Autoestima

La autoestima se puede mejorar. Veamos qué es exactamente, qué consecuencias provoca tener la autoestima alta o baja y algunas claves para aumentarla.

Uno de los temas centrales sobre los que se constituye nuestra personalidad, nuestra forma de relacionarnos y comunicarnos con el mundo, es la autoestima. Este concepto tiene un gran valor, influyendo estrechamente en nuestro modo de pensar, tomar decisiones y actuar.

Una buena valoración personal, y una percepción de sí mismo comprensiva puede ayudarnos a superar muchos baches de los que se presentan en nuestras vidas. Aunque el concepto de autoestima es muy utilizado en diversos ámbitos, desde el plano psicológico se puede realizar un análisis más profundo, sobre en qué consiste la autoestima, cómo nos influye y qué podemos hacer para mantenerla a flote sin que se derrumbe.

Muchas de nuestras acciones se achacan a la falta de autoestima. Cuando alguien esta desmotivado, no se atreve a seguir adelante con sus proyectos, se queda paralizado ante las dificultades, o simplemente le falta confianza para cumplir sus sueños; entonces se dice que es alguien con falta de autoestima. Lo cierto es que este concepto tiene muchas definiciones y acepciones, a lo largo de este artículo veremos lo que tienen en común todas estas formas de ver la autoestima, y la relevancia que tiene en nuestras vidas.

Diversos autores han ofrecido una definición sobre la autoestima. Autores relevantes del mundo de la psicología, que tras su experiencia han contribuido a un concepto de la autoestima más rico y amplio; ya sea desde una visión humanista, cognitivo conductual o psicoanalítica, desde todas las vertientes es posible comprender la autoestima como algo fundamental en la calidad de vida de todo ser humano.

¿Qué es la autoestima?

La Asociación Nacional para la Autoestima (National Association for Self-Esteem) define este concepto como: “ la experiencia de tener capacidad para enfrentar los desafíos de la vida y ser merecedor de la felicidad. Las personas que tienen una autoestima auténtica y saludable se ven a si mismas como seres humanos positivos, responsables, constructivos y confiables”.

Bajo este concepto la autoestima se presenta como una capacidad, y como capacidad es posible desarrollarla. Por eso algo que prevalece en todas las definiciones, es que la autoestima es flexible y nosotros mismos tenemos la capacidad tanto para mantenerla como para aumentarla y disminuirla.

Atendiendo a los conocimientos de los que hoy día disponemos. Sabemos que la autoestima, de forma global, podemos verla como la percepción que tenemos acerca de nosotros mismos. Hacemos una valoración en relación a los diversos aspectos a los que damos importancia. Entendemos que la autoestima depende de nosotros mismos, y de la capacidad que tengamos para poder comprendernos, valorarnos, amarnos y respetarnos. Es algo que puede estar en contante cambio o mantenerse equilibrado. Siempre y cuando hagamos de nuestra autoestima algo que no dependa directamente de las circunstancias, o de lo que otras personas puedan pensar acerca de nosotros. Sino más bien de algo propio que depende de cómo hayamos aprendido a valorarnos a pesar de las dificultades y fracasos que se puedan presentar.

Frases de autores relevantes sobre la autoestima

Muchas reflexiones acerca de la autoestima provienen de frases célebres de autores relevantes, que han aportado sus impresiones y experiencia acerca de este concepto del que tanto hemos oído hablar.

“Todo el mundo es un genio. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, pasará la vida pensando que es estúpido.” – Albert Einstein

“La autoestima no es tan vil pecado como la desestimación de uno mismo.” – William Shakespeare

“El amarse a sí mismo es el comienzo de un romance para toda la vida.” – Oscar Wilde

“Una persona no puede estar cómoda sin su propia aprobación.” – Mark Twain

“Usted mismo, tanto como cualquier otro en el universo entero, merece su amor y afecto.” – Buda

“No hay nada noble con ser superior a otros hombres. La verdadera nobleza es ser superior a tu yo previo.” – Proverbio hindú

“Porque si uno cree en sí mismo, no intenta convencer a los demás. Porque si uno está contento consigo mismo, no necesita la aprobación de los demás. Porque si uno se acepta a sí mismo, el mundo entero lo acepta también.” – Lao-Tzu

¿A qué llamamos baja autoestima?

Autoestima baja

En relación a una serie de actitudes decimos que alguien tiene baja autoestima, cuando percibimos que tiene dificultades para sentirse valiosa. Se puede apreciar que una persona con baja autoestima no se siente digna de ser amada por los demás. ¿Qué conductas tiene una persona con baja autoestima? Las conductas que caracterizan a una persona con baja autoestima son las siguientes:

  • Búsqueda constante de aprobación y reconocimiento de los demás.

Debido a que no se reconocen ni se aprueban así mismos, están constantemente buscando en el exterior lo que ellos mismos no pueden ofrecerse. Necesitan una aprobación continua para sentirse valorados. Es por esto quecrean vínculos de una gran dependencia afectiva.

  • Dejan de ser ellos mismos para complacer o sentirse queridos y apreciados.

Al no sentirse dignos de admiración, cariño y respeto, cuando se les trata de esta forma piensan que están engañando y que si los conocieran realmente entonces les rechazarían.

  • No saben decir NO a algo que les incomoda o prefieren no hacerlo, sin sentirse mal por ello.

Sienten una gran culpabilidad cuando expresan lo que necesitan. Procuran no ofender ni rechazar a los demás, aunque para ello tengan que dejar de expresar su opinión y su propio criterio. Demuestran una baja asertividad.

  • Se les dispara la ansiedad ante situaciones afectivas y de intimidad.

Al sentirse inseguros las situaciones de afecto e intimidad les resultan incomodas, ya que no creen ser merecedores de ese afecto. Entran en contradicción debido a lo que piensan de si mismos, y como mecanismo de defensa lo que hacen es protegerse y cerrarse ante los demás, puesto que desconfían.

  • Se muestran con miedo ante la crítica o el rechazo, intentando evitarlo a toda costa.

De tal manera que se aíslan y tienen dificultades para entablar relaciones, y les cuesta además disfrutar de las que tienen. Tienen una preocupación excesiva sobre la imagen que los demás tienen de ellos, ya que siempre se sienten observados y criticados.

Debido a la falta de relaciones personales se pierden la posibilidad de que sus creencias erróneas sean cuestionadas, y puedan hacer así un reaprendizaje de las mismas.

Consecuencias de tener una baja autoestima

Una baja autoestima implica una serie de consecuencias, que pueden resultar muy limitantes en nuestra vida. Ante una baja autoestima el desiquilibrio y la inestabilidad mental es mayor, por lo que nos vemos más expuestos a sufrir multitud de dificultades que van mermando nuestra salud tanto física como mental. Estas con algunas de las consecuencias de tener una baja autoestima:

Fomenta las malas decisiones y una mala ejecución: los pensamientos negativos sobre la falta de valía son algo habitual. Esto influye en nuestras decisiones y nuestros actos. Mediante una realidad que está distorsionada las decisiones que se toman no corresponden a lo que somos capaces de hacer, y las acciones que emprendemos se ven limitadas, teniendo como consecuencia una mala ejecución.

Se disparan las emociones negativas: La persona con baja autoestima piensa que no sirve y que es incapaz de conseguir los retos que se le presentan. De esta forma va generando una serie de emociones negativas, como inseguridad, tristeza, desilusión y desmotivación, que le hacen experimentar una mayor ansiedad y un sufrimiento innecesario ante multitud de experiencias.

Evitación: se utilizan mecanismos de defensa para evitar las críticas y los juicios negativos de los demás. De esta manera se evita hacer todo aquello que pueda se susceptible de evaluación. Con el tiempo, la persona acaba dándose cuenta de que evitar todo este tipo de situaciones solo conlleva dejar de intentar todo aquello que le gusta, lo que supone además no poner a prueba su valía para aprender e ir superándose a sí mismo.

Son personas introvertidas, tímidas e inseguras, que evitan los riesgos por miedo a ser dañados y tienden a preservar su estado mental huyendo de cualquier situación que les resultase riesgosa . El estrés y los acontecimientos difíciles, tales como enfermedades o la pérdida de un familiar, pueden hacer fluctuar a una persona su autoestima. Aunque según expertos, el tipo autoestima que presenta un sujeto procede desde la infancia.

