Estrategias de aprendizaje

Todos sobre los distintos tipos de estrategias de aprendizaje que existen. Veremos su historia, en qué consisten y algunos ejemplos prácticos en psicología.

Una de las capacidades más características y extraordinarias del ser humano es su capacidad para el aprendizaje, para enfrentarse a nuevos retos e ir aprovechando su experiencia; con la que ir avanzando y adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades. Las estrategias de aprendizaje son múltiples y tienen un gran sentido para nuestra evolución en todos los ámbitos en los que nos desenvolvemos. En este texto haremos un repaso sobre las mejores estrategias de aprendizaje.

El aprendizaje está fuertemente arraigado al ámbito de la educación. Es en la escuela donde incrementamos nuestros conocimientos en diversas materias, y desde que somos infantes estamos aprendiendo de todo lo que nos rodea. Gracias a la curiosidad, la inquietud y el principal motor del aprendizaje, la motivación; estamos en un constante contexto de aprendizaje.

Cuando aprendemos, lo deseable es hacerlo de una forma eficaz, intentando asimilar lo que hemos adquirido, para posteriormente incluso poder darle un provecho, si se da el caso. La inteligencia también está relacionada con nuestra capacidad de aprender, sin embargo, algo que depende totalmente de nosotros y con lo que podemos ir mejorando nuestra adquisición de conocimientos, son las estrategias de aprendizaje que empleamos. A través de diversos procesos adquirimos las habilidades necesarias para que nuestro aprendizaje sea lo más efectivo, consistente y significativo posible.

¿Qué son las estrategias de aprendizaje?

De forma consciente empleamos un conjunto de recursos, habilidades, actividades y tácticas para conseguir llegar a unas metas que nos hemos propuesto. Pensamos y elaboramos un plan para poder conseguirlo, y a lo largo de todo este proceso tienen una especial relevancia la estrategias de aprendizaje que ponemos en marcha.

Existe una confusión habitual entre lo que son las técnicas y lo que representa la estrategia de aprendizaje.

  • Las técnicas podríamos decir que son algo más concreto, en relación a un recurso que la persona utiliza para aprender. Como por ejemplo, son técnicas de aprendizaje la elaboración de resúmenes o esquemas, el subrayado de textos y la repetición del contenido que se quiere memorizar.
  • La estrategia de aprendizaje es algo más global, y van incluidas las técnicas de aprendizaje, ya que son un recurso importante y necesario para que las estrategias sean lo más efectivas posibles. Por lo tanto, es imprescindible conocer y dominar las técnicas. El fundamento básico de las estrategias de aprendizaje, es que sirven para guiar y ayudar a la persona a buscar la forma más efectiva para aprender.

El concepto de aprendizaje, por sí mismo, puede tener varias acepciones. Diversos autores han aportado ideas sobre lo que significa aprender y el sentido que tiene en nuestras vidas. Estas son algunas de las definiciones más notorias:

  • Díaz Bordenave (1986) llama aprendizaje a: “la modificación relativamente permanente en la disposición o en la capacidad del hombre, ocurrida como resultado de su actividad y que no puede atribuirse simplemente al proceso de crecimiento y maduración o a causas tales como enfermedad o mutaciones genéticas”.
  • Beltrán (1990) define el aprendizaje como: “un cambio más o menos permanente de la conducta que se produce como resultado de la práctica”.
  • Domjan (2007) ve el aprendizaje como: “un cambio duradero en los mecanismos de conducta que implica estímulos y/o respuestas específicas y que es resultado de la experiencia previa con esos estímulos y respuestas o con otros similares”.
  • Gómez Salgado (2017) considera aprendizaje “al proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, valores y actitudes, como resultado del estudio, la instrucción, la observación o la experiencia”.

Como se puede observar hay factores comunes con respecto a lo que representa el aprendizaje. Pilares fundamentales como son la práctica, la experiencia, capacidad, etc. En definitiva, cuando hablamos sobre estrategias de aprendizaje nos estamos refiriendo a los procesos por los cuales el aprendiz está eligiendo, pensando y observando los procedimientos por los que se va a decantar para conseguir un fin. En ese proceso y elaboración para obtener conocimientos es donde se emplean las estrategias de aprendizaje.

Para que las estrategias de aprendizaje funcionen se requiere de la aplicación de las técnicas que están previamente dirigidas hacia una meta u objetivo.

Tipos de estrategias de aprendizaje

Tipos de estrategias de aprendizaje

Entre los diferentes tipos de clasificaciones que existen en la actualidad sobre las estrategias de aprendizaje, vamos a referirnos a los más importantes y destacables relacionados con el ámbito de la educación.

Estrategias de elaboración

Este tipo de estrategia de aprendizaje consiste en establecer una relación entre lo que se va aprender y lo que ya hemos asimilado y nos resulta familiar. Se utilizan técnicas que permiten la comprensión gracias a la elaboración de resúmenes, ajustando el contenido nuevo a nuestras palabras, y lo que hemos entendido. Y también cómo se relaciona esa información con algún aspecto de nuestra experiencia, para consolidarlo mejor en nuestra memoria. Escribir ese contenido siempre es una buena estrategia para hacer una mejor asimilación de lo que hay que aprender. Por eso es muy común ver cómo los profesores ofrecen recursos a los estudiantes para que realicen esquemas, tomen notas, hagan resúmenes y ofrezcan respuestas a diversas preguntas. En este tipo de estrategia que se establece como un nexo entre lo ya conocido y la nueva materia a aprender, es habitual hacer analogías y descripciones.

