Manipulación psicológica y chantaje emocional

En este artículo hablaremos de un tema que se ha vuelto de gran interés e involucra a la mayoría de la población mundial, el abuso. Como bien sabemos existen diferentes formas de abuso, entre ellas: abuso físico, abuso psicológico, abuso sexual. Una de las formas de abuso más frecuentes, sobre todo dentro de las relaciones, es el abuso psicológico, el cual comienza con con la manipulación. Pero…¿cómo podemos saber si estamos siendo manipulados? Para contestar esta interrogante debemos contestar primero, de qué hablamos cuando hablamos de manipulación psicológica.

¿ Qué es la manipulación psicológica?

La manipulación psicológica podría definirse como una lucha por obtener el poder y control de una situación o un individuo a través de la distorsión mental y el chantaje emocional.

A nivel social nos sumergimos en un ámbito de eterna manipulación, ya sea en el área laboral, educativa o en las rutinas cotidianas – como ir al supermercado-. Generalmente esta manipulación no es destructiva, simplemente existe y en ocasiones pasa desapercibida.

En el “juego” de la manipulación psicológica, una de las personas es utilizada para el beneficio de otro. El manipulador crea deliberadamente un desequilibrio de poder y extorsiona sutilmente a la víctima para que esta se encuentre “bajo sus pies”.

Signos de la persona manipuladora

  • Saben detectar las debilidades de sus víctimas y las utilizan en contra de las mismas.
  • Son personas con alto nivel de inseguridad emocional y personas inmaduras mentalmente.
  • Generalmente tienen baja autoestima -aunque demuestran lo contrario-.
  • Presentan desordenes de personalidad como trastorno de ansiedad o trastorno obsesivo-compulsivo.
  • El poder de manipulación psicológica de estos individuos está directamente relacionado con el poder de control y posesión que estos mismos tienen o desean tener sobre el resto de las personas.
  • Hacen sentir culpable a la otra persona y la obligan a tomar un papel sumiso en su juego de poder.
  • Usualmente mantienen ocultas sus verdaderas y maliciosas intenciones con el fin de obtener lo que desean por parte de la otra persona.
  • Presentan habitualmente  ciertas habilidades sociales -como ser extrovertidas y amigables- por lo menos mientras están en busca de un objetivo.

Los individuos manipuladores generalmente presentan un alto nivel de envidia, tanto hacia la persona que buscan manipular o hacia quien buscan dirigir sus objetivos de manipulación.

En caso de que su objetivo no salga como esperaba, el manipulador se envuelve en un ciclo de ira en el cual siente rabia por la persona o situación a la cual no logró dominar.

Chantaje emocional

El chantaje emocional es una de las formas de manipulación psicológica más destructiva y agresiva. Dentro del chantaje emocional las personas con ciertas cercanías -familiares, amigos, pareja- se enredan en un “juego de roles” manipulador-víctima; luego de establecidos estos cargos de poder (manipulador-victima) les será muy difícil poder revertirlos.

Este chantaje es considerado un tipo de agresión psicológica, pues funciona instalando la culpa en el individuo manipulado y de esta forma se intenta lograr que este reaccione de manera sumisa ante las indicaciones del manipulador. Por ejemplo, una persona se comporta de manera inapropiada y luego culpa a la otra por el comportamiento. La otra parte recibe toda la culpa. Se siente culpable e inadecuado y quiere esforzarse más por complacer al chantajista, entonces este recibe todas sus indicaciones y complace sus deseos.

¿Qué hacer si te encuentras dentro de una situación de manipulación psicológica?

Si crees que te encuentras bajo un caso de manipulación psicológica lo primero que debes hacer es no ceder a las peticiones de la persona manipuladora.

Debes saber que todo ser humano tiene derechos y estos deben de ser respetados. Donde creas que estos no estan siendo respetados deberias hacerte a un lado.

Analiza el comportamiento de la persona manipuladora. Una forma de detectar un manipulador es ver si una persona actúa con diferentes caras frente a diferentes personas y en diferentes situaciones.

Evita sentir culpa si es lo que la persona manipuladora desea hacerte sentir.  Es importante ante situaciones de manipulación recordar que no eres el problema, simplemente estás siendo manipulado para hacerte sentir mal por ser tu mismo. Considera tu relación con el manipulador y planteate si realmente esta persona es genuina contigo y si mereces ser tratado de esa forma.

Si ya te encuentras dentro de un caso de chantaje emocional y no tienes la fuerza suficiente para salir de el,  acude a un profesional de la salud mental. Éste te guiara en tu recorrido y te dará las pautas para que puedas lograr salir de esa situación de la manera más saludable posible.

