Cigarrillo electrónico: ¿bueno o malo?

Analizamos si los cigarrillos electrónicos son o no perjudiciales para la salud en base a diferentes estudios científicos.

Los cigarrillos electrónicos se pusieron de moda hace ahora unos años como un medio para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. No obstante, desde un inicio han estado en el punto de mira ya que se consideran nocivos para la salud; algunos expertos señalan que son incluso más perjudiciales que los cigarrillos tradicionales.

¿Qué son los cigarrillos electrónicos?

Fue en el año 2003 cuando los cigarrillos electrónicos llegaron al mercado chino; no obstante, hasta 2006 no llegaron a Estados Unidos y Europa. A diferencia de los cigarrillos tradicionales, se comercializan como productos comunes, sin ningún tipo de regulación por parte del Gobierno.

Este tipo de cigarrillos se componen de: un reservorio en el que se deposita el líquido, un atomizador que caliente el líquido y genera vapor, un sensor que activa el atomizador cada vez que los usuarios realizan una inhalación y una batería.

Así, el funcionamiento del dispositivo es el siguiente: los usuarios activan el atomizador, lo cual pueden hacer mediante la inhalación o pulsando un botón. A continuación el atomizador calienta el líquido almacenado en el depósito y genera un vapor de humo bastante similar al de los cigarillos tradicionales.

¿Qué sustancias contienen los cigarrillos electrónicos?

Efectos del cigarrillo electrónico

Tal y como hemos explicado en el apartado anterior, este tipo de cigarrillos vaporizan un líquido, el cual se compra por separado. Debido al auge de los cigarrillos electrónicos ahora mismo podemos encontrar en el mercado más de 5.000 sabores diferentes.

La gran mayoría de líquidos contienen las siguientes sustancias: nicotina, glicerol, estaño, plomo, níquel, cromo, nitrosaminas y compuestos fenólicos.

En relación al nivel de nicotina de estos cigarrillos, las concentraciones más habituales son las siguientes: 6 mg/mL, 12 mg/mL, 18 mg/mL y 24 mg/mL.No obstante, algunos estudios han señalado que el nivel de nicotina presente en los cigarrillos electrónicos es muchas veces mayor al certificado.

¿Los cigarrillos electrónicos son malos para la salud?

Esta es una cuestión que lleva sobre la mesa desde que este tipo de cigarrillos llegaron al mercado. Teóricamente resultan más seguros que los cigarrillos tradicionales, pero la falta de estudios sobre sus efectos a largo plazo hace difícil confirmarlo. Algunas de las sustancias presentes en el líquido son perjudiciales para la salud, aunque se desconocen cuáles son los efectos que provocan en el largo plazo.

Lo cierto es que determinados países como Brasil, Argentina, Austria, Canadá y Colombia no permiten la comercialización de cigarrillos electrónicos. Además, otros como Australia, Dinamarca, Bélgica sólo permiten vender aquellos cigarrillos que no contengan nicotina.

Nicotina

Los cigarrillos electrónicos de nicotina son los más perjudiciales ya que ésta es una sustancia que causa una gran adicción, así como diversos daños a la salud tanto física como mental. Diversos estudios han demostrado que la nicotina aumenta la probabilidad de padecer determinadas enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio. Además, en mujeres embarazadas, puede causar un retraso en el desarrollo del feto.

También te puede interesar:  ¿Es posible dejar de fumar?

Otras sustancias

Uno de los factores que más se está debatiendo en torno a este tipo de cigarrillos son los sabores artificiales del líquido. Los fabricantes señalan que los aromas artificiales son seguros y no supone ningún tipo de riesgo para la salud. No obstante, la seguridad de estos aromas únicamente ha sido estudiada en cuenta a la ingesta de los mismos; nada se sabe sobre sus efectos en la vaporización e inhalación.

Los peligros de los cigarrillos electrónicos para la salud

Daños del cigarrillo electrónico

Este tipo de cigarrillos resultan dañinos para la salud de las personas; además, algunos estudios han demostrado que son igual de adictivos que el tabaco.

En una investigación realizada hace ahora dos años, se descubrió que más del 75% de los usuarios de cigarrillos electrónicos continuaban fumando cigarrillos tradicionales.

5 cosas que merece la pena saber sobre los cigarrillos electrónicos

Hay muchísimas dudas y preguntas en torno a esta nueva forma de fumar. Vamos a explicar algunas de ellas.

¿Son menos nocivos que el tabaco?

Algunos expertos consideran que los cigarrillos electrónicos producen menos toxicidad que los tradicionales. Aunque no se han realizado estudios sobre sus efectos a largo plazo, sí se conoce que en su composición tienen menos sustancias carnogenéticas que el tabaco. No obstante, también incorporan trazas de carcinógenos presentes en los cigarrillos convencionales: metales, nitrosaminas, compuestos fenólicos…

Además, los cigarrillos electrónicos que incorporan nicotina pueden provocar un aumento de la frecuencia cardiaca, por lo que no son recomendables en personas que sufran cualquier tipo de enfermedad cardiovascular.

¿Los cigarrillos electrónicos son malos para los pulmones?

Sin lugar a dudas, este tipo de cigarrillos provocan alteraciones en el sistema respiratorio. No obstante, todo parece indicar que son menores a los que produce el tabaco. Una de las patologías de las que se tiene constancia es la neumonía lipoidea; se han detectado algunos casos en grandes consumidores debido al almacenamiento de glicerol en los pulmones.

¿Causan daño en el cerebro?

En relación al cerebro, sólo producen efectos aquellos cigarrillos electrónicos que contienen nicotina en el líquido del contenedor para el vapeo. Algunos estudios señalan que son efectivos para calmar los síntomas del síntrome de abstinencia del tabaco.

Los cigarrillos electrónicos aumentan el riesgo de padecer neumonía

Una de las últimas investigaciones acerca de este tipo de cigarrillos se ha realizado en la Universidad Queen Mary de Londres. Un equipo de científicos han realizado una serie de pruebas tanto en humanos como en ratones acerca de los efectos del vapor de los cigarrillos electrónicos.

Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la revista “European Respiratory Journal” y son muy claras: el vapor de los cigarrillos electrónicos aumenta de forma considerable el riesgo de padecer neumonía porque ayuda a las bacterías que causan esta enfermedad a adherirse a las células que recubren las vías respiratorias.

Los investigadores explican que las bacterias neumocócicas están presentes en nuestro sistema respiratorio sin causar ningún tipo de afección. No obstante, cuando invaden las células que recubren las vías respiratorias causan neumonía. Así, el vapor de este tipo de cigarrillos contribuye a que eso ocurra.

Cigarrillo electrónico: ¿bueno o malo?
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad