Bullying: ¿Cómo saber si mi hijo es víctima?

El bullying es un tema que preocupa a todos los padres, el cual siempre ha estado presente, pero en los últimos tiempos ha resonado más, sobre todo en niños con edad escolar y adolescentes.

Entonces… para ingresar en este tema tan delicado, empecemos con la definición.

¿Qué es el bullying?

La palabra bullyng proviene de la lengua inglesa y significa hostigamiento o intimidación. Esta palabra cada vez es más utilizada en nuestro vocabulario, puesto que ahora se les está prestando más atención a los casos de agresión y acoso escolar.

El bullying es eso; el acoso escolar, que no solo se genera en la primaria, sino también en la secundaria, en instituciones públicas y privadas, pero sobre todo en la secundaria es donde a veces los casos de bullying suelen ser más graves y con consecuencias aterradoras.

Muchos niños viven bajo amenaza, extorsión, manipulación y dominio de sus acosadores por largos periodos de tiempo.

Lo complicado para los padres es saber cuándo está sucediendo esto; si bien algunos de sus hijos son capaces de contar lo que les está sucediendo, otros no lo son, ya sea por miedo a las continuas amenazas que experimentan de sus acosadores o simplemente porque son niños más cerrados hacia ellos mismos.

Muchas veces se ha banalizado el tema del bullying, y lo han mencionado como algo normal, pero no es asi, no es nada normal y por eso no hay que banalizarlo, pues realmente es algo serio y hay que tratarlo con la seriedad que corresponde.

Muchos niños y adolescentes sufren a diario agresiones constantes de sus compañeros, y estas agresiones no solo son verbalmente, sino que también en varias ocasiones llegan a ser agresiones físicas.

Tipos de bullying

El bullying puede manifestarse como acoso físico, verbal, cibernético, social y/o psicológico.

Bullying físico: este tipo de acoso presenta; empujones, golpes, encierros, apaleamientos hacia la víctima por parte de uno o más agresores e incluso en algunas ocasiones también pueden llegar a ser víctimas de rapiña.

Bullying verbal: se presenta a través de diversas formas; mediante la discriminación y humillación, apodando con nombres desagradables a las víctimas, insultandolos y burlándose de ellos continuamente.

Bullying psicológico: este es uno los tipos de bullying más dañino para la víctima; el mismo se muestra mediante amenazas, extorsiones y poder de dominio por parte del agresor. Esto incluye extorsionar a las víctimas del acoso para que no cuenten lo que está sucediendo, difundir mentiras para que los demás se burlen de la otra persona.

La víctima de este tipo de bullying se siente poco valiosa, indefensa y vulnerable, pues piensa que cada paso que pueda dar estará siempre en la mira de su agresor, pudiendo hacer efectiva su amenaza.

Bullying social: mediante este tipo de bullying, se pretende aislar a la víctima, separarla de sus amigos y del resto del grupo escolar, no dejándola participar en actividades,  impidiéndoles compartir con los demás y excluyendola de todo tipo de vida social.

Bullyng cibernético: esto incluye a las personas que utilizan Internet, sobre todo redes sociales, para enviarle mensajes sucios, embarazosos, peligrosos, publicar rumores en sitios como Facebook, compartir fotos o videos vergonzosos y crear perfiles o sitios web falsos, con la intención de causarle problemas y humillar a la otra persona.

Mediante el anonimato, el agresor acosa a la víctima, humillándolo en las redes; ya sea su perfil de Facebook, Twitter o Myspace, así también en las redes de preguntas y respuestas, donde se puede preguntar desde un usuario anónimo.

La víctima y el acosador

La víctima y el acosador

Es importante darnos cuenta ante que perfil nos encontramos en una situación de acoso escolar. Hay dos perfiles posibles: la víctima y el acosador.

También te puede interesar:  Trastornos del sueño

La víctima: 

  • Puede sufrir lesiones físicas y problemas de salud mental.
  • Puede sufrir depresión y trastornos de ansiedad.
  • Se ve triste y solitario.
  • Puede sufrir desórdenes alimenticios y trastornos del sueño.
  • Pierde interés en las actividades que solía disfrutar.
  • Se aísla
  • Sufre de baja autoestima y falta de autoconfianza
  • Puede comenzar a tener un rendimiento pobre en el trabajo académico.
  • Algunos terminan abandonando la escuela.
  • En casos extremos las víctimas  pueden terminar suicidándose o tomar serias represalias hacia el acosador .En la década de los 90’s, aproximadamente el 70% de los tiroteos en las escuelas se relacionaban con represalias.

El acosador

  • Tiende a tener un comportamiento violento.
  • Presenta poca tolerancia a la frustración
  • Si se le permite seguir intimidando, puede involucrarse en conductas riesgosas y más violentas.
  • Puede presentar trastornos de conducta
  • No siente empatía por la otra persona.
  • Experimenta conductas antisociales.
  • No sabe manejar la ira, hasta el punto de presentar un trastorno explosivo intermitente.
  • Usualmente los comportamientos agresivos son levados a la adultez.
  •  Participa en peleas y vandalismo. Algunos terminan en abandonos escolares.
  • Puede volverse vulnerable al abuso sexual infantil
  • Presenta tendencia a convertirse en abusador o tender a la agresión.

 

¿Cómo saber si mi hijo es víctima de bullying?

Una pregunta que surge en los padres frecuentemente es: ¿cómo podemos saber si nuestro hijo esta siendo victima de estas aberrantes agresiones y no nos enteramos? A continuación te ofrecemos algunas pautas para que puedas detectar si tu hijo es víctima de bullying.

Comportamiento del niño/adolescente en la escuela

  • Comienza a bajar su asistencia a clase e incluso a veces inventa excusas para no concurrir a ella (se siente mal, le duele la panza, la cabeza o miente con respecto a que la clase se ha suspendido).
  • Su rendimiento escolar comienza a bajar; ya no siente interés de participar en clase ni hacer las tareas, también se le dificulta concentrarse en el salón clase y eso se plasma en sus calificaciones, pues estas comienzan a disminuir paulatinamente o a veces a pasos agigantados.
  • Prefiere no participar en fiestas o actividades escolares para evitar ser humillado en publico por sus compañeros.
  • En los recesos sale al patio unos pocos minutos y se vuelve al salón o cerca de las maestras y a veces ni siquiera sale, pues ellos saben que en los recreos es cuando esos compañeros que los hostigan, lo atacarán más a menudo.

Comportamiento del niño/ adolescente en la casa

  • Se aíslan, permanecen en su habitación solos y sin ganas de interactuar con el resto.
  • Ya no llevan amigos a la casa, ni van a casa de sus amigos.
  • Dejan de participar en sus actividades extracurriculares (ya sea fútbol, danza, natación o inglés, entre otras).
  • Dentro de las conductas presentes en una víctima de bullying podremos darnos cuenta que se ven irritables, con muy poca auto-confianza, se vuelven pasivos, muy poco asertivos y con muy baja autoestima.
  • En varias ocasiones los podemos ver llorando y deprimidos, pero a la hora de preguntarles qué les sucede su respuesta es siempre la misma; “no me sucede nada”.
  • Puede generarse que estén siempre a la defensiva y no confíen en nadie, ni siquiera en ellos mismos;  incluso a veces encuentran la autoflagelación como forma de salida a el maltrato( este caso es más común en adolescentes).

Por todo lo anteriormente mencionado es importante detectar a tiempo cuando un niño o adolescente está siendo víctima de bullying, puesto que si se enfrenta a tiempo se pueden evitar daños no solamente físicos, sino también psicológicos.

Los daños psicológicos que el bullying puede ocasionar a los niños son de los más peligrosos, pues cuando una mente destructiva y pensamientos turbios toman el control de la mentalidad infantil o adolescente, los daños en ocasiones pueden llegar a ser irreparables.

Bullying: ¿Cómo saber si mi hijo es víctima?
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad