Síntomas relacionados a la anorexia y la bulimia

La anorexia y la bulimia son, además de la obesidad, los dos tipos de trastornos alimenticios de mayor gravedad, en los cuales se generan hábitos de alimentación anormales, que pueden amenazar la salud física y mental de un individuo. 

La anorexia y la bulimia (ana y mia) se puede notar principalmente en la etapa de adolescencia, y en el género femenino, pues las mujeres a esa edad se vuelven conflictivas con su cuerpo y su aspecto, y buscan tener una imagen que desdibuja su verdadera esencia y cambia su personalidad.

Características relacionadas a la anorexia y la bulimia

Quienes padecen anorexia a menudo presentan un exceso de baja autoestima  y falta de autoconfianza, por lo que tienden a verse “gordas y feas”, y pretenden cambiar eso que ven y no les gusta de sí mismas, restringiendo de forma radical la alimentación.

En la adolescencia se transitan por muchos cambios tanto físicos como psicológicos; uno de esos cambios es la percepción de sí mismo. Las personas que padecen anorexia tienen una percepción tan distorsionada de su imagen corporal, que incluso cuando son peligrosamente delgadas pueden llegar a verse con sobrepeso.

La bulimia genera en las personas un patrón de alimentación fuera de control; provoca repudio de su imagen y disconformidad corporal. A diferencia de la anorexia -donde dejan de comer para verse más delgadas-  las personas con bulimia comen cantidades excesivas de alimentos y luego purgan haciéndose vómitos o usando laxantes para expulsar todo lo que han ingerido. A veces incluso pueden llegar a pensar y argumentar que su comportamiento no es anormal y se debe a que, vaciando su cuerpo de toda sustancia ingerida -mediante vómitos-  están liberando su alma de toda contaminación externa.

Publicidad

Síntomas relacionados a la anorexia

Sintomas relacionados a la anorexia

  • Negativa a mantener el peso corporal por encima de un peso normal mínimo para la edad y altura
  • Intenso temor a aumentar de peso aún cuando tengan un peso insuficiente
  • Depresión: se las ve retraídas y su máxima preocupación gira en torno a la comida
  • Exceso de amor u odio a su cuerpo, olvidándose del amor en la vida de relación, lo que las lleva al aislamiento
  • La autoestima pasa por la belleza
  • Cese de menstruación o postergación de su iniciación
  • Piel fría y seca
  • Percepción distorcionada del peso, tamaño o figura de su cuerpo: se ven y se sientenn gordas
  • Extrema rigidez en su rutina de ejercicios
  • Estrictas reglas de alimentación, como no comer sin haber hecho ejercicios antes
  • Utilización frecuentemente de ropas holgadas

Síntomas relacionados a la bulimia

  • Constante preocupación por la comida, por su  figura y su peso corporal
  • Miedo extremo a aumentar de peso. ” Yo te ingerí, te devoré, pero no te necesito para vivir”
  • Piel seca y pelo quebradizo
  • Episodios recurrentes de atracones de comida
  • El uso regular de vómitos auto inducidos, laxantes o diuréticos, dietas estrictas, ayuno o ejercicios muy energéticos para evitar el aumento de peso
  • Acuden al baño después de ingerir alimentos
  • Antecedentes de dietas frecuentes
  • Glándulas inflamadas debajo de la mandíbula como consecuencia de los vómitos, que hacen parecer la cara como más gorda
  • Depresión y cambios de ánimos. Tienen pensamientos melancólicos o pesimistas, ideas recurrentes de suicidio, escasa capacidad de concentración o irritabilidad creciente
  • Comen en secreto o lo más inadvertidas posible
  • Rupturas vasculares en la cara o bajo los ojos, pérdida de piezas dentales e irritación general del aparato digestivo
  • A diferencia de las anoréxicas, las bulímicas no tienen una figura demacrada que las traicione

En este sentido, es importante tener en cuenta que si observamos a algún familiar o amigo con estos síntomas no duden en ayudarlos aunque ellos no quieran, pues recuerden que la conciencia de enfermedad no se procesa de un día para otro; o si nosotros mismos los padecemos buscar ayuda es la mejor forma de empezar a enfrentar este trastorno. Podemos prescindir de todo en la vida menos del alimento, y como dice la popular e inteligente frase  “Somos lo que comemos”.

¿Cómo podemos ayudar a quienes padecen anorexia y bulimia?

Las personas que padecen anorexia y bulimia, generalmente no se dan cuenta de su situación y tienden a verla como normal.

Uno de los tratamientos utilizados para tratar los trastornos alimenticios como la anorexia y la bulimia es la terapia familiar. La familia juega un papel indispensable a la hora de lograr un tratamiento eficaz para quienes padecen estos tipos de trastornos. En esta terapia se intenta que todos los integrantes de la familia puedan colaborar en la recuperación del paciente, apoyándolo emocionalmente para que pueda procesar su conflicto de la mejor manera, y poniéndose en su lugar.

La psicoterapia cognitiva-conductual también puede ser de gran ayuda para tratar estos tipos de trastornos alimenticios. En esta terapia se pretende encontrar los problemas subyacentes de salud mental y emocional del paciente y ayudarlo a comprender cómo su propia autopercepción y autoimagen afecta su conducta alimentaria. Usualmente estos  problemas tienden a ser originados en la infancia y se despiertan nuevamente en la adolescencia.

Los medicamentos y la hospitalización pueden ser necesarios si la persona presenta un estado de salud delicado, si ésta atenta contra su vida o mantiene comportamientos destructivos consigo mismo y con su entorno.

Síntomas relacionados a la anorexia y la bulimia
Valore este artículo


Te podría interesar