Tipos de adicciones

Descubre los tipos de adicciones más frecuentes e información detallada acerca de cada una de ellas. Veremos sus causas, tratamientos y otros datos de interés.

Las adicciones están consideradas como una enfermedad, desgraciadamente son muchas las personas que caen presas de este tipo de conductas. Son muchos los tipos de adicciones, y lo que tienen en común todos ellas es que inhiben la capacidad del adicto para tomar decisiones coherentes sobre su salud y bienestar.

Cualquier persona en algún momento de su vida puede convertirse en un adicto, habitualmente por las circunstancias que le rodean. Existe un entramado de factores que posibilitan que una persona acabe cayendo en una adicción. El contexto social, personalidad, educación, nivel socioeconómico; e incluso el cómo se aprende a gestionar las emociones, son factores que influyen.

La persona que es adicta busca satisfacción y bienestar a través de estímulos externos como son algunas sustancias y conductas. Aunque pueda ir desarrollándose poco a poco, la persona suele darse cuenta cuando ya es muy difícil dar marcha atrás por sí mismo. En muchas ocasiones incluso ni quiere darse cuenta, lo que le hace caer en la adicción de una forma más profunda y aislada.

Se puede decir que esta patología afecta y modifica la conducta de la persona que es adicta. Sufre de síndrome de abstinencia, por lo que cuando no consigue el estímulo al cual es adicto, cualquier tipo de conducta está justificada para conseguirlo. La situación puede llevar al adicto a comportarse de forma violenta, agresiva, delictiva e inconsciente. Por lo que es habitual que puedan surgir muchos conflictos de todo tipo, tanto a nivel familiar como social.

¿Qué tipos de adicciones existen?

Adicciones: tipos, causas y tratamientos

Como veremos, existen distintos tipos de adicción. Analizaremos cuáles son sus principales características, y en qué se diferencian unos tipos de adicción de otros.

Adicciones químicas o de sustancias

Este es uno de los tipos de adicciones más devastadores. La persona adicta lo es con una sustancia o compuesto químico que le genera un estado de satisfacción muy superior a lo que está acostumbrado con cualquier otra clase de estímulo. Cada vez que la persona recurre a esta sustancia o componente químico, recibe una gran dosis de recompensa cerebral. Su cerebro segrega sustancias químicas envolviendo al individuo en un estado alterado de la conciencia.

Uno de los principales problemas se encuentra cuando el cerebro deja de producir estas sustancias normalmente. Habitualmente la persona adicta necesita más para obtener las sensaciones con las que se ha quedado enganchado. Cuando la persona intenta dejar de consumir ya es tarde. Las consecuencias de haber habituado al cerebro a dichos estímulos, se traduce en diferentes tipos de síntomas, asociados al síndrome de abstinencia.

Estos estímulos de los que estamos hablando en este tipo de adicciones, no se trata solamente de sustancias ilegales; sino también de productos que podemos adquirir en cualquier tienda o supermercado como el alcohol, la cafeína y el tabaco. También los que podemos encontrar en las farmacias como ansiolíticos, sedantes o hipnóticos.

En cuanto a las sustancias ilegales existen una gran cantidad y variedad de todo tipo, que habitualmente están presentes en nuestra sociedad: marihuana, opiáceos, cocaína, entre otros muchos.

Adicción al tabaco

La adicción al tabaco es una de las más habituales y populares, hasta hace bien poco incluso tenía cierto atractivo y gozaba de una gran popularidad y simpatía. A día de hoy, tras haber comprobado las consecuencias letales de la nicotina y todos los componentes que hay en un cigarrillo. Las leyes han puesto medidas para intentar reducir su consumo en la gran mayoría de países.

Sin embargo, su consumo sigue siendo hoy día habitual, a pesar de las advertencias sanitarias. Incluyendo en las cajetillas imágenes explícitas sobre lo que puede suponer fumar. ¿Por qué aun así los fumadores siguen fumando? Esto forma parte de lo que supone la adicción. El tabaco se cobra millones de vidas al año, siendo una de las causas principales de muerte por cáncer de pulmón.

Adicción al alcohol

Uno de los principales problemas del alcohol es que está bien aceptado por la sociedad en general. La mayoría de las personas consumen alcohol en menor o mayor medida, con más o menos graduación. Al suponer una forma de interacción social en cualquier sector de edad a partir de la adolescencia, hace que aumenten las probabilidades de causar una adicción.

Tras el alcohol se refugian multitud de personas incapaces de resolver sus problemas. Personas de todo tipo que lo consumen bajo la inconsciencia de conocer los efectos nocivos para su salud. Además este tipo de adicción no destruye solamente a la persona en sí sino a todo su entorno. La red social de la persona adicta al alcohol se ve gravemente afectada. El alcohólico necesita cada vez dosis más elevadas, lo que desencadena para su salud multitud de consecuencias devastadoras. Suponiendo para su familia y sus seres queridos una gran tragedia. Este tipo de adicción suele venir además acompañada de un aumento considerable de problemas y conflictos sociales.

Adicción a la cafeína

Habitualmente somos poco conscientes de este tipo de adicción. El café es algo que se consume diariamente en todo el mundo por la mayoría de personas. Muchos somos adictos a la cafeína sin saberlo o sin aceptarlo. Si eres de los que tiene que tomar un café al levantarse de la cama, y si no lo tomas te pasas el día deseando haberlo tomado, con un gran malestar. Entonces puede que no se trate tan solo de una rutina.

Para quienes tienen que tomarse hasta dos y tres tazas de café para sentirse bien durante el día, posiblemente tengan una adicción a la cafeína. Aunque este tipo de adicción sea leve y no afecte como otras muchas en nuestra vida cotidiana.

Afortunadamente, este tipo de adicción, no es tan perjudicial como a la de otras sustancias. Solo se puede experimentar unas consecuencias graves cuando se ingiere café en grandes cantidades diariamente. La abstinencia a esta sustancia no deja graves consecuencias, ni físicos ni sociales.

Adicción a las drogas

En este apartado consideramos las drogas que resultan ilegales en la mayoría de los países. Los esteroides, la cocaína, marihuana, metadona, opiáceos, ketamina, etc. Son drogas que además de ilegales suponen graves consecuencias tanto sociales como para la salud en las personas adictas.

Cada una de las adicciones a estas diferentes drogas presenta sus propios síntomas y consecuencias. Unas tienen un mayor impacto para la salud a corto plazo como la heroína, y otras a largo plazo como la marihuana o los esteroides. En todas ellas la abstinencia es complicada de sobrellevar, y en algunos casos, como el de la cocaína se pone en riesgo la propia vida de la persona adicta.

Adicciones conductuales

En este tipo de adicciones no es necesario que la persona esté enganchada a ningún tipo de sustancia. Realmente es una adicción conductual de la que depende, a algún tipo de comportamiento y de conducta, la cual le genera bienestar al realizarla. Se desarrolla igualmente como un proceso de adicción, ya que al intentar dejar de emitir estas conductas, se presenta el síndrome de abstinencia, incapacitando a la persona en las labores de su vida cotidiana.

Existen muchas adicciones conductuales, todos conocemos algunas de ellas, puesto que las hemos visto en televisión, en el cine y en personas de nuestro entorno más cercano. El tratamiento para este tipo de adicciones es muy diferente al de las adicciones que hemos nombrado anteriormente, relacionadas con la química y las sustancias. Tratar las adicciones conductuales requiere sobre todo de psicoeducación, terapia de grupo y prevención a las recaídas. Estas son algunas de las adicciones conductuales más conocidas y representativas:

Adicción a la comida

En la adicción a la comida encontramos a personas que tienen su pleno refugio en la comida, comiendo es como se sienten bien, aunque luego se lamenten. Comen descontroladamente y exteriorizan sus emociones a través de su consumo de alimentos.

Las personas adictas a la comida sufren de trastornos alimenticios, llegando a padecer enfermedades como la diabetes o la obesidad. El tipo de comida que consumen no es precisamente la más saludable, ya que suele ser comida rápida, que contiene muchas grasas y azúcares.

