Empacho: remedios caseros y naturales eficaces para combatirlo

¿Quién no ha sufrido un empacho al menos una vez en su vida? Seguramente que todos nosotros, independientemente de su condición, edad y sexo. Se trata de una incidencia orgánica, también es denominada indigestión, que pasa con cierta frecuencia y que es muy molesta en su sintomatología. Su aparición se debe al ingerir más de lo necesario en las comidas, abusar de algunos platos culinarios o alimentos o sencillamente porque no son bien asimilados por el sistema digestivo. Entre sus causas destacan el abuso de bebidas alcohólicas y tabaco, ingestión de alimentos con mucho picante o especias o un estado de estrés. También el tabaquismo es un factor que puede favorecer su aparición.

Síntomas más comunes del empacho

En cualquier caso, no es una situación agradable para nadie, sino que por el contrario genera una serie de problemas que hará que los afectados no se sientan en las mejores condiciones para llevar una vida normal. Porque en efecto, algunos de los síntomas de un empacho son comunes a todos los casos. El principal de ellos es una inconfundible sensación de hartazgo que hará que se rechacen algunos o todos los alimentos. Puede estar acompañada por unos deseos de vomitar para tratar de eliminar los restos de la última comida. La pesadez en el estómago es otra de las señales más relevantes que indican que se está ante un empacho o indigestión. En los casos más severos incluso puede presentarse incluso con ciertos dolores en esta parte del cuerpo. Incluso afectando al estado general del paciente, como por ejemplo, desarrollando dolor de cabeza, cansancio, debilidad y hasta dolor en las extremidades superiores.

Pero no son las únicas alarmas que saltan en el cuerpo para avisar de que algo no funciona en el cuerpo y muy concretamente en el aparato digestivo. Porque la lengua seca, falta de apetito o vómitos pueden constituirse en otros síntomas muy acusados de esta incidencia digestiva. Sin olvidarse que también pueden hacer acto de presencia otros como el estreñimiento o diarrea, acidez en el estómago o la aparición de gases.

En estas situaciones, no habrá más remedio que subsanar este problema rápidamente para seguir con el mismo ritmo de vida que hasta esos momentos. La buena noticia para todas aquellas personas que pasan por esta desagradable situación es que no es necesario llevar un tratamiento médico específico para su restablecimiento. Sino que a través de los remedios caseros se conseguirá dominar la situación. Como hacían hasta hace pocos años nuestros padres o abuelos, solucionando el problema con gran eficacia.

Remedios naturales para el empacho

Desde luego que son muchos los remedios naturales que tienen como principal objetivo el próximo restablecimiento de una molesta e inoportuna indigestión. Además, no generarán ningún efecto secundario, ni afectarán negativamente a otras partes del organismo.

Té de manzanilla

Té de manzanilla para el empacho

Uno de los más eficaces reside en la ingestión de infusiones para aliviar los primeros síntomas. Para conseguir que el aparato digestivo vuelva a funcionar con absoluta normalidad, como antes. En este sentido la de manzanilla (o té) es la mejor de todas ya que reduce toda la sintomatología desarrollada por este problema. Puede tomarse varias veces al día sin ningún problema y con la ventaja que su sabor es muy agradable para el paladar.

Zumo de limón

Otro de los remedios que nunca fallan en estas situaciones es el zumo de limón. No solamente porque es una bebida muy indicada para estos casos, sino también porque ayuda a neutralizar los ácidos del estómago. Además, es una solución natural que siempre está disponible en todos los hogares. Aunque realmente es muy conveniente que se rebaje con bastante agua y sin olvidarse de echar un poco de azúcar. Probablemente sea más que suficiente para solucionar el empacho en pocos días. Con la ingestión de varios zumos al día se cortarán las señales más agudas de este trastorno digestivo.

Un poco de jengibre nunca falla

El jengibre, aliado perfecto contra el empacho

Aunque si lo que se desea es un remedio casero y natural más contundente no habrá más remedio que acudir al jengibre. Sus efectos son muy rápidos y potentes, aunque quizás con un sabor que no es el más adecuado para algunos de los pacientes. De cualquier forma, se constituye en una de las mejores propuestas para combatir el malestar, náuseas y otros problemas que se generan habitualmente en las digestiones. Con el enorme beneficio que podrá compatibilizarse o compartirlo con los otros remedios caseros apuntados. Porque en efecto, cualquiera de ellos producirá unos efectos inmediatos como para que en muy pocos días las funciones del aparato digestivo estén en la mejor de las condiciones.

Las soluciones naturales, en definitiva, son la opción más rápida y resolutoria para combatir este problema del aparato digestivo. No necesita de permiso médico y puede aplicarse a toda la familia: niños y mayores. Con la gran ventaja que se aportan diferentes propuestas en la solución en función de las preferencias de los pacientes.

Empacho: remedios caseros y naturales eficaces para combatirlo
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad