Etapas del dibujo en el niño

El desarrollo del dibujo en el niño es un indicador evolutivo muy importante. Es por eso que los psicólogos le han dedicado mucho tiempo a la observación y el análisis del dibujo, y han realizado diferentes clasificaciones de acuerdo a las características del mismo, relacionándolo, a su vez, con determinada etapa evolutiva en el niño.

El desarrollo del dibujo en el niño lo podemos dividir para estudiarlo en cuatro grandes etapas:

  1. Del garabateo:  De dos a cuatro años aproximadamente.
  2. Pre-esquemática: De cuatro a siete años aproximadamente.
  3. Esquemática: De siete a nueve años aproximadamente.
  4. De la pandilla o realista: De nueve a doce años aproximadamente.

¿Qué nos dice el niño con su dibujo?

Que nos dice el nino con su dibujo

Desde el momento en que el niño empieza a dibujar, comienza a descubrir una nueva forma de expresarse y comunicarse con el mundo exterior.

Los dibujos de los niños pueden decirnos mucho acerca de su personalidad. En estos, el niño puede plasmar diferentes emociones y visiones del mundo que los rodea; como sus miedos, alegrías, sueños, deseos, pesadillas e interpretaciones de sí mismo y de otras personas. El poder comprender los dibujos de los niños en cada etapa de su desarrollo, es una gran herramienta para los adultos -ya sean padres, maestros o cuidadores-, que nos ayuda a entender y descifrar sus pensamientos.

Para saber que nos intenta comunicar el niño con su dibujo, solo basta prestarle atención y jugar con él haciéndole preguntas acerca del mismo. Pueden ser preguntas tales como, lo que la gente en el dibujo está haciendo, o quienes son las personas o los elementos que se encuentran en el dibujo y que función cumplen. Estas simples preguntas pueden revelar cosas ocultas del niño, que tal vez nunca las expresó de otra manera. También para los padres, puede ser una gran herramienta que les ayude a descubrir como los perciben sus hijos.

El uso del color también es un gran indicador acerca de las emociones de nuestros niños. Si el niño utiliza a menudo los colores oscuros como negros y rojos repetidamente en sus dibujos, puede ser señal de que algo anda mal en su salud mental. Una repetición de colores oscuros, como el negro, tiende a ser un signo que indica dolor, angustia y depresión; una repetición frecuente del color rojo, puede indicar sentimientos violentos, de ira, frustración y ansiedad. Por el contrario, los colores más tranquilos como azules y rosas, muestran serenidad y armonía, por lo que podemos deducir que la salud psíquica del niño se encuentra estable.

También te puede interesar:  Ejemplo de entrevista psicológica. Caso Rossana. Parte II

Otra de las técnicas que se utilizan para analizar los dibujos de los niños, son las posiciones. Por ejemplo, si el dibujo se encuentra en la parte superior o inferior de la hoja, o si se encuentra del lado izquierdo a del lado derecho de la misma. Si el dibujo se encuentra en la parte inferior de la hoja, puede tratarse de problemas relacionados con la inseguridad y baja autoestima, a diferencia de si se encuentra en la parte superior, que puede significar egocentrismo, exceso de alta autoestima, o algún trastorno narcisista.

Cuando el niño dibuja figuras, el tamaño es algo a tener en cuenta, puesto que muestra la jerarquía de la persona según la visión del niño. Aquellas figuras que son más grandes, son las personalidades más dominantes, mientras que los más pequeños ocupan un lugar jerárquico inferior. Aquellas figuras a las cuales el niño representa con manos exageradas podría significar alguien agresivo, mientras que una figura con pies pequeños podría significar que un niño o a quien represente la figura se siente inestable o fuera de balance. Si esta ultima figura representada es un padre o cuidador del niño, podría significar que éste lo ve como alguien inestable y se siente poco protegido por esa persona.

Etapas del dibujo en el niño
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad