8 remedios caseros para aliviar la tos

Remedios caseros para aliviar la tos

Durante las temporadas de lluvia, generalmente llega el resfriado y, junto a él, una tos muchas veces insoportable. Por esa razón, en este artículo vas a encontrar los mejores remedios caseros para quitar la tos. La naturaleza nos provee de muchas herramientas para hacerle frente a las enfermedades, y algunos inevitablemente confiamos más en estos métodos que en los medicamentos recetados comúnmente. No obstante, también se pueden combinar.

La tos no tiene porqué preocuparnos en una primera instancia. Muchas veces se puede resolver sencillamente con un té para la tos, y en unos pocos días se está retomando las actividades como de costumbre. Estas afectaciones se pueden deber principalmente a alergias debido a una infección viral o incluso bacteriana. Sea cual sea la causa, lo mejor de todo es que tenemos muchas formas correctas para enfrentarnos y derrotar esta molestia.

8 remedios naturales para la tos

Miel de abeja

Entre los remedios caseros para quitar la tos tenemos la miel de abeja. Este método es muy popular porque siempre resulta ser uno de los más eficaces cuando se desean tratar problemas relacionados con resfriados. La miel tiene una enorme capacidad de aliviar el dolor de garganta, junto con el limón se vuelve una combinación perfecta para hacerle frente a la tos.

Algunos expertos en remedios medicinales han comprobado que los remedios de té para la tos con miel de abeja son propicios para calmar síntomas como, por ejemplo, la congestión nasal. Habitualmente, los síntomas de un resfriado empiezan con dolor de garganta y, posteriormente, la secreción de mocos para finalmente dar paso a la tos.

Hace mucho tiempo hicieron un estudio donde niños con 5 años de edad recibieron dos cucharadas de miel antes de irse a dormir para calmar las infecciones de las vías respiratorias. Se notó considerablemente como la miel ayudaba a los pequeños a descansar mucho mejor gracias al alivio de la tos.

Miel para la tos

Por ende, la miel es tan eficaz en tratamientos de tos, sea con flema o seca, al igual que otros medicamentos como el dextrometorfano. La ventaja de este remedio es su flexibilidad para consumirlo. Es decir, puedes tomarlo combinado con jengibre o simplemente tomar una cucharada como uno de los remedios caseros para quitar la tos.

Té de miel con limón

Preparar un remedio de té para la tos utilizando miel y limón es algo muy sencillo. Lo primero que debes hacer es colocar a hervir una taza de agua semejante a una taza de café. Una vez que el agua esté caliente, debes tomar dos cucharadas de miel y colocarlas en la taza, justo antes de echar el agua para que de esta forma lo caliente afloje la miel. Finalmente, exprime medio limón sobre la taza y espera que enfríe un poco para tomarla.

Miel con leche caliente

Aunque parezca una combinación poco probable, la miel junto a la leche caliente forman uno de los mejores aliados para combatir la tos seca. Es recomendable únicamente para la tos seca, debido a la capacidad de los lácteos para aumentar la mucosidad. Es decir, si tienes flema, no uses este remedio porque tendrás un efecto contrario al deseado.

Este remedio también dispone de un estudio que comprueba la calidad de la miel junto a la leche caliente. La prueba se hizo con 134 niños con afecciones de tos aguda. Estos niños fueron divididos en varios grupos para revisar la eficacia de diferentes remedios a la hora de combatir la tos. Los niños de uno de los grupos tomaron una mezcla de miel con leche y el resultado fue sorprendente, pues la mayoría de los niños mejoraron su salud rápidamente.

¿Cómo preparar miel con leche caliente para calmar la tos?

En vez de utilizar agua, vamos a disponer de un vaso de leche. El primer paso es colocar la leche a calentar sin llegar al punto de hervirla. Podemos también poner la miel a calentar por separado para desprenderla un poco. Juntamos ambos elementos y podemos tomarlo antes de ir a dormir hasta notar que la tos haya desaparecido por completo.

Leche caliente para la tos

Té con miel, orégano y limón

El té para la tos, usando miel, orégano y limón, es sin duda un método infalible para mejorar síntomas de resfriado común. Para hacer esta infusión solamente se debe colocar a hervir una taza de agua durante cinco minutos, luego exprimir el limón y agregar la cucharada de miel de abeja.

Lo ideal es tomarlo por lo menos dos veces al día para notar cambios en la salud. La miel, junto al orégano, forma un componente antibacteriano y un antibiótico especial para calmar la tos.

Probióticos para calmar la tos

Existen unos remedios caseros para quitar la tos a través del uso de prebióticos. Está comprobado que estos microorganismos pueden ser una gran ayuda en el combate de síntomas relacionados con infecciones respiratorias. Los prebióticos facilitan el control de las infecciones, especialmente las gastrointestinales. Sin embargo, también cumplen una función importante en el fortalecimiento del sistema inmunitario.

Los probióticos disminuyen considerablemente la intensidad de la tos y se pueden encontrar en yogures, panes de masa fermentada, kimchi, tempeh, kombucha, kéfir y en la sopa de miso.

Calmar la tos

Menta

La menta tiene una capacidad curativa de la tos bastante alta. Especialmente, si la utilizas, verás cómo la garganta se alivia y, en consecuencia, se vuelve mucho más sencillo respirar cuando se tiene la nariz congestionada. Lo bueno es que no solo la consigues en pastillas, también puedes hacer un té para la tos a base de menta.

No cabe duda de que entre los remedios caseros para quitar la tos se encuentra la menta. Incluso hay cremas o aceites con olor a mentol muy beneficiosos para tratar las infecciones de las vías respiratorias.

Gárgaras de agua con sal

La sal tiene bastantes propiedades curativas y funciona como uno de los remedios caseros para quitar la tos más efectivos en la actualidad. Hacer gárgaras con sal y agua tibia, no solo alivia la garganta, también ayuda a disminuir la intensidad de la tos. Solamente debes mezclar una cucharada de sal, no tan grande, con 200 ml de agua (no tan fría). Es ideal repetir este remedio por lo menos dos veces al día.

Ajo

El ajo funciona como un gran antiséptico respiratorio y ayuda a aliviar el catarro. Además, combinando este ingrediente con limón y jengibre, obtendrás un remedio perfecto para aliviar los problemas de la tos. Solamente debes cortar en trozos pequeños unos dientes de ajo y posteriormente colocarlos en un frasco de miel junto al medio limón cortado.

Este frasco debe estar bien tapado y guardado durante 3 días. Una vez finalizado este periodo, empieza a consumir el remedio y contempla como la tos desaparece eficazmente. Lo recomendado es tomar una cucharada en ayunas durante una semana.

Si pasado un tiempo la tos no mejora, lo ideal es visitar un centro de salud para recibir orientación de un médico profesional. Recuerda que la tos puede deberse a distintos factores y asistir a consulta te garantiza saber exactamente cuál de los remedios recomendados es el más indicado.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más