Sistema nervioso

En este caso vamos a hablar del sistema nervioso. Muchos que no están familiarizados con la psicología como práctica profesional se preguntarán ¿Porqué tratar el sistema nervioso en un blog de psicología?, pero la respuesta es fácil, nuestro objeto de estudio es el hombre y su comportamiento por lo tanto parece lógico estudiar aquellas estructuras o bases biológicas que rigen dicho comportamiento.

Ahora sí adentrándonos en la temática que nos compete, ¿que entendemos por sistema nervioso? El sistema nervioso es la parte del cuerpo del animal que coordina las acciones voluntarias e involuntarias, compuesto por un complejo conjunto de nervios y células (neuronas) que transmiten señales desde y hacia diferentes partes de su cuerpo.

Se utilizan dos criterios principales para clasificar las estructuras del sistema nervioso. En un caso se tiene en cuenta la localización de las estructuras donde la referencia anatómica es el esqueleto axial, es decir, cráneo y columna vertebral, dando lugar a una clasificación anatómica y en el otro caso, en la clasificación funcional el criterio es el papel funcional de las estructuras. Pero cabe remarcar que estas clasificaciones no son excluyentes sino complementarias.

El sistema nervioso presenta dos componentes principales: sistema nervioso central y sistema nervioso periférico. A nivel funcional, el sistema nervioso tiene dos subdivisiones, a saber : sistema nervioso somático o voluntario y sistema nervioso autónomo o involuntario

Sistema nervioso central

Es el centro de procesamiento del sistema nervioso, controla los procesos de pensamiento, guía el movimiento y registra sensaciones en todo el cuerpo. Recibe información y la envía al sistema nervioso periférico.

Publicidad

El sistema nervioso central está formado por el cerebro, la médula espinal y los nervios. El cerebro procesa e interpreta información sensorial enviada desde la médula espinal. Tanto el cerebro como la médula espinal están protegidos por una cubierta de tres capas de tejido conjuntivo llamadas meninges: duramadre, piamadre y aracnoides.

La médula espinal es la única estructura continua, ésta va desde el cerebro a través de la base del cráneo y baja por la columna vertebral. Los nervios espinales continúan hasta el cóccix. Los nervios ópticos se encuentran en la parte posterior del ojo y transportan información visual desde el ojo hasta el cerebro.

En el sistema nervioso central encontramos una red de cavidades huecas llamadas ventrículos. Los ventrículos cerebrales son continuos con el canal central de la médula espinal y están compuestos por  líquido cefalorraquídeo. Este líquido rodea, amortigua y protege el cerebro y la médula espinal de los traumas físicos y también ayuda a la circulación de nutrientes al cerebro.

Sistema nervioso periférico

El sistema nervioso periférico se compone por las partes del sistema nervioso que se encuentran fuera del cerebro y de la médula espinal. Incluye todos los nervios que se encuentran fuera del sistema nervioso central: nervios craneales, nervios espinales y sus raíces y ramas,  nervios periféricos y las uniones neuromusculares. Esta parte del sistema nervioso tiene como función principal, conectar al sistema nervioso central con los órganos, las extremidades y la piel.

También te puede interesar:  Día de Muertos y la psicología de la muerte en México

El sistema nervioso periférico permite que el cerebro y la médula espinal puedan recibir y enviar información a otras áreas del cuerpo, lo que hace que el individuo reaccione a los estímulos de su entorno. Además regula la homeostasis interna a través del sistema nervioso autónomo, modulando la respiración, la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea, la reproducción de la digestión y la respuesta inmune

Sistema nervioso somático y sistema nervioso autónomo

Sistema nervioso somático y sistema nervioso autónomo

El sistema nervioso somático, de la vida de relación o voluntario es responsable de la elaboración de respuestas adecuadas al medio ambiente cambiante, mientras que el sistema nervioso autónomo, vegetativo o involuntario participa en la homeostasis del propio organismo a pesar de dichos cambios.

En este sentido el sistema nervioso está formado por las estructuras tanto del sistema nervioso central como del periférico que participan en: recabar información del entorno y proyectarla desde los receptores sensoriales al sistema nervioso central, procesando e interpretando dicha información de modo de elaborar una respuesta adecuada y así transportar mensajes a los órganos efectores (por ejemplo un músculo esquelético) desencadenando una conducta adecuada al estímulo (por ejemplo un movimiento).

El ejemplo más simple y de menor elaboración son las respuestas reflejas. En éstas hay una vía muy simple formada tan solo de dos o tres neuronas, una aferente o sensitiva que se extiende desde la piel hasta la médula espinal la cual transmite la información dolorosa o nociceptiva (por ejemplo un pinchazo o quemadura) que en la médula espinal se comunica por medio de sinapsis con otra motora o eferente cuyo axón se dirige al músculo cuya contracción genera un movimiento que permite retirar la zona dañada.

En dicho caso para que se produzca una respuesta hay un procesamiento de la información a nivel de la médula espinal sin intervención de centros superiores encefálicos. En  otros casos frente a otros tipos de estímulos (por ejemplo que alguien nos haga una pregunta) también hay una vía aferente y otra eferente pero el procesamiento de la información es mucho más complejo pues ocurre a nivel encefálico, principalmente en la corteza cerebral.

Por otra parte, el sistema nervioso autónomo está formado por aquellas estructuras, tanto del sistema central como periférico vinculadas con la regulación del funcionamiento de vísceras (por ejemplo: aparato digestivo, respiratorio, urinario y cardíaco) y glándulas (endócrinas y exócrinas) que participan en el mantenimiento de la homeostasis del medio interno.

La médula espinal por su parte tiene estructuras del sistema nervioso somático (inervación motora y sensitiva de tronco y miembros) y también posee neuronas del sistema nervioso autónomo (inervación sensitiva y motora de vísceras, vasos sanguíneos y glándulas). De aquí se deduce la capital importancia y trascendencia de este órgano, siendo su funcionamiento esencial para la vida.

Sistema nervioso
Valore este artículo


Te podría interesar