También te puede interesar:  Inteligencia emocional: concepto y categorías

La posesión de poca autoestima puede llevar a las personas a presentar depresión, trastornos de ansiedad, de alimentación y déficit de atención. En ocasiones puede llevarles a tener problemas de autoconfianza, tolerar situaciones de abuso y relaciones violentas, en las cuales se sienten culpables y merecedores de lo ocurrido.

Dentro de la baja autoestima se suelen ver mas comúnmente dos maneras en la que las personas eligen manejarse de acuerdo a lo que sienten de sí mismo. Una de las formas es la baja autoestima depresiva, en la cual el individuo entra en un túnel oscuro de depresión, tomando su vida como algo negativo, un error.

Otra de las maneras que suelen usar algunas personas para manejar su baja autoestima es la agresión; a menudo estas personas se sienten atacadas por el resto, y al tener tan baja su autoestima se sienten inferiores. A su vez tienen miedo de que el resto de las personas los vean como ellos mismos se ven, por lo tanto usan la agresividad verbal o física y soberbia como un mecanismo de defensa, para que las otras personas no los vean como realmente ellos se ven.

La baja autoestima y el bullying en niños

Los niños con baja autoestima usualmente son más propensos a padecer bullying escolar. El bullying escolar o acoso escolar, es un serio problema que afecta a más del 20 % de los niños en la mayoría de las instituciones escolares. Éste es definido como un comportamiento negativo y no deseado que se repite a lo largo del tiempo, el mismo es llevado a cabo por un individuo o por un grupo en contra de una persona. Dicho comportamiento intimidante puede ser verbal, psicológico o físico.

Los niños con baja autoestima a menudo pueden permitirse ser mal tratados y tener dificultades para defenderse, son autocríticos y muy duros consigo mismos, se sienten inseguros, o no tan bueno como otros niños, se focalizan en sus fracasos en lugar de sus triunfos,  no tienen autoconfianza, se sienten inferiores y dudan de su capacidad para hacer las cosas bien.

Al verlos indefensos y sumisos, sus victimarios tienden a aprovecharse de ellos y extorsionarlos diciéndoles que si hablan con alguien sobre lo que está sucediendo tomarán represalias. Según estudios se ha demostrado que a medida que los jóvenes crecen, es menos probable que le cuenten a alguien lo que está ocurriendo. ¡Esto es grave! pues se vuelven cada vez más aislados, llegando a experimentar comportamientos antisociales o comportamientos de evitación, también depresión y, en casos extremos, pueden intentar hacerse daño para acabar con su tormento.

¿A qué se denomina alta autoestima?

Autoestima alta

Todas las personas podemos desarrollar una alta autoestima, que nos beneficie en nuestro día a día. Sin embargo, hay que ser constantes y trabajar en ella. Ya que no es algo que provenga de las circunstancias o tan solo de nuestro propio carácter. Estas son algunas de las características con las que cuentan las personas con alta autoestima:

  • Se sienten bien consigo mismas.
  • No les temen a los retos, más bien los buscan.
  • Les gustan compartir la intimidad y sus sentimientos con otras personas.
  • Se responsabilizan de sus acciones.
  • Se muestran asertivos y expresan su opinión ante los demás.
  • Confían en sus posibilidades y se dan ánimos así mismos ante las adversidades.
  • Se quieren, se aceptan, y se respetan.
  • Se escuchan y atienden a sus necesidades.
  • Se interesan por los demás, ofreciendo su ayuda, y no haciendo críticas negativas.
  • No tienen ningún miedo a preguntar, preguntan siempre que no saben algo.
  • Son líderes naturales.
  • No tienen miedo a lo desconocido y se implican en nuevas actividades.

Quienes poseen este tipo de autoestima generalmente son personas que conocen sus metas, saben donde están parados y a donde quieren llegar, pero sin dejar de vivir en el presente. No atraen el pasado, ni se centran en el futuro, simplemente se encuentran focalizados en el aquí y ahora.

Beneficios de tener una alta autoestima

Como hemos dicho anteriormente cualquier persona puede reforzar su autoestima y conseguir una alta autoestima. Merece la pena realizar el esfuerzo ya que cuando aprendemos a valorarnos y querernos tal y como somos reforzamos nuestra estabilidad mental.

