Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

¿Alguna vez has tenido problemas para concentrarse o te ha costado quedarte quieto? ¿Actúas impulsivamente sin pensar en las consecuencias? Si esto sucede habitualmente quizás estamos frente a un problema de Trastorno por déficit de atención e hiperactividad. 

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad se caracteriza por síntomas que incluyen la incapacidad de mantener la atención centrada en una tarea, problemas en  la organización tareas y evitar cosas que requieren esfuerzo y seguimiento.

Este trastorno comienza en la infancia, aunque puede no ser diagnosticado hasta más adelante en la vida.

A menudo, quienes padecen TDAH pueden presentar problemas de hiperactividad (inquietud, hablar excesivamente, inquietud) e impulsividad (dificultad para esperar su turno o con paciencia).

Según la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, para que un individuo pueda ser diagnosticado como padeciente de TDAH deben de cumplirse los siguientes criterios:

Publicidad
  • El individuo manifiesta conductas de TDAH o algunas de ellas de forma desproporcionada comparado con los otros niños de su edad y respecto a su grado de desarrollo.
  • Los síntomas están presentes desde una edad temprana (antes de los 12 años).
  • Le afecta al niño en al menos dos ambientes distintos de la vida: escolar, social y/o familiar.
  • Deteriora significativamente su calidad de vida.
  • Las conductas correspondientes a este trastorno no son causadas por un problema médico, tóxico u otro problema psiquiátrico.

Cuando se cumplen esos criterios se puede afirmar que el niño padece un trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Síntomas del TDAH

  • Patrón persistente de falta de atención y / o hiperactividad-impulsividad
  • Errores graves por falta de atención en tareas escolares, trabajos u otras actividades
  • No escucha atentamente cuando se le habla
  • Deja frecuentemente tareas incompletas (tareas escolares, domésticas u otras)
  • Presenta dificultades ante la organización de tareas o actividades
  • Se dispersa fácilmente ante estímulos extraños
  • Usualmente deja el asiento en el aula de clases o en otros eventos donde halla que mantenerse sentado
  • Presenta dificultades para jugar o participar en actividades que requieran estar en silencio
  • Presenta dificultades para aguardar su turno
  • Interrumpe frecuentemente conversaciones o juegos de otros

Diagnostico para el TDAH

Diagnostico del TDAH

Para diagnosticar el TDAH, los médicos comienzan por indagar sobre la salud del paciente, el comportamiento y la actividad del niño.

Si se encuentran síntomas relacionados a un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, el médico especialista podrá comenzar una evaluación que se divide en diferentes etapas:

  1. El  médico especialista hará una revisión de la historia médica del paciente.
  2. Luego de revisar el historial clínico del paciente, se le pedirá un examen físico y pruebas de laboratorio para descartar enfermedades físicas que puedan ser las causante de los síntomas.
  3. Si los análisis demuestran que no existe una enfermedad física que cause los síntomas del paciente, el médico especialista lo derivará a un especialista de la salud mental, psicólogo o psiquiatra.
  4. El psicólogo o psiquiatra encargado comenzará por entrevistar a los padres y pedirles que completen una lista de control de comportamiento de su hijo.
  5. Luego buscará los trastornos relacionados a los síntomas que presenta el paciente de acuerdo al Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, utilizando  de técnicas de entrevista, pruebas psicométricas y evaluaciones especialmente diseñadas para evaluar a niños con trastornos mentales.
También te puede interesar:  Disgnosias

Evaluación para diagnosticar TDAH

Es es normal que el niño y los padres experimenten inquietudes y se pongan nerviosos al ser evaluados por un especialista para diagnosticar un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, pero es necesario destacar que estas evaluaciones no son peligrosas.

En la evaluación, los padres deberán presentar las copias de los informes de cualquier prueba psicológica previa del niño. En el caso de los adultos se pueden presentar las evaluaciones laborales.

Los especialistas encargados preguntarán a los padres sobre el comportamiento de su hijo y cuando comenzaron los síntomas asociados a TDAH. También harán preguntas acerca de su predisposición genética a contraer trastornos de mentales (si otros miembros de la familia presentan trastornos mentales). Con esa información el psicólogo evaluará al niño, realizando pruebas conforme a su edad, por ejemplo: técnica de dibujo libre, hoja mundo, juegos, etc.

Cuando la evaluación es finalizada el especialista realizará un informe que será enviado a la institución escolar del  niño para que se tenga en cuenta su trastorno psicológico y se tomen las medidas adecuadas en torno a su educación.

Tratamiento del TDAH

Este trastorno suele tratarse con medicamentos estimulantes, como Ritalin, los cuales serán recetados por su psiquiatra de confianza. Si bien la medicación ayuda a disminuir los síntomas de este trastorno, la misma por sí sola no ayuda resolver todos los problemas de atención e hiperactividad del paciente.

Una vez que algunos de los problemas de conducta están bajo control, el niño puede ser capaz de comprender mejor las consecuencias de su comportamiento. Para ayudarle a comprender los comportamientos y las consecuencias de los mismos debemos derivar al niño a un psicoterapeuta .

La psicoterapia funciona como complemento de la medicación para lograr una mayor eficacia en el tratamiento. En la consulta, el psicoterapeuta ayudará a el niño a hablar acerca de pensamientos y sentimientos perturbadores y explorar patrones de conducta autodestructivos; de esta manera se logra que el niño sea consciente de sus comportamientos y se lo ayuda para que pueda controlarlos.

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar