Depresión

La depresión surge porque las personas se sienten atrapadas en una actitud desequilibrada. La forma de superarla es desenredar los nudos que los atan; estos son nudos son situaciones difíciles o eventos traumáticos no resueltos por el individuo.

¿Qué es la depresión?

La depresión (trastorno depresivo mayor) es una psicopatología grave que afecta negativamente en la forma de pensar, en los sentimientos y comportamientos de una persona.

Esta afecta a una de cada 15 personas en edad adulta (6,7%) en un año. La depresión puede atacar en cualquier momento, pero usualmente, aparece por primera vez durante la adolescencia.

El género femenino es más propenso a experimentar depresión. Algunos estudios muestran que un tercio de las mujeres experimentará al menos un episodio depresivo a lo largo de su vida.

Quienes padecen de depresión, usualmente se sienten tristes, abatidos o miserables la mayor parte del tiempo y pierden el interés por sus actividades habituales. Estos síntomas pueden ocurrir por un período prolongado o por varios períodos de corta duración.

Causas de la depresión

Según investigaciones la depresión se trasmite genéticamente. Por ejemplo, si un padre presenta depresión, su hijo tendrá un 70 por ciento de probabilidad de padecer  esta psicopatología en algún momento de su vida.

La depresión puede ser desencadenada por otros factores, además de los factores biológicos. Estos otros factores que influyen como disparadores en la depresión son: la personalidad y los factores ambientales.

Las personas pesimistas, con baja autoestima y poca autoconfianza, generalmente se sienten abrumadas por el estrés y son más propensos a padecer depresión.

Dentro de los factores ambientales podemos destacar que los individuos que presentan una exposición continua a la violencia, la negligencia, el abuso o la pobreza pueden resultar más vulnerables a la depresión.

¿Cómo se diagnostica un cuadro de depresión?

Como se diagnostica un cuadro de depresion

Para crear un diagnostico de depresión, un profesional debe de tener en cuenta ciertas bases:

Realizar examen físico: Se debe realizar un examen físico para descartar que la depresión este relacionada con un problema problema de salud física subyacente.  Además de el examen el doctor revisará el historial médico del paciente y podrá hacerle preguntas acerca de sus hábitos diarios.

Análisis de laboratorio: Además de realizare un examen físico, el profesional encargado del caso puede mandar un análisis de sangre para medir que los niveles de tiroides se encuentren dentro del rango normal, puesto que la tiroides es uno de los problemas físicos que puede causar depresión en las personas.

Realizar evaluación psicológica o psiquiátrica: Un profesional de la salud mental capacitado, le hará preguntas acerca de sus síntomas, sentimientos, su estado de ánimo, sus pensamientos y evaluará su comportamiento.

Diagnostico de depresión: Luego de la evaluación psiquiátrica o psicológica, su profesional de la salud mental deberá efectuar un diagnostico de acuerdo al Manual de Diagnostico y Estadisticas de los Trastornos Mentales. Ese diagnóstico determinará si el paciente esta cursando un cuadro depresivo mayor.

También te puede interesar:  Depresión posparto

Síntomas de la depresión

  • Sentimiento de tristeza y estado de ánimo deprimido
  • Dejan de realizar sus tareas en el trabajo o escuela
  • Pérdida de interés o placer en las actividades diarias
  • Se aíslan del entorno
  • Cambios en el apetito y trastornos alimenticios
  • Presentan baja autoestima, irritabilidad, frustración y poca autoconfianza
  • Pueden crear dependencia hacia las drogas
  • Insomnio u otros tipos de trastornos del sueño
  • Pérdida de energía y fatiga física y emocional
  • Movimientos y habla lentos (acciones observables por otros)
  • Sentimiento de culpabilidad
  • Dificultades para pensar, concentrarse o tomar decisiones
  • Pensamientos de muerte o suicidio

¿Cómo incide la depresión en otros trastornos mentales?

Usualmente los cuadros de depresión mayor se han relacionado con otras enfermedades mentales, como los trastornos de ansiedad, los ataques de pánico, diferentes tipos de fobias, trastornos de personalidad -como el trastorno antisocial-.

Cuando las personas inician un cuadro depresivo se comienza a ver un cambio en la corteza prefrontal media del cerebro. Usualmente la corteza prefrontal media es activada en las personas sanas cuando la persona piensa en sí misma o presenta alguna preocupación, pero esta activación generalmente ocurre en niveles bajos o medios; por el contrario de las personas que son diagnosticadas con depresión, donde el el nivel de activación de la corteza prefrontal media tiende a ser muy alto.

Según investigaciones esa misma zona del cerebro que se activa con la depresión también se activa ante la presencia de otros trastornos, por ejemplo: el trastorno de ansiedad. Usualmente el trastorno de depresión y de ansiedad van acompañados, puesto que las personas que padecen depresión tienden a presentar síntomas de ansiedad y las personas que padecen ansiedad tienden a presentar episodios depresivos.

Tratamientos para la depresión

El tratamiento de la depresión requiere tiempo y se necesita paciencia.

Hay un gran número de enfoques terapéuticos eficaces utilizados para el tratamiento de la depresión en la actualidad, uno de ellos es la terapia cognitivo-conductual utilizada también para el tratamiento de varios tipos de trastornos de la personalidad. Esta terapia no intenta combatir la depresión, sino que intenta concientizar a los pacientes en lo que pueden hacer, en ese momento, para ayudar a cambiar la forma en la que se sienten.

Otro de los tratamientos es la psicoterapia. En la misma su psicoterapeuta intentara indagar en sus sentimientos y recuerdos ocultos, para encontrar el foco de este trastorno. La mayoría de los tratamientos de psicoterapia para la depresión tardan generalmente de 6 a 12 meses, asistiendo a una sesión de 50 minutos una vez por semana.

Cuando el tratamiento de depresión no surte efecto bajo los métodos psicológicos, su psicoterapeuta lo derivará a un psiquiatra. El psiquiatra le podrá recetar medicamentos para ir disminuyendo los síntomas de este trastorno.

Si el paciente no mejora con la psicoterapia y los medicamentos, y presenta un cuadro de depresión crónica con comportamientos que ponen en riego su vida, el profesional debe evaluar hospitalizar al paciente para preservar la salud física y mental del mismo.


Te podría interesar

Publicidad