Aparato digestivo

Toda la información sobre el aparato digestivo. Explicamos qué es, cuáles son las partes que lo componen y cuál es su funcionamiento. Además, analizamos cuáles son las enfermedades más frecuentes del aparato digestivo.

El aparato digestivo es un conjunto de órganos que se encargan del proceso de la digestión; se conoce como tal a la modificación de los alimentos, de forma que las células del organismo puedan absorber sus nutrientes.

Las funciones que realiza el aparato digestivo a grandes rasgos son cuatro. En primer lugar se encarga de transportar los alimentos desde la boca hasta el estómago. En segundo lugar, segrega jugos gástricos para que estos puedan ser absorbidos. En tercer lugar, asimila los nutrientes de los alimentos. Y, por último, a través de la defecación, expulsa los residuos.

¿Qué es el aparato digestivo y cómo funciona?

La digestión de los alimentos que consumimos es un proceso largo, en el cual intervienen una gran selección de órganos y tienen lugar un amplio abanico de funciones y proceso.

Todo comienza con la masticación de los alimentos en la boca; las enzimas se encargan de degradar dichos alimentos ya que de lo contrario resultaría imposible tragar aquellos de tamaño grande. Una vez los alimentos han sido masticados, comienzan el descenso a través de la faringe hasta el esófago; este último es el encargado de transportar los alimentos hasta el estómago.

El estómago es una especie de almacén en el cual se encuentran los jugos gástricos; así, una vez los alimentos llegan al estómago, dichos jugos se encargan de descomponerlos.

A continuación, los alimentos continúan su camino a través de los intestinos; en este órgano tiene lugar la absorción de aquellos nutrientes de los alimentos que son necesarios para el buen funcionamiento del organismo, así como del agua. Es lo que se conoce como proceso de nutrición. Aquellos alimentos que no aporten ningún tipo de nutriente beneficioso, se eliminan a través de la orina y de las heces.

Aunque sea un proceso largo, en el cual intervienen una gran variedad de órganos y tienen lugar diferentes funciones, se da entre dos y cinco horas. No obstante, es importante conocer que hay determinados alimentos que pueden tardar más tiempo, incluso varios días, en ser absorbidos por el organismo. Hay dos factores que influyen en la duración del proceso digestivo: cantidad de alimento consumida y metabolismo basal.

Estructura

La estructura del aparato digestivo es una de las más complejas del cuerpo humano; tiene una longitud aproximada de entre 10 y 12 metros, lo que implica que es seis o siete veces la longitud del cuerpo. Los diferentes órganos que lo componen cubren la totalidad del tronco; el aparato digestivo comienza en la cara y finaliza en la pelvis.

Partes del aparato digestivo

Partes del aparato digestivo

A continuación explicamos de forma detallada las distintas partes de las que se compone el sistema digestivo.

Boca

Es en la boca los dientes se encargan de triturar los alimentos que ingerimos, de forma que es donde da inicio el proceso de digestión. La lengua tiene un papel fundamental, y es que facilita en gran medida el paso de los alimentos hacia el esófago. Y, por supuesto, la saliva, que se encarga de destruir las bacterias que portan los alimentos; sin ella sería sumamente complicado digerir los alimentos.

Faringe

Tiene la forma de un tubo y su función es esencial; se encarga de dejar paso al aire hacia los pulmones, y los alimentos hacia el esófago. La faringe está conectada con la nariz, la boca, la tráquea y el esófago.

Esófago

Se compone de una vía muscular de unos 30 centímetros de longitud aproximadamente. Su principal función es la de transportar los alimentos hacia el estómago, siendo muy importante en el proceso de digestión. El esógafo también forma parte del aparato respiratorio ya que es la vía mediante la cual expulsamos los gases.

Estómago

El estómago actúa a modo de almacén, ya que su función principal es la de almacenar la comdia que llega a través del esófago. Así, los jugos gástricos del estómago desintegran los alimentos que consumimos, de manera que estos puedan continuar su camino hacia el intestino delgado.

Intestino delgado

El intestino delgado es el órgano que activa las señales relacionadas con el apetito. Su componente principal es el duodeno, el cual ingiere los alimentos, al mismo tiempo que absorbe los nutrientes del mismo.

Intestino grueso

Uno de los órganos más importantes del sistema digestivo, el cual cumple una gran selección de funciones. Por un lado, la generación de heces fecales. Por otro lado, la absorción de agua, así como de potasio y sodio. Además, el colon genera anticuerpos, los cuales son esenciales para proteger el aparato digestivo de cualquier tipo de anomalía o enfermedad. Y, por último, el intestino grueso se encarga de absorber el agua, evitando así que nos deshidratemos.