También te puede interesar:  Cerebro emocional y cerebro racional: funciones y diferencias

La manipulación psicológica en las relaciones

La manipulación psicológica en las relaciones

Usualmente la mayoría de las personas que sufren de manipulación psicológica dentro de sus relaciones, ni siquiera saben que esta sucediendo. Las personas manipuladoras son tan hábiles que transforman sus pensamientos, acciones y deseos, moldeándolos hacia alguien que les sirva para sus propios fines. El manipulador deliberadamente crea un desequilibrio de poder y explota a la víctima para servir a sus objetivos.

La manipulación siempre comienza con la culpa. En una relación, el manipulador siempre intentará convencer a la víctima de que sus comportamientos son sin malas intenciones y hará lo posible para que ésta se sienta culpable por sus acciones (incluso cuando no haya hecho nada malo). Al sentir culpa, la víctima estará dispuesta a hacer lo que dice el manipulador.

Los manipuladores tienden a proyectar sus propias inseguridades sobre la víctima. Normalmente transmiten sus sentimientos y emociones negativas a la victima. Suelen ser celosos, posesivos y terminan haciéndose las víctimas para lograr sus objetivos. Por ejemplo: luego de una pelea -donde ellos actuaron mal- tienden a hacerse las víctimas, usando tonos bajos, bajando la cabeza, intentando parecer sumisos, aunque su verdadero objetivo es que la otra persona se sienta culpable por lo que paso. Ellos quieren que el otro se esfuerce por descubrir qué le pasa, porque actúa de esa manera, si fue por algo mal que hicieron; de esta manera saben que se les dará un trato especial.

En una relación el manipulador tiende a  ser irónico. Pasa bastante tiempo haciéndole sentir a la víctima como si no pudiera pensar por si sola. Si se siente triste, es probablemente porque el otro los hizo sentir de esa manera. Si está enojado, es porque el otro claramente hizo algo mal para que se enoje. Si está inseguro de sí mismo, también será porque el otro lo hizo sentir de esa manera.

Las personas que manipulan, en una relación sienten una necesidad más fuerte de tener razón que de reparar la relación. Ellos intentarán discutir durante horas si es necesario para obtener la razón. En este caso, la mejor solución que se puede encontrar es retirarse con su verdad, pues de no hacerlo, la victima terminará siendo dominada, dudando de sus propios pensamientos y de su propia verdad.

La violencia y su relación con el chantaje emocional

Las personas que se someten al chantaje emocional y la manipulación están siendo sin saberlo, victimas de violencia psicológica. Este tipo de violencia se define como: “cualquier acto que incluya confinamiento, aislamiento, agresión verbal, humillación, intimidación o cualquier otro acto que pueda disminuir el sentido de identidad, dignidad y autoestima.”

La violencia psicológica se manifiesta de diferentes maneras:

  • Inventándole nombres a la víctima
  • Gritándole
  • Insultándola
  • Amenazándola
  • Imitándola o burlándose de la víctima
  • Aislándola de la sociedad
  • Manipulándola
  • Humillándola
  • Desvalorizándola
  • Haciéndola sentir inferior
  • Inculpándola
  • Excluyéndola de eventos o actividades significativas

La violencia psicológica comienza con la manipulación y va subiendo de nivel de agresión hasta convertirse en violencia física.  La violencia física ocurre cuando alguien usa una parte de su cuerpo o un objeto para controlar las acciones de una persona.

La violencia física se manifiesta de las siguientes maneras: 

  • Usando la fuerza física con el fin de producir dolor, incomodidad o lastimar
  • Golpeando, pellizcando, jalando del pelo, torciéndole el brazo, estrangulando
  • Empujando, abofeteando, pateando, mordiendo, forzando a comer o a hacer algo que no se desea
  • Utilizando objetos para golpear al otro
  • Amenazando con un armas u objetos
  • Cometiendo homicidio
  • Abusando sexualmente, tocando de forma sexual sin consentimiento
  • Obligando a tener relaciones sexuales con el fin de contagiar una enfermedad de transmisión sexual

Nota: Cabe aclarar que aunque las mujeres son más comúnmente afectadas, victimizadas y más propensas a sufrir violencia física, los hombres también son abusados, especialmente verbal y emocionalmente. Es  necesario saber que  la violencia -en cualquiera de sus tipos- y el comportamiento abusivo nunca debe ser aceptable. Nunca debemos aceptar que otra persona nos desvalorice ni humille, mucho menos que nos golpee. Cada persona debe ser consciente de su valor y sus derechos y hacerlos valer. La violencia jamás sera una forma normal de relacionarse y no debe ser aceptada, ya sea que provenga de un hombre, una mujer, un adolescente o un adulto mayor.

Manipulación psicológica y chantaje emocional
4 (80%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad