Tipos de familia

La familia es una unidad básica de estudio en muchas disciplinas médicas, en psicología y en el área de las ciencias sociales. Las definiciones de familia han ido variando de un país a otro y también dentro de un mismo país. Por estas variaciones se ha propuesto un esquema con una re-definición de la familia.  El esquema propuesto fue creado con el fin de ser útil en varios países y culturas, para clasificar ampliamente la estructura familiar. Los escenarios únicos de culturas particulares se pueden tener en cuenta definiendo subtipos de región o cultura específicos de los tipos generales de estructura familiar.

¿Qué es la familia?

La familia es la base de la sociedad. Es donde un individuo crece, es nutrido y se le dan las herramientas para salir al mundo; herramientas que en un futuro le ayudaran  a ser independiente, capaz y saludable.

La antigua definición de familia, brindada en la década de 1950,  proponía a un hombre y una mujer que estaban casados ​y con dos descendientes (nena y varón) que tenían juntos. Un abuelo también podría vivir y formar parte de la familia, pero no era considerado parte del grupo básico familiar -aunque esa práctica se extinguió hace mucho tiempo-.

La nueva re-definición de familia es algo abierta e inclusiva. Una familia puede estar constituida por varios miembro, como dos padres de cualquier género, se encuentren o no casados.  Hoy en día el casamiento, en algunas culturas, pasa al segundo plano y ya no es necesario estar casado para constituir una familia. Sin embargo algunas culturas aún siguen con la idea antigua de la familia, donde el matrimonio es un condicionante para formar una familia.

Hoy en día, algunas personas incluso forman una familia con más de tres padres. Los niños pueden haber nacido de uno de los padres, ambos padres o pueden ser adoptados.

Publicidad

Desde el nacimiento hasta la adolescencia aproximadamente, la familia será la encargada de brindar protección, cubrir las necesidades básicas e inculcar valores a sus integrantes. Cuando las familias se derrumban y dejan de brindar esa protección y nutrición saludable que un individuo necesita, los efectos no solo afectan directamente en la vida del sujeto, sino también en su entorno.

La importancia de la familia en el desarrollo

La familia ocupa un pilar fundamental para que exista un desarrollo saludable y es sumamente importante para el crecimiento evolutivo, emocional y cognitivo de un niño.

Desde que nace el bebé comienza a explorar el mundo nuevo que lo rodea; un mundo lleno de estímulos, con ruidos fuertes, con olores, lleno de colores y de personas nuevas que pasaran a formar parte de su entorno. Desde el momento en que nace, la madre -u otro cuidador- estará ahí protegiéndolo, alimentándolo y brindándole el amor que necesita. A medida que el tiempo transcurre el bebé va a ir logrando ser más independiente; se dará cuenta que la madre y él no son una sola persona, sino que son dos seres separados. Para que el bebé logre avanzar en su desarrollo cognitivo y en su capacidad de independencia, debe darse una crianza saludable; aquí es donde interfieren -además de la madre- los demás miembros de la familia, quienes le demostrarán al bebé o al niño que existen otras personas, además de su progenitora, que podrán protegerlos y cuidarlos.

Una familia saludable, cuidará del bienestar de sus integrantes (sobre todo de los más pequeños), protegerán su dignidad y se asegurarán de brindarle las herramientas necesarias para que puedan salir a flote en un mundo lleno de imprevistos.

Los valores y la enseñanza otorgados por la familia son dos factores importantes en la formación del carácter de un individuo. El carácter es creado en base a las experiencias aprendidas y vividas dentro de las relaciones familiares tempranas.

La familia es la “primera escuela” donde se enseña cómo hacerle frente al mundo físico. Los valores y creencias que transmiten los miembros de una familia permanecerán allí, guiando al sujeto por el resto de su vida y, garantizándole crecimiento y supervivencia dentro de la sociedad.

Tipos de familia

Hoy en día podemos notar que existen varios tipos de estructuras familiares, que no solo se basan en la típica familia nuclear -padre, madre e hijos-. Existen diversos tipos de familias que son igual de válidas que la familia nuclear. Por ejemplo, una familia monoparental, que también puede vivir en una familia grande, extendida.

A continuación pasaremos a detallar los diferentes tipos de familia que persisten y algunas otras que están tomando mayor valor e incidencia en las últimas décadas.

Familia nuclear o tradicional

La familia nuclear es el tipo tradicional de estructura familiar. Este tipo de familia está compuesta por dos padres y sus hijos. La familia nuclear fue considerada durante mucho tiempo en la estima por la sociedad como el ideal para criar a los niños.

Los niños de familias nucleares reciben la fortaleza y la estabilidad de la estructura de dos padres y generalmente tienen más oportunidades debido a la facilidad financiera de dos adultos.

También te puede interesar:  ¿Cómo superar la tristeza?