Páncreas

La principal función que cumple el páncreas es la producción de hormonas que hacen que sea más sencillo digerir los alimentos. Además, este órgano se encarga de que los niveles de azúcar en sangre se mantengan en sus valores correctos. Lee nuestro artículo sobre la función del páncreas.

Hígado

El hígado se considera el órgano más importante del organismo gracias a su amplio abanico de funciones. Se encarga de producir la bilis, la cual es muy importante tanto para digerir como para absorber grasas. Además, es el hígado el que elimina aquellas sustancias tóxicas que se almacenan en el organismo. Todo ello sin olvidar que es este órgano el que filtra la sangre.

Ano y recto

Son las partes finales del sistema digestivo. Recogen los restos de los alimentos, los almacenan y controlan su expulsión. Gracias al ano y al recto podemos controlar las defecaciones. Por lo tanto, cumplen un papel trascendental.

Las hormonas del sistema digestivo

En el proceso digestivo intervienen varias hormonas, las cuales es interesante conocer.

  • Gastrina: la gastrina es la hormona más importante de todas ya que estimula los movimientos del aparato digestivo, evitando así lo que se conoce como reflujo gástrico. Además, es la que se encarga de liberar el ácido responsable de la disolución de los alimentos.
  • Secretina: estimula la producción de la enzima que absorbe las proteínas. Además, participa en la generación de bilis por parte del hígado.
  • Colecistoquinina: interviene en la secreción del jugo pancreático.
  • Ghrelina: esta es una hormona que se encarga de regular el apetito, de forma que tiene un papel muy importante. Envía una serie de señales al cerebro, de manera que permite controlar la cantidad de alimentos que ingerimos.
  • Péptido YY: esta es la hormona encargada de detener los antojos una vez el aparato digestivo está satisfecho.

Funciones del aparato digestivo

Funciones del aparato digestivo

En los siguientes puntos explicamos cuáles son las principales funciones del aparato digestivo.

  • Masticación de los alimentos: los alimentos se mastican en la boca con ayuda de la saliva y los dientes; así, se forma lo que se conoce como bolo alimenticio, el cual es tragado.
  • Deglución: una vez los alimentos han sido tragados, la deglución permite que éstos alcancen el esógafo.
  • Transporte hacia el estómago: el estómago cumple dos papeles muy importantes en el proceso digestivo. Por un lado, retiene el bolo alimenticio. Y, por otro lado, permite la degradación química de los alimentos, así como la absorción de determinados nutrientes como la vitamina B12.
  • Absorción de nutrientes y agua: el intestino delgado se ocupa de absorber los nutrientes presentes en los alimentos; mientras, el colon se encarga de absorber el agua.
  • Evacuación: y, por último, la evacuación de los residuos a través de las heces, las cuales pasan a través del recto hacia el ano.
También te puede interesar:  Colon irritable

Enfermedades más frecuentes

A continuación señalamos cuáles son las principales enfermedades del sistema digestivo, las que se dan con mayor frecuencia.

Tumores

  • Cáncer de esófago: el cáncer de esófago se inicia en el revestimiento interior de este órgano. Así, a medida que la enfermedad avanza, las células cancerosas invaden el resto de capas.
  • Cáncer de estómago: es el tipo de tumor maligno más frecuente del aparato digestivo. Cerca del 95% de los cánceres de estómago que se diagnostican son lo que se denominan adenocarcinomas; se originan en las células glandulares, encargadas de producir el jugo gástrico.
  • Cáncer pancreático: prácticamente la totalidad de los cánceres pancreáticos se inician en las células exocrinas, encargadas de regular el metabolismo de las grasas.
  • Cáncer del intestino delgado: se trata de un tumor maligno poco frecuente que se origina en las células glandulares del revestimiento del órgano, las cuales se encuentran muy cerca del estómago.
  • Cáncer de ano: cerca del 80% de los tumores malignos en el ano son de células escamosas. Si se trata de un cáncer primario, existe la posibilidad de extirpación siempre y cuando no exista metástasis.

Hernia de hiato

La hernia de hiato se da cuando la zona superior del estómago pasa a estar ubicada en el tórax en vez de en el abdomen. Se trata de una afección relativamente común, que afecta a en torno al 20% de la población.