Ludopatía (adicción al juego)

Este tipo de adicción conductual es uno de los más conocidos. Las consecuencias de esta adicción son sobre todo a nivel económico, ya que la persona adicta se juega todo su dinero en máquinas tragaperras, casinos, juegos de apuestas, etc. Les genera una gran satisfacción apostar su dinero con el afán de conseguir más. En todo caso lo vuelven apostar una y otra vez hasta que lo pierden todo.

El problema es que este dinero que ponen en juego hasta perderlo todo, es el dinero habitualmente de su sueldo, o con el que cuentan para poder comer o atender a su familia. La prioridad es el juego y son capaces de poner en riesgo cualquier cosa, apostando incluso sus objetos personales de más valor y bienes. Son capaces hasta de pedir préstamos para seguir con su adicción al  juego. La situación afecta a la propia persona adicta y también a todo su entorno que se ve afectado y plenamente impotente.

Adicción a las compras

Una persona se vuelve adicta a las compras cuando para ella deja de ser una actividad lúdica y pasa a ser una necesidad en sí misma. Utilizando este comportamiento para cubrir unas carencias, comprando por comprar de una forma verdaderamente compulsiva.

Las consecuencias de este problema son económicas, ya que independientemente del poder adquisitivo que tenga la persona adicta a las compras, dará prioridad a comprar toda clase de objetos y productos, anteponiéndolo a cualquier otra necesidad. La persona afectada se ve incapaz de controlar sus impulsos y tendencias que le llevan a comprar.

Adicción al trabajo

Este tipo de adicción, sobre todo en algunos países y culturas incluso está bien visto y pasa desapercibido. Las personas adictas al trabajo no desconectan nunca de él, sin importar dónde se encuentren están siempre pendientes de su trabajo. Esto les impide proporcionar tiempo de calidad a sus seres queridos, ya que siempre están ocupados atendiendo asuntos propios del trabajo.

Este tipo de adicción suele repercutir en la relaciones con los demás, sobre todo con los seres queridos más cercanos, y también en la propia salud del individuo. El estrés al que se expone cada día es elevado y apenas dedica tiempo para el descanso.

Tras considerar los tipos de adicciones, haciendo un repaso por las más características y conocidas, responderemos a cuáles son las causas que están tras ellas.

¿Cuáles son las causas de las adicciones?

Por lo general, suele haber una gran incomprensión hacia las personas que han caído en alguna adicción. Esto supone que queden aisladas y desatendidas. Hay que aclarar que una persona adicta es una persona enferma, que necesita de ayuda. Tras las adicciones hay una gran diversidad de causas como veremos a continuación.

Causas emocionales

Las personas que no son capaces de gestionar sus emociones y por lo tanto no soportan determinadas emociones, como son la tristeza o la ira; se refugian en algo que les genere un bienestar inmediato. La adicción es el estímulo que les hace sentirse mejor. Se trata de personas frágiles en el plano psicológico que necesitan de ayuda para aprender a sobrellevar y gestionar sus emociones.

Causas sociales

La persona puede tener ya de por sí una personalidad adictiva. Si, además, está en un entorno que favorece una adicción en particular, como puede ser tener un grupo de amigos que consumen drogas. En este sentido el ambiente social es un facilitador para caer y mantener la adicción. Lo que ayuda en muchas ocasiones al individuo en su recuperación es salir del ambiente social en el que se encuentra.

Causas genéticas

Como hemos dicho anteriormente, hay personas que tienen una mayor facilidad que otras para caer en las adicciones. Genéticamente no existe una tendencia específica que nos haga caer en una adicción en particular, ni a determinadas sustancias en concreto. Sin embargo, si cabe la posibilidad de que tengamos más probabilidades de caer una adicción que otras personas. Ante determinadas circunstancias y adversidades puede aparecer la adicción, en lo que a otras personas podría aparecer cualquier otra enfermedad o trastorno.

Tipos de adicciones
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad