Hemoglobina alta

En el artículo de hoy, vamos a tratar el tema de la hemoglobina alta, un problema que, pese a ser algo desconocido, lo cierto es que tiene mucha importancia, por lo que conviene informarse y estar concienciado acerca de lo que es y lo que puede llegar a suponer.

¿Qué es la hemoglobina alta?

La hemoglobina es una proteína que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos. Es decir, en la sangre. La hemoglobina cumple la función de unirse al oxígeno y transportarlo desde los alveolos de los pulmones hasta los demás tejidos del cuerpo.

El color característico de la sangre se debe a que el grupo Hemo (que es el centro de esta proteína) tiene hierro, que tiene este característico color.

Estructura de la hemoglobina
Estructura de la hemoglobina

En general, los valores de hemoglobina varían de persona a persona, así como de un laboratorio a otro. Pero, por lo general, se asume que unos niveles de entre 12 y 15 g/dL son normales en la mayor parte de la población.

No obstante, las mujeres, especialmente cuando están en edad de menstruar, tienen unos valores ligeramente inferiores a los de los hombres (de entre medio y 1 g/dL menos).

Publicidad

Por otro lado, otro concepto que hay que conocer es el de “hematocrito”. El hematocrito es el porcentaje de glóbulos rojos que hay en la sangre. Por ejemplo, el 40% de la sangre son glóbulos rojos, mientras que el resto es plasma, glóbulos blancos y plaquetas.

¿Qué causa la hemoglobina alta?

Aclarado lo anterior, podemos pasar a ver algunas de las causas de la hemogoblina alta. Aquí te detallo las más habituales:

  1. Tabaquismo: El tabaquismo causa daños a nivel alveolar, lo que conduce a un estado de hipoxemia continua. La hipoxemia es la ausencia de la suficiente cantidad de oxígeno. Para contrarrestar ese efecto, el cuerpo produce más glóbulos rojos y más hemoglobina, de forma que aumente la disponibilidad de oxígeno en los tejidos.
  2. Deshidratación: La deshidratación también puede elevar la hemoglobina de forma transitoria, puesto que disminuye la cantidad de plasma en la sangre y, en consecuencia, la proporción de hemoglobina es mayor.
  3. Cardiopatía congénita: Esta enfermedad cardíaca también puede causar hipoxemia y, en consecuencia, hemoglobina alta. Si se consigue corregir la cardiopatía congénita, se resuelve el problema (aunque no siempre es posible).
  4. Hipertensión pulmonar: La hipertensión pulmonar provoca una reducción del oxígeno disponible y, de nuevo, como consecuencia, se eleva la hemoglobina y el hematocrito. No obstante, hay que señalar que no se debe confundir la hipertensión pulmonar con la hipertensión sistémica esencial.
  5. Fibrosis pulmonar: La fibrosis pulmonar es una patología crónica que conduce a la hipoxemia y que, como respuesta del cuerpo, conduce a una elevación compensatoria de la hemoglobina. La fibrosis pulmonar tiene múltiples causas.
  6. Policitemia vera: Esta es una enfermedad propia de la médula ósea, que lleva a que se dé un aumento de las células sanguíneas de forma descontrolada, lo que hace que aumente la hemoglobina, el hematocrito y el recuento de hematíes.
  7. Altitud: La altitud también afecta a la hemoglobina, puesto que, a nivel del mar, hay un 21% de oxígeno en el aire. Sin embargo, a 5000 metros la concentración es solo de 11%. Las personas que viven en altitudes altas tienen la hemoglobina más alta para compensar la falta de oxígeno.
También te puede interesar:  Transaminasas

¿Qué riesgos implica?

Depende. En general, la hemoglobina alta se relaciona con el aumento de los glóbulos rojos, lo que conlleva problemas en la viscosidad de la sangre. Y, a su vez, esa sangre más espesa, puede llevar a problemas de circulación.

Además, esa sangre más espesa también puede conllevar a que aparezcan pequeños trombos, que pueden ser muy problemáticos en algunos casos (en otros, es un problema que se resuelve por sí solo).

En general, conviene tener mucho cuidado con la hemoglobina alta, puesto que, aunque los problemas realmente importantes son raros, lo cierto es que pueden ser letales.

Así, entre los riesgos serios que aparecen con la hemoglobina alta, están los microinfartos cerebrales, renales, hepáticos, o los accidentes isquémicos transitorios, accidentes cerebro vasculares o los infartos cardíacos.

Además, aunque no aparezca uno de esos problemas de forma aguda, lo cierto es que se pueden dañar los tejidos por daños progresivos a través de las isquemias crónicas.

Tratamiento para la hemoglobina alta

El tratamiento para la hemoglobina alta es la sangría. No suena bien, pero es la mejor forma de reducir la hemoglobina y el hematocrito. Es por ello que, en general, se recomienda a los pacientes que sufren esta dolencia que hagan donaciones de sangre.

En el caso de que el paciente sea adicto al tabaco, se le recomienda que abandone esa adicción, y, en algunos casos, se recomienda cambiar de lugar de residencia, para disfrutar de otras zonas con más oxígeno.

Sin embargo, siempre será recomendable acudir a un médico para que éste analice en profundidad el problema y dé la mejor solución entre todas las posibles. ¡Tu salud es lo más importante!

Como puedes ver, la hemoglobina alta es un problema sobre el que conviene tener conocimiento, aunque sea un tema relativamente desconocido. Estar al corriente de lo que es y las consecuencias de padecerla, puede ser muy positivo para tu salud.

Hemoglobina alta
4.8 (95.56%) 9 votos


Te podría interesar