Los síntomas más habituales de esta enfermedad son la acidez de estómago, las molestias en el abdomen de forma continuada, los problemas para tragar los alimentos, y el mal aliento. Cuando no se establece el tratamiento adecuado, comer se convierte en una misión prácticamente imposible, de forma que quienes padecen hernia de hiato suelen sufrir una notable pérdida de peso.

Respecto a las causas de la hernia de hiato, si se da en niños implica que es congénita; es decir, que los más pequeños ya han nacido con ella. En el caso de los adultos, las causas más habituales que dan lugar a esta afección son la obesidad o el tabaquismo; se da sobre todo en personas de más de 50 años.

Estreñimiento

Enfermedades del aparato digestivo

El estreñimiento es una enfermedad del aparato digestivo que se caracteriza porque las personas que la padecen tienen evacuaciones cada dos o tres días. La causa más habitual de esta afección es una alimentación pobre en fibra; también puede darse por la administración de determinados medicamentos, así como por el estrés y la ansiedad.

Los síntomas son diferentes en cada paciente. No obstante, las señales de alerta más comunes son las siguientes: deposiciones menos de tres veces por semana, dificultad para evacuar, heces duras que provocan dolor al defecar, y gases.

Colitis ulcerosa

La colitis ulcerosa es una enfermedad que provoca la inflamación de la membrana que recubre el recto y el colon. Aunque puede darse en personas de cualquier edad, ocurre generalmente en personas jóvenes, de entre 15 y 30 años.

Se trata de una afección relativamente sencilla de diagnosticar ya que los síntomas son muy claros: cansancio severo, pérdida de peso, hemorragia rectal, llagas en la piel, dolor abdominal y diarrea.

Para el diagnóstico de la colitis, los médicos realizan una analítica de sangre, así como un examen de heces. En ocasiones es necesario realizar una prueba de imagen como la colonoscopia para detectar la enfermedad.

Hemorroides

Las hemorroides, también denominadas almorranas, es una enfermedad caracterizada por la inflamación de las venas del ano y la parte inferior del recto. Sus causas son muy variadas, siendo un gran esfuerzo al evacuar una de las principales. Esta afección también es común en mujeres embarazadas debido al aumento de presión en las venas durante el periodo de gestación.

Se trata de una enfermedad muy común; se estima que el 75% de la población sufre hemorroides alguna vez en su vida. En algunas ocasiones no presentan ningún síntoma, aunque en ocasiones dan lugar a una gran sensación de malestar, así como picazón y sangrado.

Síndrome del intestino irritable

El síndrome del intestino irritable, también conocido por sus siglas SIII, es una enfermedad del aparato digestivo que causa dolor abdominal, así como determinadas variaciones en el intestino. Comienza generalmente en la adolescencia, siendo muchísimo más frecuente entre mujeres.

Una de las principales causas de esta afección es el estrés. Hay que tener en cuenta que el intestino y el cerebro están conectados mediante señales tanto hormonales como nerviosas; así, el estrés puede provocar que los intestinos se vuelvan más sensibles.

Consejos para cuidar el sistema digestivo

Consejos para cuidar el sistema digestivo

Cuidar el sistema digestivo es esencial ya que cumple un papel muy importante en el buen funcionamiento del organismo. A continuación señalamos una serie de consejos y tips para cuidarlo.

  • Alimentación: una alimentación adecuada es lo más importante para cuidar el aparato digestivo. El aceite de oliva es uno de los mejores alimentos para su salud ya que reduce de forma notable la acidez de estómago y, además, tiene un gran efecto laxante. Por supuesto, es esencial seguir una dieta rica en fibra para evitar enfermedades tales como el estreñimiento. Y, por último, las frutas y verduras son fundamentales porque tienen propiedades antioxidantes y, además, aportan una gran cantidad de agua y nutrientes.
  • Alimentos grasos: es importante evitar en la medida de lo posible el consumo de alimentos grasos: carnes grasas, embutidos, nata, quesos curados… A la hora de cocinar, mejor con aceites vegetales.
  • Comidas abundantes: también es muy recomendable evitar las comidas abundantes. Lo ideal es hacer cinco comidas al día; desayuno, almuerco, comida, merienda y cena.
  • Gases: hay que controlar los gases. Para ello es importante masticar los alimentos despacio y tragarlos con cuidado.
  • Ejercicio físico: y, por último, la actividad física también resulta de suma importancia para favorecer la salud del aparato digestivo. Actividades como caminar favorecen la movilidad de los diferentes órganos, ayudando así a la digestión y eliminación de los alimentos.
Aparato digestivo
5 (100%) 3 votos


Te podría interesar

Publicidad