Una buena autoestima nos beneficia en el sentido de que nos sentimos más seguros y dignos de ser queridos y respetados. De esta manera nos volvemos más asertivos, expresamos nuestras opiniones y creamos nuestro propio criterio. Fortalecemos así la seguridad y la confianza en nosotros mismos. Esto es algo fundamental para sentirnos preparados ante los retos y las adversidades que se presentan en nuestro día a día.

Disponer de una buena autoestima que se mantenga en equilibrio, supone mejorar nuestro bienestar psicológico. De esta manera estaremos más fortalecidos para evitar muchos de los trastornos mentales que están relacionados con la ansiedad, como la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo o diversas fobias; por nombrar algunos.

Como podemos observar los diversos autores relacionan la autoestima con amarse a sí mismo, valorarse, y tener una actitud positiva llegando a conseguir la propia aprobación y aceptación personal. En estas frases tenemos algunas de las claves más importantes sobre el concepto de lo que la autoestima representa.

Autoestima media

Es el tipo de autoestima que más se encuentra en las personas. Podemos decir que es un tipo de autoestima balanceada y saludable.

La autoestima media depende de muchos factores y puede variar de acuerdo a diferentes circunstancias, por ej: si se tiene un buen día o un mal día en el trabajo, en su entorno social o de acuerdo a circunstancias personales.

Quienes presentan este tipo de autoestima tienden a sentir cambios en la misma muy a menudo; en ocasiones pueden pasar de sentirse certeros a equivocados o de sentirse aptos a incompetentes, por tanto fluctúan al pasar de tener un autoestima media a una alta o baja de acuerdo a los factores que intervengan.

¿Cómo se refuerza la autoestima?

Mejorar la autoestima

Muchas personas se preguntan si es posible mejorar su autoestima. Tal y como hemos ido indicando a lo largo del artículo. La autoestima es algo que se puede ir aprendiendo y por lo tanto se puede aumentar y reforzar.

No podemos esperar que sea algo sencillo, ya que como hemos visto están presentes multitud de factores bajo este concepto. Cuando alguien tiene una baja autoestima le resulta muy complicado emprender estos esfuerzos, por eso se recomienda acudir a un profesional de la psicología que sea quien le guie en todo su proceso. Habría que ir trabajando cada uno de los aspectos y comportamientos que están manteniendo la autoestima baja aunque hay ciertas claves que te pueden ayudar.

Lo que se persigue en el trabajo para mejorar la autoestima, es poder verse a sí mismo de una forma más objetiva y realista. Debemos de tener en cuenta que todas las personas poseemos habilidades, valores y actitudes que nos hacen ser únicas. Por eso no hay que compararse con nadie más que con uno mismo, para ir viendo la propia evolución.

También es importante ir modificando el lenguaje que empleamos hacia nosotros mismos. Nuestros pensamientos están arraigados a cómo nos tratamos, por eso hay que hacer un esfuerzo en modificarlo. Para ello hay que comenzar a hablarse bien, no ser demasiado duro ante los errores y animarse ante los nuevos retos sabiendo que lo que no consigamos es un aprendizaje más. Los resultados no están relacionados con nuestro valor personal. Es necesario aumentar el número de actividades placenteras que nos hacen sentir bien y nos proporcionan sensaciones agradables de que somos buenos y capaces.

¿Cómo mejorar la autoestima en los niños?

La autoestima es el resultado de experiencias que ayudan a un niño a sentirse capaz, efectivo y aceptado. Para ayudar a aumentar la autoestima de un niño debemos dejarlo hacer las cosas por sí mismos, para que se se sientan orgullosos de lo que pueden hacer y se sientan capaces.

Al igual que pasa con los adultos, los niños se sienten efectivos cuando ven que las cosas buenas provienen de sus esfuerzos, eso los incentiva a avanzar y les brinda autoconfianza. Sus buenos sentimientos hacia ellos mismos se multiplican a medida que los padres o cuidadores elogian sus buenos comportamientos; por eso, si queremos aumentar el autoestima de un niño, no dudemos en reconocerle sus logros y sus buenas acciones del día a día, de este modo reforzaremos su autoestima.

Autoestima
4.8 (96%) 5 votos


Te podría interesar

Publicidad