Sistema nervioso periférico

Te explicamos las características del sistema nervioso periférico, sus distintas partes y las funciones de cada una de ellas.

El sistema nervioso periférico (SNP) es de gran interés en la comprensión de cómo está formado el ser humano. Esta parte del sistema nervioso está compuesta por un conjunto de ganglios y nervios, siendo los encargados de las funciones sensoriales y motoras. Estos nervios son llamados periféricos debido a que son los que están fuera del sistema nervioso central (SNC).

La información del SNP es transmitida, a través de nervios ramificados, por el cerebro y la médula espinal hacia todas las demás partes del cuerpo humano.

El sistema nervioso periférico está constituido pos los nervios craneales y los nervios espinales. Los craneales (12 pares de nervios craneales) son los que están relacionados con la inervación de la cabeza, mientras que los espinales (31 pares de nervios espinales) son los que parten de la médula espinal e inervan todo el cuerpo. Tanto los nervios craneales como los espinales se componen de prolongaciones nerviosas, encargadas de producir impulsos nerviosos motores.

Como podremos ver a continuación el sistema nervioso periférico cuenta con sus propias características, siendo diferentes a las del sistema nervioso central , y las del sistema nervioso vegetal.

Las funciones del sistema nervioso periférico

El SNP es el encargado en nuestro organismo de enviar la información adecuada a nuestro cerebro, para que éste codifique las señales y responda ante lo que sucede en nuestro entorno. El cerebro es, por lo tanto, el responsable de tomar la decisión final sobre los mensajes que está recibiendo, acerca de cómo intervenir con nuestros músculos y órganos.

La principal función del SNP, como se ha podido entender, es la de conectar al SNC con nuestra piel, musculatura, extremidades y órganos. Todo lo que forma parte de nuestra periferia. Gracias a esto podemos reaccionar rápidamente ante los estímulos presentes de nuestro entorno. Mediante la información que le envía el SNP al SNC en cuestión de milisegundos.

Se entiende así que las neuronas presentes en el sistema nervioso periférico no son tan complejas con las del sistema nervioso central. Debido a que las decisiones que toman se basan en la transmisión de información, mientras que las del SNC son las que codifican la información, toman decisiones y realizan la función sensorial y motora; la cual nos permite caminar, captar información, ver imágenes, montar en bicicleta e interactuar con las personas.

Anatomía del sistema nervioso periférico

Partes del sistema nervioso periférico

Especificando en cómo se compone su autonomía, comprobamos todas las asociaciones con las que cuenta el SNP. Debido a que recorre todo nuestro cuerpo contiene una gran cantidad de nervios periféricos que están en relación con los demás sistemas nerviosos, como veremos a continuación.

Sistema nervioso autónomo (SNA)

Esta parte del SNP es la encargada de las funciones corporales que son involuntarias. Son funciones de vital importancia como: la respiración, digestión, flujo sanguíneo y los latidos cardíacos. Se trata de los aspectos básicos que no están bajo nuestro control voluntario. Además estos procesos ocurren sin tener conciencia de ellos, ya queno hace falta pensar ni decidir qué hacer.

El sistema nervioso autónomo está dividido por el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático:

Sistema nervioso simpático

Este sistema es el que nos impulsa a la lucha o huida. Es el encargado de movilizarnos y prepararnos para responder ante una situación de peligro. Se dispara ante amenazas que pueden suponer un peligro para nuestra supervivencia.

Se manifiesta corporalmente, ya que hay asociada una sobreactivación corporal. Se puede comprobar que hay una activación de este sistema que nos prepara para la alerta; cuando se dilatan nuestras pupilas, aumenta la sudoración, la frecuencia cardíaca y respiratoria. Según la percepción que tengamos acerca de nuestros recursos nos quedaremos para afrontar el peligro o saldremos huyendo.

El sistema nervioso parasimpático

Este sistema al contrario que el simpático, nos ayuda a conservar la energía y los recursos físicos con los que contamos. Es el encargado de mantener las funciones normales corporales, tales como la frecuencia cardíaca, la presión arterial o la digestión. Tras una situación de alerta, este sistema es el que nos regula para volver a la calma. Al activarse el sistema parasimpático nuestra musculatura se relaja, llevándonos al bienestar y el reposo.

Sistema nervioso somático

Es otra parte del sistema nervioso periférico, responsable de la información motora y sensorial, conduciéndola hacia el sistema nervioso central. Por lo tanto se encarga como hemos visto de la información sensorial y los movimientos voluntarios de nuestro cuerpo, tras una evaluación previa de nuestro cerebro.

El sistema somático se compone está compuesto por los nervios de los receptores sensoriales de nuestro cuerpo. Para este trabajo cuenta con diferentes tipos de neuronas:

Neuronas motoras o eferentes

Estas neuronas son las que envían la información sensorial al sistema nervioso central. Recogen la información y la dirigen a través de la médula espinal al cerebro.

Neuronas sensoriales o aferentes

Estas neuronas hacen el proceso contrario, emergen del sistema nervioso central dirigiéndose hacia las fibras musculares de todo nuestro cuerpo. . A través de estas neuronas, ofrecemos respuestas más rápidas ante los estímulos de nuestro entorno.

Nervios del sistema nervioso periférico

En realidad, los nervios que están asociados con el SNP son axones que contienen las células neuronales. Por un lado nos encontramos con los nervios o pares craneales que son homólogos a los nervios espinales a nivel de tronco.

Nervios craneales

Entre los nervios o pares craneales encontramos los siguientes:

  • Par I. Olfatorio: discriminación de olores y sabores.
  • Par II. Óptico: encargado de la representación visual en nuestros hemisferios.
  • Par III. Motor ocular común: es el que inerva la gran mayoría de los músculos del ojo. Encargado de la inervación vegetativa de la contracción pupilar. La lesión de este nervio produce Ptosis, que es la caída del párpado, y midriasis, que es la dilatación pupilar.
  • Par IV. Troclear o patético: encargado de inervar el músculo oblicuo superior del ojo. Su lesión produce diplopía, lo que supone una visión doble.
  • Par VI. Motor ocular externo: es el que inerva el músculo recto externo. Lo s movimientos que se hacen afuera del ojo.
  • Par VII. Facial: regula los movimientos de la expresión facial. Posee también la sensación del gusto en 2/3 anteriores de la lengua. Su lesión produce la parálisis de Bell, que es la parálisis propia de un lado de la cara.
  • Para VIII. Vestibulococlear: es en el que recae la responsabilidad del equilibrio y la orientación espacial, así como la función auditiva.
  • Par IX. Glosofaringeo: es donde se produce la sensibilidad de la lengua en el tercio posterior. Está implicado en las glándulas parótidas y la presión arterial.
  • Par X. Vago o neumogástrico: representa la piel, oreja, laringe, faringe, esófago, tráquea, vísceras torácicas y abdominales.
  • Par XI. Accesorio o espinal: inerva el músculo trapecio y el esternocleidomastoideo. Una lesión de este nervio en el lado derecho debilita el giro a la izquierda.
  • Par XII. Hipogloso: encargado de inervar los músculos de la lengua, hacerla convexa y sacarla. Interviene en la deglución y el habla.

Nervios espinales

En el cuerpo humano existen hasta 31 pares de nervios espinales. En cada segmento de la médula surge un nervio espinal. Se nombran en relación a la zona de donde emergen.

  • Nervios cervicales (C1-C8): son 8 nervios que comienzan por la vertebra Atlas, y aunque hay 8 nervios las vertebras cervicales son 7.
  • Nervios torácicos (T1-T12): son 12 los que salen de la parte torácica de nuestra columna que le siguen a los cervicales.
  • Nervios lumbares (L1-L5): son 5 nervios que emergen de la zona lumbar de nuestra columna, en la parte inferior de nuestra espalda.
  • Nervios sacros (S1-S5): también son 5 nervios que se sitúan en la base de la columna vertebral.
  • Nervio coccígeo: se encuentra en el Cóccix o hueso coccígeo.

Así es como quedan representados de forma estructural los 31 pares de los nervios espinales. Cada uno de estos nervios va unido a la médula espinal mediante dos raíces: la raíz motora ventral (impulsos eferentes) y la raíz sensorial dorsal (impulsos aferentes) Las de la raíz sensorial llevan los impulsos a médula espinal, generándonos sensaciones como el dolor, la temperatura, el sentido táctil, superficie del cuerpo, articulaciones, etc.

