Depresión posparto

En algunos países, ante el nacimiento de un bebé, las personas esperan que las madres sean felices con la llegada de este nuevo ser que les cambiara la vida. Pero esto no siempre ocurre, pues la llegada de un bebé implica un gran cambio, quizás el mayor cambio que puede experimentar una persona.

El cambio radical que enfrentan las madres ante la llegada de un bebé genera preocupaciones, nuevas responsabilidades, incertidumbre, miedo, felicidad, tristeza y a la vez mucha ansiedad. Esto ocurre principalmente en las madres primerizas, ya que transitan una etapa nueva, de la cual no podrán volver atrás.

Algunas madres transitan una etapa de depresión durante el último mes de embarazo, pero usualmente esta etapa ocurre ante el nacimiento de un bebé.

El posparto trae consigo sentimientos encontrados y emociones confusas, que se encuentran dominadas principalmente por la angustia, el miedo y la ansiedad; a este proceso le llamamos  depresión posparto. 

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión posparto es una forma severa de depresión clínica relacionada con el embarazo y el parto. Generalmente ocurre en madres primerizas, pero no es extraño ver episodios de esta psicopatología en madres que ya tienen otros hijos o incluso también en los padres.

Publicidad

Una depresión posparto puede comenzar en cualquier momento durante el primer año del bebé, aunque generalmente se comienzan a ver sus efectos durante las primeras 3 semanas después del nacimiento.

Este cuadro clínico de depresión causa principalmente sentimientos de culpabilidad y angustia en las madres. Éstas se sienten abatidas y desesperanzadas por no poder conectarse con su bebé de manera afectiva.

Según estadísticas es de los tipos más comunes de depresión. En un estudio donde se evaluó a 10.000 madres con recién nacidos, se encontró que aproximadamente 1 de cada 7 padece depresión posparto.

¿Por qué ocurre la depresión posparto?

Causas de la depresión posparto

Como nueva mamá, la mujer se enfrenta a muchos desafíos que se acostumbran en la vida con un recién nacido. Ahora existe una preocupación superior a todas las demás preocupaciones: la vida de un bebe.

Cambiar pañales, amamantar constantemente, nuevas responsabilidades y la falta de sueño, son algunos de los factores que pueden generar este cuadro clínico.

También te puede interesar:  Etapa pre esquemática

Las hormonas también juegan un papel fundamental en la depresión posparto, puesto que cuando se está embarazada los niveles hormonales aumentan y después del parto disminuyen bruscamente, creando un leve o alto – dependiendo de cada individuo – desequilibrio emocional.

Síntomas de depresión posparto

Entre los síntomas que se padecen en la depresión posparto podemos destacar:

Los síntomas de este tipo de depresión pueden fluctuar; algunas madres pueden presentar todos los mencionados anteriormente o  solamente alguno de los que se encuentran en la lista.

¿Cómo tratar un cuadro de depresión posparto?

Tratamiento de la depresión posparto

La depresión posparto es una enfermedad grave, que debilita emocionalmente a las madres y puede causar repercusiones en sus hijos. No es el resultado de un defecto de carácter o debilidad, o algún error que la madre haya cometido. En cambio, es una enfermedad mental grave que necesita atención y tratamiento.

Como todo tipo de depresión, quien la padece carece de control sobre la misma. Por eso es importante interceptarla a tiempo para que sus efectos no dañen la psiquis humana, ni causen daños secundarios en otras personas.

La depresión posparto Leve desaparece por sí sola en los tres meses posteriores al parto. Si nos encontramos ante una persona que creemos está iniciando una etapa de depresión posparto debemos intervenir, ofrecer ayuda y apoyo. Es necesario que las madres puedan tomarse un tiempo libre, lejos de las tareas diarias del hogar y el cuidado de su recién nacido.

Si la depresión no desaparece al cabo de tres meses e interfiere con el funcionamiento normal de la madre, estamos hablando de una depresión posparto Severa, la cual necesitará una intervención inmediata.

Esta forma de depresión puede ser tratada con medicamentos o una combinación de medicamentos y psicoterapia, ésta última presenta una mayor eficacia. Si con la ayuda de los medicamentos y la psicoterapia la depresión continúa, el psicoterapeuta evaluará la hospitalización del paciente.

Si los síntomas fueran especialmente graves, con pensamiento suicidas y delirios, puede utilizarse la terapia electroconvulsiva o electrochoque. Dicha terapia se usa frecuentemente para tratamientos de cuadros de depresión mayor que no han respondido de manera efectiva a otros tratamientos.


Te podría interesar