Sistema excretor

Toda la información relativa al sistema excretor, uno de los más importantes del organismo. Explicamos cómo está formado el sistema urinario en el ser humano y cómo se forma la orina. Además, señalamos algunos tips para cuidar los riñones.

La definición de excreción es la eliminación de los residuos que se han producido debido a la actividad celular. Así, el sistema excretor es el encargado de expulsar al exterior dichos residuos. Está compuesto por lo que se conoce como aparato urinario, junto con las glándulas sudoríparas.

El aparato urinario es un conjunto de órganos que se encargan tanto de la producción como de la excreción de la orina. La orina se forma en los riñones y se acumula en la vejiga; finalmente, se expulsa al exterior a través de la uretra.

¿De qué partes consta el sistema excretor?

Partes del sistema excretor

En los siguientes apartados explicamos de forma detallada las distintas partes que constituyen el sistema excretor, uno de los más importantes del organismo.

Riñones

Son una pareja de órganos cuya principal función es la de laborar y excretar la orina. Están situados en torno a la columna vertebral y se rodean de tejido graso. En cuanto a su forma y dimensiones, ambos riñones son muy similares a una judía, con algo más de 12 centímetros de largo y 5 centímetros de ancho; su peso es de 150 gramos aproximadamente.

El riñón actúa a modo de filtro en el organismo. Por un lado, cumple una función reguladora, manteniendo los niveles óptimos de agua, glucosa y sales en la sangre. Y, por otro lado, lleva a cabo una función depuradora; se encarga de extraer de la sangre las toxinas acumuladas en la misma, como la urea o el ácido úrico.

Debajo de la corteza y de la médula del riñon se encuentra lo que se denomina pelvis renal; recolecta la orina y la dirige hacia el uréter.

Respecto a la capa exterior del riñón, en ella se encuentran pequeños filtros que reciben el nombre de nefronas; un conjunto de vasos sanguíneos que filtran la sangre y forman la orina. Cada uno de los nefrones se compone de tres partes.

  • Glomérulo de Malpighi: una estructura de forma esférica que se encarga de tomar el líquido de la sangre.
  • Cápsula de Bowman: una cápsula con doble membrana en cuyo centro se aloja el glomérulo de Malpighi.
  • Tóbulo renal: se conoce como tal a la continuación de la cápsula de Bowman.

Vías excretoras

Las vías excretoras son tres: uréteres, vejiga y uretra. Explicamos todo sobre ellas a continuación.

Uréteres

Los uréteres son dos tubos largos que comienzan en la pelvis renal y alcanzan la vejiga. Se componen de fibra muscular y epitelio mucoso, así como un conjunto de terminaciones nerviosas; cabe destacar que estas terminaciones nerviosas son muy sensibles al dolor, de forma que cuando se obstruyen, el dolor que se siente es muy intenso. Su principal función es la de regular el funcionamiento del sistema excretor, generando contracciones que impulsan la orina hacia la vejiga de manera continua.

Vejiga

Es el órgano más conocido por todos del aparato excretor; su interior está hueco, de forma que sirve para almacenar la origina que se produce en los riñones; una vez en la vejiga, se elimina del cuerpo a través de la uretra. En líneas generales, su capacidad es de 1 litro aproximadamente; no obstante, la sensación de llenado, es decir, las ganas de orinar, surgen desde los 400 o 500 centímetros cúbicos.

Uretra

Se conoce como uretra al conducto mediante el cual se elimina la orina hacia el exterior. Tiene forma tubular y cuenta con dos esfínteres en su inicio, encargados de controlar el paso de la orina. En el caso de los hombres, la uretra también cumple una función reproductora. En cuanto a las mujeres, este conducto tiene entre 3 y 4 centímetros de longitud y su final está marcado por dos labios menores.

La orina

La orina es un líquido de color amarillo claro que se compone de agua en su mayor parte, además de otros elementos como la urea. Se produce de forma continua en el riñón y se almacena en la vejiga; unas válvulas situadas en este órgano impiden que la orena retroceda a los uréteres.

Así, cuando se alcanzan los 400 o 500 centímetros cúbicos de llenado en la vejiga, dan comienzo una serie de impulsos nerviosos que generan el deseo de orinar. A continuación de forma voluntaria se abre el esfínter externo, dando así saluda a la orina al exterior; este proceso se denomina micción.

En términos generales un adulto elimina 1,5 litros de orina cada 24 horas. No obstante, esta cantidad varía en función de una gran selección de factores: tipo y cantidad de alimento y bebida ingeridos, sudoración…

Formación de la orina

Resulta interesante conocer la manera en la que se forma la orina. Pues bien, se trata de un proceso que consta de tres grandes fases.

  • Filtración: en primer lugar la cápsula de Bowman se encarga de filtrar la sangre que llega a la nefrona; se filtran todas las sustancias exceptuando las moléculas y las células más grandes.
  • Reabsorción: el filtrado transcurre por los tubos que componen la nefrona, donde tiene lugar una reabsorción de las sustancias más beneficiosas para el organismo, así como de una gran cantidad de agua.
  • Secreción: todas las sustancias que no se han filtrado se secretan desde los capilares sanguíneos, obteniendo así la orina. Una vez esta ya está formada, comienza a salir de la nefrona hacia el uréter, desde donde desciende a la vejiga.

Enfermedades más comunes del aparato urinario

A continuación señalamos cuáles son las enfermedades más frecuentes que afectan al aparato urinario.

Insuficiencia renal

Tal y como hemos señalado, una de las principales funciones de los riñones es la limpieza de la sangre, eliminando así los desechos y depirando el organismo. No obstante, si los riñones presentan cualquier tipo de anomalía, no funcionan correctamente, lo cual da lugar a lo que se conoce como insuficiencia renal; una afección relativamente grave ya que se pueden acumular toxinas en el organismo, así como aumentar la presión arterial.

