Cleptomanía

La cleptomanía es una condición psicológica que genera en el individuo incapacidad para resistir los impulsos de sustracción de objetos. Este es un trastorno complejo que se caracteriza por la repetición de intentos fallidos de dejar de hurtar.

Una persona con cleptomanía siente impulsos incontrolables de sustraer objetos que no son de su pertenencia. A menudo las cosas que sustraen son de poco valor, y los objetos que toman no son necesarios para uso personal o por su valor monetario.

Las personas cleptómanas experimentan mucha tensión antes del robo, algunas incluso comienzan a tener ataques de pánico e inicios de fobia durante el intento de sustraer, otras presentan sentimientos de placer, emoción y gratificación al cometer el hurto.

El acto de sustraer un objeto ajeno no es realizado con el fin de expresar ira o venganza, y no se atribuye a un trastorno de conducta, un episodio maníaco o un trastorno de personalidad antisocial. De hecho, algunos cleptómanos ni siquiera son conscientes en el momento de que han cometido un robo.

Este trastorno ocurre mayormente en las mujeres y se empieza a desarrollar en la mayoría a partir de los 35 años, aunque se han encontrado casos de cleptomanía iniciados en la infancia.

¿Qué encontrarás en este artículo?

Publicidad

Causas de la cleptomanía

Aún no han sido identificadas las causas exactas que generan este trastorno, pero según algunas investigaciones se la vincula con anormalidades en el neurotransmisor cerebral que regula el estado de ánimo y las emociones (la serotonina). También se estima que los factores como el exceso de estrés y ansiedad pueden precipitar el comportamiento cleptómano.

Generalmente en las personas que padecen cleptomanía se encuentran otros tipos de trastornos psicológicos. Estos trastornos pueden ser: depresión, ansiedad o un trastorno obsesivo-compulsivo.

Una teoría que hace referencia a este trastorno, propone que la emoción que experimentan las personas deprimidas al hurtar, les ayuda a aliviar los síntomas de la depresión, por eso se deduce que las personas con depresión son algunas de las más propensas a padecer este trastorno.

Los sentimientos placenteros que presentan algunos cleptómanos al finalizar el acto delictivo, se deben a que, la adrenalina causada en el individuo durante el robo provoca la liberación de dopamina -neurotransmisor que provoca sentimientos placenteros-. Por ese motivo, algunas personas con estados de ánimo irregulares, se vuelven adictas a la dopamina y roban reiteradas veces buscando ese sentimiento placentero una y otra vez.

Síntomas de la cleptomanía

Sintomas de la cleptomania

Algunos de los síntomas más frecuentes que presentan las personas con cleptomanía son:

  • Incapacidad para resistir impulsos de robar elementos que no necesita
  • Aumento del ritmo cardíaco (taquicardia)
  • Presión arterial elevada
  • Ansiedad
  • Emoción y excitación
  • Sentimiento de culpa y verguenza
  • Depresión post-robo
  • Placer o alivio al cometer el acto delictivo
  • Miedo a ser perseguido o arrestado por autoridades
  • Ataques de pánico
  • Negación del episodio

Tratamientos

La cleptomanía es una psicopatología, y como toda psicopatología debe ser tratada por un profesional capacitado de la salud mental.

Es normal escuchar que varias personas que padecen cleptomanía no quieren buscar tratamiento por miedo de ser arrestadas o encarceladas, pero hay algo llamado secreto profesional o acuerdo de confidencialidad que protege al paciente de prejuicios, y sus secretos no podrán ser revelados a menos que atenten contra la vida misma del paciente o la de otra persona.

Es importante que si nos encontramos frente a una persona que padece este trastorno tomemos las riendas de la situación y busquemos ayuda profesional lo antes posible.

Uno de los tratamientos más efectivos para tratar la cleptomanía es la psicoterapia. Con la psicoterapia se intenta ayudar al paciente a entender lo que le está sucediendo y encontrar el foco que provoca el trastorno. También se le aconsejará que cambie ciertos hábitos de su vida que no son saludables para el buen desarrollo de su salud mental.

El tratamiento de psicoterapia puede ser complementado con fármacos, que le recetará su terapeuta de ser necesario. Algunos de los medicamentos que se utilizan para las personas diagnosticadas con cleptomanía son: fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, trazodona y valproato.

Algunas personas optan por complementar la psicoterapia con ejercicios de relajación que le ayudan a reducir la ansiedad y el estrés. Estos ejercicios pueden incluir: meditación, ejercicios físicos como salir a correr o andar en bicicleta, yoga, pilates, actividades al aire libre, una caminata por la playa o cualquier tipo de actividad que genere relajación y paz interior.

Cleptomanía
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar