Etapa de la pandilla o realismo

La etapa de la pandilla o el realismo es la cuarta etapa en el desarrollo del dibujo del niño. Ésta se da entre los nueve y doce años aproximadamente.

En este período el niño representa la experiencia que ha tenido con el objeto que grafíca, ya que el realismo viene dado por lo que ese niño vivenció con ese objeto en particular. Puede comenzar a representar a sus sujetos desde múltiples puntos de vista y a menudo se muestran varias líneas de base.

Ya a esta edad los niños tienen la capacidad de pensar lógicamente, lo que les permite encontrar múltiples formas de resolver problemas. Se dan cuenta de que son miembros de la sociedad, la cual está constituida por gente de sus mismas características.

Los niños en esta fase están ansiosos por conformarse y son muy sensibles a las burlas o las críticas de los compañeros. Empiezan a entender que en grupo se logra más que solo y a su vez se da una marcada división entre los sexos apareciendo los intereses propios de cada uno, como en los varones ver películas de acción y en las chicas películas de amor. Lo que da cuenta de un pensamiento y un comportamiento más social y no tan egocéntrico.

¿Qué dibuja el niño en la etapa de realismo?

Que dibuja el nino en la etapa de realismo

En esta etapa combinan elementos reales de su mundo psicológico subjetivo interno y su visión objetiva del mundo externo. El esquema que había aprendido de la figura humana en la etapa anterior ya no resulta adecuado, ya que ahora representarán mayores diferencias entre géneros, interviniendo nuevos elementos en esa representación.

Publicidad

Aún no aparece una clara intención de mostrar sombras, luz, pliegues o arrugas, sino por el contrario los gráficos aparecen con cierta rigidez o dureza, que puede variar de una rígida relación color-objeto a una caracterización del color. El color es fiel a la vida en los dibujos de esta etapa, por ejemplo: pueden pintar el cielo azul y el río azul pero con tonos diferentes; los elementos de fantasía e ilusión pueden ser incluidos en la forma de hacer el mundo.

En el espacio aparece la perspectiva, la profundidad, así como también perfecciona las relaciones entre los objetos que grafica, pues pasará de la línea de base al descubrimiento de los diferentes planos como ser la representación de diferentes líneas de base en las cuales dibuja objetos y relieves que dan cuenta de diferentes planos. Es por ello que la línea del cielo descenderá y se ubicará como la línea del horizonte.

La experiencia dejará huellas en el sujeto y la significación afectiva que este sujeto le dé quedará plasmada en el dibujo.

¿Cuándo el dibujo del niño representa un síntoma de alerta?

Generalmente los dibujos de los niños no son causa de alarma. A menudo simplemente son expresiones artísticas y pueden representar una variedad de emociones, situaciones vividas o temas que son explorados y luego son olvidados. Sin embargo, en esta etapa el niño ya tiene una consciencia moral suficientemente desarrollada sobre lo que esta bien y lo que esta mal. A veces los gráficos realizadas tienden a representar deseos ocultos que podrían ser efectuados. Si el niño o ya pre-adolescente dibuja situaciones violentas, con armas de fuego u otros elementos amenazantes, o si ésto se combina con comportamientos de riesgo y depresión, puede ser un indicador de que necesita ayuda terapéutica. Para esto la psicoterapia puede ser la opción más apropiada.

Es necesario consultar con un terapeuta acerca de los síntomas que el niño presenta. Este analizará su comportamiento e intentará encontrar la causa subyacente del mismo para lograr un tratamiento más efectivo.

Etapa de la pandilla o realismo
Valore este artículo


Te podría interesar