Seres humanos y construcción de la identidad

En la década del ´60 Mc. Luhan habla de que el mundo se convierte en una aldea global. Si bien de alguna manera ésto es así, sobre todo por el influjo de los medios masivos de difusión, ésto es paradójico puesto que  por un lado estamos globalizados, masificados a nivel mundial, y por otro lado ignoramos al que tenemos al lado.

El ser humano es el único animal de la escala zoológica que no puede sobrevivir por sí mismo al nacer,  lo que condiciona su inserción social porque viene  a configurarse como un potencial biológico que sin un ambiente no llega a desarrollarse. Ya lo decía Aristóteles, sin sociedad no hay hombres, sino algo menos: un monstruo, o algo más: un Dios.

La individuación conduciría a la construcción del sí mismo, tal como la socialización al ser social, siempre en un continuo proceso de reciprocidad, es decir, el tema es como se van desarrollando los vínculos, y justamente que es lo que va pasando en este proceso de desarrollo, donde partimos de la dependencia absoluta hacia la independencia. Porque en definitiva, nunca somos totalmente independientes. Van variando las formas de dependencia y de independencia, pero siempre estamos en un contexto social que nos condiciona.

Todos los individuos reclaman identidades particulares dados sus roles en la sociedad, los grupos a los que pertenecen y las características que describen a sí mismos. Lo importante, es que como sujeto se reconozcan en una historia y los demás los conozcan en esa historia, ésto es la identidad precisamente, la continuidad de mí mismo a lo largo del tiempo. O sea que, de alguna manera el proceso de individualización lleva a la construcción de la identidad. El proceso de socialización está directamente vinculado a la ideología. La adquisición de la identidad implica que uno se reconozca a sí mismo en el tiempo. Y parafraseando a Bruner, J., somos lo que podemos narrar de nosotros mismos y lo que el otro puede decir que somos.

Identidad social

Identidad social

La teoría de la identidad es una teoría psicológica que intenta comprender las identidades, sus fuentes en la interacción y la sociedad, sus procesos de operación y sus consecuencias para la interacción y la sociedad.

Publicidad

El psicólogo social Henri Tajfel (1979) en su teoría de la identidad social, propuso que los grupos (clase social, familia,  ​​etc) a los que pertenecían las personas eran una fuente importante de autoestima. Los grupos nos dan un sentido de identidad social: un sentido de pertenencia al mundo social.

También te puede interesar:  Depresión

Cuando el sujeto se identifica con un grupo comienza a cambiar su propia manera de actuar, vestir, hablar e incluso pensar, para comenzar a hacerlo como los otros miembros del grupo. Como consecuencia de su identificación con ese grupo, desarrollará una significación emocional para esa identificación, y su autoestima dependerá de ello.

La teoría de la identidad social establece que el grupo interno discriminará al grupo externo para mejorar su autoimagen. La hipótesis central de la teoría de la identidad social es que los miembros del grupo dentro de un grupo buscarán encontrar aspectos negativos de un grupo externo, mejorando así su autoimagen. Esto ocurre a nivel grupal y a nivel individual, pues el sujeto siempre intentará aumentar y mejorar la imagen de su grupo, para así aumentar su propia autoimagen.

Tajfel propone que los estereotipos de grupos y categorías se basan en un proceso cognitivo normal: la tendencia a agrupar cosas. Este es un proceso que inicia en la fase anal del desarrollo afectivo-sexual (de 18 meses a 3 años). Al agrupar usualmente tendemos a exagerar: las diferencias entre grupos y las similitudes de cosas en el mismo grupo.

Consideramos que el grupo al que pertenecemos es diferente de los demás y que los miembros del mismo grupo son más similares de lo que lo son realmente. Esto es a lo que Tajfel llamó categorización. La categorización social es una explicación para las actitudes de prejuicio, es decir, la mentalidad “ellos” y “nosotros”, que lleva a que los grupos se dividan en  internos y externos y no un grupo total. Tendemos a categorizar a los individuos en distintas categorías que nos ayudan a comprender cosas sobre nosotros mismos, y los demás y, podemos definir un comportamiento apropiado de acuerdo a los grupos a los que pertenecemos nosotros y los demás sujetos. En el área de la salud mental tendemos a categorizar a los pacientes de acuerdo a su afección mental o a su grado de neurosis.

La teoría de la identidad social no es algo extraño o artificial que se adhiere a la persona, es una parte real, verdadera y vital que hace a la persona.

Seres humanos y construcción de la identidad
Valore este artículo


Te podría interesar