Este tipo de familia tiende a predominar más y persiste por más tiempo, debido a que los adolescentes demoran más en independizarse y siguen viviendo con sus padres hasta aproximadamente los 25 años y en algunos casos hasta la adultez.

Familia monoparental

La familia monoparental es compuesta por uno de los padres, el cual se ocupa de la crianza de uno o más hijos por su cuenta. Frecuentemente se ven las familias monoparentales formadas por una madre con sus hijos, aunque en ocasiones se pueden ver padres solteros también. La familia monoparental es uno de los grandes cambios que se han visto en las estructuras familiares.

Estas familias son generalmente estrechas y presentan más apego del hijo con su padre/madre.

Cuando sólo uno de los padres cuida de los niños, puede ser una dificultad encontrar cuidado de los niños, y por más que algunas familias monoparentales tienen la ayuda de amigos o familiares, el ser un solo padre a cargo limita las oportunidades de ingresos y esto en ocasiones conlleva a una inestabilidad familiar.

En algunos casos debido a la ausencia del otro progenitor, los niños presentan ciertos tipo de problemas psicológicos, aunque igualmente en muchas familias monoparentales se desarrolla un modelo del progenitor ausente (padre o madre) por parte de otro familiar o persona cercana querida.

Familia extendida

Familia extendida

La estructura de la familia extendida consiste en dos o más adultos que se relacionan, por sangre o matrimonio y que viven en la misma casa.

Esta familia incluye muchos parientes que viven juntos y trabajan hacia objetivos comunes, tales como crianza de los hijos y mantenerse al día con las tareas del hogar; por ejemplo: dos hermanas que mientras una de ellas trabaja la otra cuida de sus hijos y sobrinos o viceversa.

Muchas familias extendidas incluyen primos, tíos y abuelos que viven juntos. Este tipo de estructura familiar puede formarse debido a las dificultades económicas o porque los familiares de mayor edad son incapaces de cuidar de sí mismos solos.

Familia sin hijos

Mientras que la mayoría de la gente piensa en la familia como en un medio para criar a los niños, hay parejas que no pueden o eligen no tener hijos. La familia sin hijos es a veces la “familia olvidada”, que ya que no cumple con las normas establecidas por la sociedad tradicional.

Las familias sin hijos se componen de un marido y mujer los cuales conviven juntos. Muchas familias sin hijos asumen la responsabilidad de tener una mascota o tienen un amplio contacto con sus sobrinos como un sustituto para tener sus propios hijos.

Segunda familia o familia ensamblada

Más de la mitad de los matrimonios terminan en divorcio, y muchas de estas personas optan por volver a casarse. Esto da paso a la formación de una segunda familia, que consiste en dos familias separadas que se funden en una unidad nueva.

Consiste en un nuevo marido y mujer y sus hijos de matrimonios o relaciones anteriores, a veces sumados a los nuevos hijos entre ambos.

Estas familias reconstituidas son casi tan comunes como la familia nuclear, a pesar de que tienden a tener más problemas, como los períodos de ajuste y los problemas de disciplina entre los hijos de cada una de las parejas.

En las familias ensambladas es muy importante que aprendan a trabajar juntos y también trabajar con sus ex parejas para asegurar que estas unidades familiares persistan sin problemas.

Abuelos acogedores

Estas familias están compuestas por abuelos y nietos. Muchos abuelos están criando a sus nietos por una variedad de razones. Uno de cada catorce niños es criado por sus abuelos, y los padres no están presentes en la vida del niño. Esto podría ser debido a la muerte de los padres, abandono de los mismos o ser padres no aptos para la crianza de sus hijos.

Muchos de los abuelos que se hacen cargo de sus nietos tienen que volver a trabajar o buscar fuentes adicionales de ingresos para ayudar su crianza.

Familia homoparental

Las familias homoparentales están compuestas por una pareja de hombres o de mujeres, los cuales se convierten en padres/madres de uno o más niños. La forma en la que estas parejas logran convertirse en padres puede ser: mediante adopción o también mediante la inseminación artificial en caso de ser mujeres.

Las familias homoparentales también pueden ser diversas: No sólo dos mamás o dos papás con hijos, ya que puede surgir una familia homoparental donde uno de los dos que componen la pareja tengan ya hijos de relaciones anteriores a su cargo.

Conclusiones

No existe una respuesta correcta o incorrecta acerca de cuál es el mejor tipo de estructura familiar, pues se pueden encontrar una variedad de estructuras válidas para definir a una familia.

Una familia llena de amor, con padres o cuidadores comprometidos e involucrados en la enseñanza de los demás integrantes, que se apoyan mutuamente, será una familia unida y consolidada y, tenderá a tener éxito y prosperar por sobre todas las cosas.

Leer también: ¿Familia en crisis?

Tipos de familia
5 (100%) 2 votos


Te podría interesar