Los síntomas iniciales cuando los riñones comienzan a fallar son los siguientes: calambres musculares, insomnio, dificultad para respirar, hinchazón de pies y tobillos y problemas al orinar. Respecto al tratamiento, los afectados por la insuficiencia renal requieren de diálisis o trasplante de riñón.

Cistitis

Cistitis

Cistitis es como se conoce clínicamente a la inflamación de la vejiga. En la gran mayoría de casos, dicha inflamación está provocada por una infección urinaria. Resulta una condición muy molesta, e incluso dolorosa; el tratamiento en su fase inicial es esencial ya que de lo contrario la infección puede diseminarse a los riñones.

Los síntomas más habituales de la cistitis son los siguientes: necesidad de orinar constantemente, sensación de ardor al miccionar, presencia de sangre en la orina, dolor y molestia en la zona de la pelvis y fiebre baja.

Nefritis

La nefritis es la inflamación de uno o ambos riñones; la causa en la gran mayoría de los casos es una infección. Afecta de manera notable al funcionamiento de este órgano, disminuyendo su función depurativa. Aunque puede darse en personas de cualquier edad, la nefritis se presenta sobre todo en niños y jóvenes.

Es importante establecer el tratamiento adecuado para esta afección en su fase inicial; de lo contrario puede dar lugar a patologías renales más graves. Los síntomas que permiten detectar una nefritis son los siguientes: presencia de sangre en la orina, hipertensión arterial, malestar, dolores fuertes en la espalda, somnolencia y cansancio sin razón aparente y edemas.

Cálculo renal

Los cálculos renales son depósitos duros formados por minerales y sales, los cuales se desarrollan en el interior de los riñones. Sus causas son muy variadas, y pueden formarse en cualquier zona de las vías urinarias, desde la vejiga hasta los riñones.

Expulsar los cálculos renales del organismo resulta bastante doloroso. No obstante, no causan trastornos graves de salud si se diagnostican de manera adecuada. Detectar los cálculos renales resulta relativamente sencillo ya que los síntomas son muy claros: dolor que se extiende por el abdomen y la ingle, dolor al orinar, náuseas, micciones de mayor frecuencia y fiebre.

Consejos para cuidar el sistema excretor

Consejos para cuidar el sistema excretor

Es muy importante cuidar el sistema excretor ya que cumple una función esencial para el buen funcionamiento del organismo: eliminar todos los elementos tóxicos y líquidos que el cuerpo no necesita para funcionar. Así, si este conjunto de órganos no se cuida correctamente, se pueden originar una gran selección de patologías.  A continuación señalamos una serie de tips a tener en cuenta para cuidar este sistema.

  • Hidratación: beber la suficiente cantidad de agua a diario es fundamental; de esta manera, los riñones se mantienen hidratados y se ayuda en su funcionamiento. Lo ideal es tomar dos litros de agua diarios; se puede acompañar esta cantidad con el consumo de frutas y verduras, alimentos con una alta cantidad de agua.
  • Higiene: por supuesto, mantener una buena higiene corporal es esencial; es recomendable realizar una exfoliación tanto corporal como facial un par de veces por semana para eliminar las células muertas y así favorecer la respiración de la piel. De esta manera se garantiza una correcta segregación de líquidos.
  • Alimentos y bebidas: para cuidar los riñones, es recomendable evitar el consumo de bebidas alcohólicas y de alimentos picantes. Las carnes procesadas y los alimentos con alto contenido en sal tampoco son recomendables.
  • Sol: la piel es uno de los órganos que pertenece al sistema excretor. Es recomendable protegerla de la exposición a los rayos UVA y UVB del sol.

Alimentos para cuidar los riñones

Alimentos para cuidar los riñones

Los riñones son el órgano más importante del sistema excretor. Así, hay una serie de alimentos que ayudan en gran medida a cuidarlos y favorecer su funcionamiento.

  • Remolacha: un alimento con grandes propiedades diuréticas y desitoxicantes, que fomentan la salud de los riñones gracias a su alto contenido en potasio. También cuida la salud del hígado y de la vesícula biliar.
  • Apio: un alimento con un alto contenido en agua, sales minerales y nutrientes como la vitamina E. Tiene propiedades diuréticas, de forma que ayuda a limpiar los riñones y así favorecer la eliminación de líquidos y residuos del organismo.
  • Fresas: las fresas son una de las frutas más deliciosas que existen, y también una de las que mejor cuidan de la salud renal. Ayudan a prevenir inflamaciones, limpiando los riñones de manera natural.
  • Berros: los berros tienen propiedades diuréticas, de manera que ayudan a evitar la formación de piedras en el riñón. Además, favorecen la eliminación de toxinas, combatiendo de forma natural la retención de líquidos.
  • Patatas: son uno de los alimentos más ricos en nutrientes que existen gracias a su alto contenido en potasio, magnesio, calcio y vitaminas B y C. Ayudan a fortalecer los riñones y combatir la formación de cálculos renales.

Conclusión

El sistema excretor es muy importante dentro de los sistemas del cuerpo humano ya que se encarga de eliminar todas aquellas sustancias que el organismo ya no necesita una vez ha absorbido los nutrientes necesarios para su funcionamiento.

Por lo tanto, resulta muy importante cuidar correctamente el sistema excretor, siguiendo los tips que hemos explicando y apostando por los alimentos que hemos señalado los cuales favorecen la función depurativa de los riñones.

Sistema excretor
4.4 (88.33%) 12 votos


Te podría interesar

Publicidad