Hipervigilia

La hipervigilia o hipervigilancia es un tipo de trastorno de la consciencia, que funciona exaltando los sistemas neurobiológicos para proteger a las personas de situaciones amenazantes. Esta psicopatología se caracteriza por el incremento anormal de los niveles de alerta, mayor claridad a nivel de la conciencia, y mayor actividad motora y verbal.

Cuando una persona padece hipervigilia, su cerebro esta al 100% de su actividad sensorial, por ello, los estados de atención y sensibilidad sensorial suelen mejorar.

Es normal encontrarse en estado de alerta cuando nos encontramos ante un peligro inminente; pero las personas que padecen hipervigilia, muestran un estado de alerta excesivo que interfiere en sus vidas cotidianas, generando problemas y causando dificultades con las relaciones, interacción social, e incluso puede causar pensamientos paranoicos.

Causas de la hipervigilia

Éste estado de vigilancia y conciencia, puede ser causado por por la ansiedad severa, el miedo, el estrés o por diferentes trastornos como: trastorno límite de la personalidad, trastorno de la personalidad narcisista, trastorno de la personalidad paranoide y trastorno esquizotípico.

La hipervigilia también puede ser causada por diferentes traumas y efectos acumulativos de muchos acontecimientos perturbadores o desagradables.

Las personas que tienen trastornos de ansiedad generalizada o abusan de sustancias psicoactívas -como drogas que estimulen el sistema nervioso-  pueden padecer frecuentemente episodios de hipervigilia.

Síntomas de la hipervigilia

Sintomas de hipervigilia

Algunos de los síntomas que experimentan las personas que padecen hipervigilia son:

Los síntomas que experimentan quienes padecen trastorno de hipervigilia, pueden ser los mismos que experimentan las personas que sufren episodios maníacos.

También te puede interesar:  Trastorno Narcisista de la personalidad

Relación entre hipervigilia y manía

Un episodio maníaco no es un trastorno en sí mismo, sino más bien es diagnosticado como parte de una condición llamada trastorno bipolar.

El episodio maníaco es caracterizado por un estado de ánimo elevado, eufórico, expansivo o irritable.

Se estima que esta condición puede ser causada por factores biológicos y experiencias tales como la privación del sueño.

Si bien la hipervigilia puede causar episodios de manía, ésta es uno de los síntomas principales de la manía y trastorno bipolar, por tanto, podemos decir que existe una relación directa entre el trastorno de hipervigilia y los episodios maníacos.

Tratamientos

Hay diversos tratamientos para la hipervigilia. El uso del tratamiento adecuado dependerá de cual sea la causa que originó el trastorno.

La terapia cognitivo-conductual es uno de los tratamientos más utilizados y con mayor eficacia para tratar este cuadro. Esta terapia trata de encontrar la raíz del problema, concienciar al paciente acerca de lo que le está sucediendo, y brindarle las herramientas necesarias para afrontarlo de la mejor manera posible.

Los casos severos de hipervigilia pueden requerir un tratamiento más intensivo, incluyendo medicamentos recetados. Los medicamentos pueden incluir: antidepresivos, ansiolíticos y antipsicóticos. Para mayor eficacia en el tratamiento, se recomienda complementar el tratamiento farmacológico con la psicoterapia.

Algunas personas optan por añadir técnicas de relajación -como la meditación- a los tratamientos para tratar la hipervigilia. Esta técnica ayuda a las personas a ser conscientes de sus pensamientos, relajar el cuerpo y disminuir la euforia y la hiperactividad.

Cuando la hipervigilia es el resultado de un ambiente amenazante -como la violencia doméstica en curso- el primer paso en el tratamiento debe ser ayudar a la persona a salir del peligroso ambiente.

Para aquellos que viven con alguien que sufre de trastorno de hipervigilia, es muy importante que busquen apoyo efectivo de los profesionales de salud mental.

Hipervigilia
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad