación e implementar la respiración consciente.

Artículos relacionados


Deja un comentario