Trastorno Narcisista de la personalidad

El  origen de la palabra que hace referencia a este trastorno surge por  Narciso -de la mitología griega-, un hombre con una gran belleza, una belleza superior (para él), la cual le hizo enamorarse de su propia imagen; este enamoramiento de si mismo lo llevo a su punto final -la muerte-.

¿Qué es el trastorno narcisista de la personalidad?

El trastorno narcisista de a personalidad es como todo trastorno de personalidad, un conjunto de alteraciones psíquicas que generan un patrón de comportamiento anormal, con emociones, conductas y pensamientos que son considerados inapropiados según los límites impuestos por la cultura.

Los sujetos con trastorno narcisista de la personalidad tienen un patrón general de grandiosidad en la imaginación y/o el comportamiento, una necesidad de admiración y falta de empatía.

Las personas que presentan este tipo de trastorno no sólo tienen extra confianza en sí mismo, sino que tampoco valoran los sentimientos o ideas de los demás, ni tampoco dan relevancia a las necesidades del otro.

Las personas con trastorno narcisista de la personalidad generalmente no pueden mantener largas relaciones, pues no muestran su verdadera esencia y siempre tienen miedo a salir lastimados, por tanto se tornan celosos, soberbios y competitivos con sus propias parejas o grupo de amigos, y estas relaciones a menudo se vuelven tormentosas.

No toda persona narcisista padece este trastorno de personalidad. Una persona puede ser narcisista pero no padecer este tipo de trastorno que afecta la salud mental, pues para padecer este trastorno, el narcisista tendría que exceder su amor por si mismo, hasta el punto en que se vuelva insostenible y sea considerado un trastorno (alteración del equilibrio psíquico).

Signos característicos del trastorno narcisista:

  • Grandiosidad
  • Sentido de autoimportancia
  • Sobrevaloración de sus capacidades
  • Exagera cualidades y conocimientos
  • Necesidad de admiración
  • Falta de empatía
  • No les importa los demás salvo como admiradores
  • Fantasías de: éxito ilimitado, poder, belleza, amor, etc.
  • Se cree especial y único
  • Sólo puede ser comprendido por pares
  • Espera siempre recibir un trato especial
  • Autoadmiración excesiva
  • Explota a los demás para alcanzar sus propias metas
  • Envidia a los exitosos
  • Cree que lo envidian
  • Se sorprenden si los demás no lo envidian
  • Cree merecer más que las otras personas
  • Arrogancia
  • Soberbia
  • Autoestima aumentada
  • Se relaciona con personas con baja autoestima
  • Necesidad constante de admiración y atención
  • Autoapreciación de grandiosidad
  • Ajenos al daño que pueden producir sus comentarios
  • Poco afectuosos y cariñosos
  • Agresividad sutil
  • Utilización de la ironía constantemente

Trastorno narcisista y autoestima

Trastorno narcisista y autoestima

El autoestima y el narcisismo usualmente van de la mano. Ambos comienzan a desarrollarse en el período de latencia -que comienza alrededor de los 6 años-. Cuando los niños comienzan la etapa escolar comienzan a verse a si mismos con otros ojos, les importa la mirada del otro y comienzan a otorgarse lugares jerárquicos, tanto dentro de la institución escolar como dentro del hogar. En este momento el autoestima del niño es muy frágil y puede fluctuar de baja a alta de acuerdo a la ocasión.

También te puede interesar:  Relación madre - bebe

El exceso de autoestima alta en los niños si bien es generado por su posición dentro de la jerarquía escolar (admiración, alabanzas y popularidad generada por sus compañeros), principalmente es influenciados por los diferentes estilos de crianza y la posición que se le da al niño dentro del hogar.

El narcisismo tiende a desarrollarse en conjunto con la sobrevaloración de los padres, por ejemplo, padres que sobreestiman el coeficiente intelectual de sus hijos, sobrevaloran sus conductas e incluso intentan destacarlos entre la multitud haciéndolos sentir en un nivel superior. Estas acciones y la visión de sus padres son las que impulsan inconscientemente las interacciones del niño con los demás. Cabe remarcar que el tener una autoestima elevada no quiere decir que se tenga un trastorno narcisista de la personalidad, de hecho una autoestima elevada moderada puede demostrar que el individuo goza de buena salud mental. Esto ocurrirá siempre y cuando el individuo pretenda su autosatisfacción y no pase por alto las necesidades del otro, ni pretenda sabotear el autoestima de los demás mediante la manipulación psicológica.

Quizás puede parecer que los sujetos con este trastorno de la personalidad tienen un autoestima elevada y una gran capacidad de autoconfianza, pero en algunos casos es exactamente lo contrario. Algunas de las personas que padecen este trastorno son personas muy inseguras de si mismas, personas que no pueden soportar la crítica y se esconden dentro de su caparazón de superioridad por miedo a ser dañados emocionalmente.

Tratamiento del trastorno narcisista

Uno de los tratamientos más utilizados que demuestran su eficacia es la psicoterapia. En esta, su psicoterapeuta lo ayudará mediante la conversación a entender mejor esta psicopatología y de esta forma poder generar vínculos saludables y aprender a relacionarse con las demás personas.

Con la psicoterapia también se le ayuda al paciente entender las causas de sus emociones y lo que impulsa a competir y a desconfiar de los demás.

Debido a que los rasgos de personalidad pueden ser difíciles de cambiar, esta terapia puede llevarle un tiempo prolongado que dependerá del estado mental de cada paciente.

En ocasiones, si se sufre de depresión o ansiedad debido a este trastorno su terapeuta podrá recetarle medicación especifica para tratar los síntomas del mismo.

Artículos relacionados


Deja un comentario