Técnica de dibujo libre

Cada niño es un mundo, si bien comparten características similares en algunas etapas del desarrollo, nunca sabemos con que nos vamos a encontrar cuando los padres mandan a sus hijos a terapia. Están los mas extrovertidos, sin dificultades para mantener una charla acorde a su edad y también están los introvertidos, que les cuesta expresarse o prefieren no hablar con el terapeuta.

Las pruebas proyectivas son una estrategia que se puede utilizar para comprender el estado psicológico interno del niño; esta estrategia está diseñada para permitirle al niño responder abiertamente a un estímulo ambiguo para revelar conflictos internos y angustia subconsciente. Entre las pruebas proyectivas más utilizadas en las terapias de niños podemos destacar la técnica del dibujo libre.

¿Qué es la técnica del dibujo libre?

La técnica del dibujo libre como toda técnica gráfica proyectiva explora la personalidad del sujeto. La misma nos permite ofrecerle al niño que proyecte libremente su mundo en un hoja. Esta prueba generalmente se aplica desde el comienzo de la etapa fálica del desarrollo psicosexual (a partir de los 3 años), hasta finalizado el período de latencia (alrededor de los 12 años).

Mediante el dibujo, el niño podrá expresarse a su manera y su terapeuta logrará entender sus deseos, sus conflictos internos o sus cogniciones inconscientes que no pueden ser reveladas de otra manera.

Una de las ventajas de esta técnica es que  no depende de la capacidad verbal del niño y no es invasiva, además de que se aplica en forma rápida, con material a mano, puede volver a ser aplicado al poco tiempo y resulta placentero para los niños.

Publicidad

Una desventaja de esta técnica es que en los adultos genera mucha resistencia puesto que implica una regresión a etapas anteriores en el desarrollo. A su vez, en personas con diferentes discapacidades motrices o visuales se complica la viabilidad y también se necesita mucha experiencia clínica para poder interpretarlos.

¿Cómo funciona la técnica de dibujo libre?

Cómo funciona la técnica del dibujo libre

Toda técnica gráfica consta de dos etapas:

  1. Graficado: cuando el sujeto dibuja
  2. Reactivo verbal: el terapeuta y el paciente hablaran acerca del dibujo

Para la aplicación del dibujo libre como técnica proyectiva se necesita una hoja de oficio, lápiz número 2, goma y se pueden utilizar colores, puesto que este aditivo también da elementos para trabajar.

La consigna es simple, si es un niño se le dice “dibuja lo que quieras” y en caso de ser un adulto “dibuje lo que quiera”. En relación a la aplicación propiamente dicha se le presenta la hoja con eje tendiente a horizontal (nos habla de la pasividad) y vemos como actúa el sujeto. Éste puede rotarla (nos habla de la actividad, de lo activo) o doblarla.

Se toman tres tiempos:

  1. De reacción: desde que se le da la consigna hasta que comienza a graficar
  2. De demora: el graficar propiamente dicho
  3. Total: suma de los dos anteriores
También te puede interesar:  Psicología inversa

Luego de que el sujeto dibuja, se pone en marcha el reactivo verbal, el cual dependerá de lo que se haya graficado, de los elementos que aparecen en el dibujo y de los colores utilizados (de haber utilizado colores). Por ejemplo: “Dígame, ¿qué dibujó acá?”, “cuénteme un poco” , “¿qué cree que quiso expresar en este dibujo?”. El terapeuta solo debe preguntar y escuchar en estos casos, nunca debe hacer suposiciones acerca del dibujo, pues de hacerlo, podría persuadir la realidad del paciente y el tratamiento quedaría invalido.

Gracias a esta técnica podemos ver que acciones se plasmaron en el gráfico, es decir, ver que le está sucediendo al paciente; por ejemplo, si dibuja personas se preguntará quién o quiénes son y si tienen relación entre sí; si dibuja una casa se indagará quién vive ahí, cómo es el ambiente.En caso de la aparición de gráficos abstractos, lo que es común en adolescentes, se preguntará qué quiso graficar, qué significa para él y qué cree que intento expresar con su dibujo.

Este tipo de técnica es comúnmente traída y/o aplicada en la entrevista de devolución, como como cierre del proceso que siempre implica una apertura a más.

¿Cuáles son las etapas de dibujo en un niño?

El desarrollo del dibujo del niño puede dividirse en cuatro etapas, de acuerdo a su maduración cognitiva y  motriz.

Etapa del garabateo: esta etapa comienza alrededor de los 15 meses. Aquí el niño no expresa su realidad, tan solo dibuja marcas y lineas sin un propio significado.  Recién al final de esta etapa (a los tres o cuatro años), cuando el niño desarrolla de manera más controladas sus emociones, se puede implementar la técnica del dibujo libre.

Etapa pre-esquemática: comienza a partir de los tres o cuatro años de edad y se extiende hasta los siete años aproximadamente. Es una etapa donde se transforman los elementos que fueron tomados de la etapa del garabateo y los niños comienzan a plasmar su realidad en una hoja. Comienzan a dibujar conscientemente figuras, personas, casas y demás elementos que los rodean.

Etapa esquemática: comienza a partir de los siete años y finaliza a los nueve aproximadamente.  En esta etapa, aunque los niños aún no han desarrollado la mayoría de sus procesos cognitivos, empiezan a desarrollar procesos de pensamiento que se asemejan al de los adultos. Presentan más precisión y elaboración en sus dibujos y son capaces de representar una situación que pudo haber causado repercusión en  su psiquis.

Etapa de la pandilla o realismo: es la última etapa del desarrollo del dibujo en el niño. La misma va desde los nueve a los doce años. En esta etapa el niño -que esta entrando en un proceso de cambios, acercándose a la adolescencia- representa una relación directa entre su experiencia y el objeto graficado, en otras palabras, el niño tiende a relacionar el objeto graficado con un suceso o una experiencia que ha tenido con el mismo. El realismo viene dado por la experiencia del niño con el objeto en particular.

Técnica de dibujo libre
4.5 (90%) 2 votos


Te podría interesar