Vigorexia

El término vigorexia o dismorfia muscular está referido a un subtipo de trastorno dismórfico corporal, que a su vez se encuentra dentro de los tipos de trastorno obsesivo-compulsivo y está estrechamente relacionado con otros trastornos de la alimentación.

¿Qué es la vigorexia?

La vigorexia es un cuadro clínico caracterizado por la obsesión de un individuo sobre su cuerpo. Esta obsesión surge porque el sujeto cree que su cuerpo es demasiado pequeño o menos desarrollado que otros, y tiende tomar medidas drásticas para aumentar su masa muscular.

Esta es una psicopatología que puede comenzar a verse en la adolescencia o en la edad adulta, y afecta tanto a hombres como mujeres, aunque según investigaciones es más frecuente encontrarla en hombres que padecen problemas de baja autoestima y poca autoconfianza, dado que estos se han vuelto cada vez más insatisfechos con sus imágenes corporales.

Causas de la vigorexia

Vigorexia-sintomas

Aún no se conocen exactamente las causas que pueden conducir a presentar un cuadro de dismorfia muscular, pero se estima que son una acumulación de factores bio-psico-sociales los que generan este trastorno.

Los factores biológicos que contribuyen a la dismorfia muscular están relacionados a la insuficiencia de serotonina, un neurotransmisor cerebral que afecta el estado de ánimo y el bienestar.

Entre los factores psico-sociales podemos destacar que quienes sufrieron abuso físico o psicológico -como el bullying– durante su período escolar o adolescencia, son más propensos a presentar baja autoestima y padecer este desorden.

Los factores genéticos también juegan un papel importante a la hora de diagnosticar una dismorfia muscular, pues si venimos de una familia de la cual un integrante cercano ha padecido esta psicopatología, tendremos más predisposición a contraerla.

Síntomas de la vigorexia

  • Obsesión con el tamaño de los músculos
  • Preocupación excesiva de parecer físicamente débiles
  • Falta de apetito o aumento excesivo del mismo
  • Alteración del ciclo menstrual en la mujer.
  • Dedicación extrema a ejercicios físicos (principalmente pesas)
  • Presentan cambios de humor y padecen ataques de pánico
  • Cefalea
  • Problemas cardíacos
  • Insomnio
  • Exceso de preocupación por su imagen
  • Angustia crónica o episodios de depresión
  • Ansiedad
  • Atrofia muscular
  • Reducción del volumen de espermatozoides
  • Abuso de esteroides anabólicos (utilizados para agrandar la musculatura)
  • Pesarse varias veces al dia
  • Llevar ropa holgada para evitar que otros vean su cuerpo

¿Cómo podemos tratar la vigorexia?

Tratamiento de la vigorexia

La vigorexia puede tener consecuencias importantes para la salud, ya que puede causar problemas físicos debido al exceso de entrenamiento o una dieta baja en calorías. Las personas con este trastorno generalmente no suelen buscar tratamiento, por lo que uno de los mayores obstáculos es convencer a la persona de aceptar ayuda.

Ademas de acudir a un especialista en la salud para que evalúe el estado físico de la persona y determine una dieta esencial para su condición, se debe buscar ayuda con un profesional de la salud mental, que le ayudará a encontrar el foco del trastorno y llevará a cabo un tratamiento acorde con la condición de su paciente.

El tratamiento debe enfocarse en la normalización de los patrones de alimentación y ejercicio, y también en el abordaje de pensamientos obsesivos.

Para estos trastornos usualmente se utilizan el psicoanálisis o la terapia congnitivo-conductual. Éstas tienen un largo procedimiento, por eso, cuanto antes se diagnostica el trastorno, mayor será la efectividad de la terapia.

Los tratamientos de psicoterapia serán complementarios con una serie de fármacos antidepresivos -inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina-, que podrán ser recetados por su psicoterapeuta o su médico de cabecera para tratar los síntomas relacionados a la dismorfia muscular.

Es sumamente necesario el apoyo de familiares, pareja o amigos que puedan aportar su granito de arena para la  pronta recuperación del paciente.

Artículos relacionados


Deja un comentario