Desde el nervio motor o espinal, también conocidos como nervios raquídeos,  son los encargados de proporcionar una inervación motora y sensorial al todo el cuerpo, en relación a su periferia.

Enfermedades relacionadas con el sistema nervioso periférico

Enfermedades relacionadas con el sistema nervioso periférico

Hay ciertas enfermedades que están estrechamente relacionadas con alguna anomalía de las estructuras del sistema nervioso periférico.  Concretamente, hay hasta más de 100 tipos de trastornos o enfermedades que están asociadas a los nervios periféricos. Podemos encontrarnos con algunos que surgen como consecuencia de otras enfermedades, como los problemas neurológicos presentes en los diabéticos. Otros tras una infección viral , como el síndrome de Guillain-Barre, etc.

Veremos a continuación algunas de las enfermedades más frecuentes que afectan a los nervios del sistema nervioso periférico y sus características:

Compresión del nervio cubital

Este nervio es el que se encuentra a lo largo de todo el brazo. Al ser un nervio que queda bastante expuesto en la superficie, ejerciendo una presión muy prolongada en él, puede causarle un daño significativo. Los síntomas de un daño en este nervio suponen: hormigueo, pérdida de sensibilidad en la mano, entumecimiento del brazo y de la mano, entre otros síntomas asociados.

Neuropatía

Se caracteriza sobre todo porque uno o más nervios del sistema nervioso periférico se ven afectados, con graves implicaciones.

Neuropatía diabética

Es algo común en las personas que padecen de diabetes. Los nervios también son susceptibles del alto contenido de azúcar en sangre, y pueden resultar dañados. Entre los síntomas más frecuentes se pueden destacar los siguientes: parálisis facial, cambios en la visión, pérdida de la sensación de calor y frio, debilidad muscular, entumecimiento, entre otros muchos.

Síndrome del túnel del carpo

Se trata de un síndrome que afecta a los nervios que inervan a la mano, al resultar dañados hay una pérdida de sensibilidad tanto en los dedos como en la palma de la mano.

Síndrome de Isaac

Esta enfermedad que puede aparecer entre los 15 y 60 años de edad, es un trastorno neuromuscular. Está causado por la hiperexcitabilidad y una activación continuada de los axones de los nervios periféricos que se encuentran en los nervios musculares, cuya función es la de activar las fibras musculares. Entre los síntomas se encuentra la rigidez muscular progresiva, dolor y debilidad muscular. E incluso la respiración y el habla también pueden estar afectados, si están involucrados los músculos laríngeos y faríngeos

Es destacable el hecho de que algunas personas nacen ya con trastornos en los nervios periféricos. Los síntomas aunque comienzan de forma gradual con el tiempo acaban empeorando. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran: dolor y debilidad muscular, sensibilidad al tacto, ardores, hormigueos y entumecimiento,.

El tratamiento para este tipo de síntomas es el de mitigar el dolor y controlar en la medida de lo posible los síntomas para que no supongan una gran limitación para quien los padece.

En definitiva, tal y como hemos destacado sobre el sistema nervioso periférico. Hay que tener presente que está formado por una ramificación de las fibras nerviosas que salen de médula espinal, y se extienden a cualquier parte de nuestro cuerpo: cuello, torso, piernas, órganos internos, brazos y músculos esqueléticos.

A través de su estudio es posible entender cómo funciona una parte fundamental de nuestro organismo y nuestro cuerpo. Como sabemos, el cerebro envía mensajes tanto a médula espinal como a los nervios del sistema nervioso periférico, lo que da lugar al movimiento de la musculatura, e incluso que los órganos internos puedan realizar su función. Aunque como hemos visto estén controlados por el sistema nervioso autónomo. De esta forma entendemos cómo participan los diferentes sistemas nerviosos entre sí, dando lugar a la maquinaria que todos conocemos como cuerpo humano.

Sistema nervioso periférico
5 (100%) 3 votos


Te podría interesar

Publicidad