Estrategia de ensayo

Es una de las estrategias de aprendizaje más utilizadas por los estudiantes. Todos conocemos bien la utilización de la repetición y ensayo de contenidos que queremos aprender. Se trata de una repetición constante ya sea de forma escrita o hablada de los contenidos que deseamos que queden alojados en nuestra memoria.

Esta técnica tiene como objetivo recordar la lección o los conocimientos específicos que necesitamos reproducir. Se practica escribiendo, leyendo para uno mismo o en voz alta, tomando apuntes y copiando el material. Esta repetición que se hace de forma consciente facilita que los conocimientos se vayan grabando de forma gradual en nuestra mente.

También te puede interesar:  Los sueños

Estrategia de estructuración

Esta es una buena estrategia para organizar el contenido que se quiere asimilar. Resulta más sencillo crear anclajes y hacer relaciones entre los conceptos para una mayor comprensión. Resulta bastante efectiva, puesto que al hacer la estructura y organizar los conocimientos ya se está haciendo un trabajo de comprensión.

Se organizan los conceptos clave a modo de esquema o mapas mentales, de forma que nuestra memoria tenga acceso a lo que va asimilando y comprendiendo a través de una estructura básica. Este tipo de estrategia de aprendizaje permite que los conocimientos se asienten y permanezcan más tiempo en nuestra memoria.

Estrategia de apoyo

Es una estrategia efectiva para consolidar y potenciar otras técnicas de aprendizaje. Mejora las condiciones de otras estrategias, gracias a que les aporta recursos tan importantes como la motivación, la atención, concentración, etc. Mejorando las condiciones en las que el aprendizaje se produce. Todos ellos factores relevantes en el aprendizaje que sirven de ayuda para gestionar mejor el tiempo.

Estrategia de comprensión y asimilación

Tanto la comprensión como la asimilación son dos claves fundamentales para la adquisición de conocimientos y la consolidación de aprendizajes. Las estrategias que se basan en estos dos aspectos básicos gozan de una mayor posibilidad de éxito. Sirve además para que las técnicas empleadas cobre un mayor sentido. Esta estrategia conforma lo que se consideran las bases del estudio y el aprendizaje significativo.

Papel de la metacognición en las estrategias de aprendizaje

Metacognición

El concepto de metacognición, propuesto por Flavell, tiene su origen en la psicología cognitiva, y está estrechamente relacionado con los procesos y estrategias que empleamos para la adquisición de los aprendizajes.

Gracias a la metacognición utilizamos recursos imprescindibles para el aprendizaje como son la planificación y la supervisión. Estas estrategias cognitivas nos permiten realizar un control sobre la comprensión que hemos hecho con respecto a los nuevos conocimientos. Pudiendo supervisar así lo aprendido.

De tal modo, que esta estrategia basada en la reflexión y el planteamiento de los conocimientos adquiridos, es especialmente significativa para consolidar las nueva experiencias. Tiene como podemos ver una doble funcionalidad, por un lado la que tiene que ver con la adquisición del conocimiento, y por otro lado la del control.

Implica que se tenga conocimiento y conciencia sobre las habilidades y procesos que han estado implicados en las estrategias de aprendizaje. La metacognición, sirve por lo tanto, para que estos recursos sean evaluados de una forma más eficaz por el aprendiz, para acondicionarlos y adaptarlos a las propias necesidades. Las estrategias metacognitivas se han desarrollado, según Beltrán, en los siguientes campos relacionados con el aprendizaje.

  • Comprensión y asimilación (metacomprensión): se conocen las variables que intervienen en la adquisición de conocimientos, pudiendo hacer así un reajuste de lo aprendido.
  • Memoria (metamemoria): los conocimientos implicados sobre el control de la memoria, y las técnicas que mejor se adaptan a lo propia persona.
  • Atención (metaatención): el proceso atencional no se produce por sí solo de forma automática, es algo voluntario que se puede ver afectado tanto por la motivación, como por otros factores y estímulos internos (pensamientos distractores) y externos (ruidos y un ambiente poco adecuado).

No cabe duda de que la metacognición juega un papel imprescindible en el aprendizaje significativo. Ya que disponemos del control de lo que aprendemos, teniendo conciencia sobre cómo lo hacemos, cuándo lo hacemos y qué hacemos con los conocimientos que adquirimos. Somos conscientes de los objetivos que queremos conseguir, y de evaluar cada experiencia haciendo las adaptaciones y correcciones oportunas

En las estrategias de aprendizaje, debido a la metacognición, se utilizan procesos que tienen relación con la planificación antes de ejecutar la actividad a realizar; la reflexión de las metas y objetivos que se quieren alcanzar, y así es como se ponen en marcha las estrategias y recursos necesarios. Mientras que se produce la tarea y se ejecuta el proceso disponemos de la regulación que tiene como finalidad el control de lo que se hace con el conocimiento. Por último, se da paso a la evaluación que tiene como objetivo comprobar lo eficaz que ha sido la estrategia de aprendizaje por la que hemos optado.

Diferencia entre estrategias de aprendizaje y habilidades de aprendizaje

Hay autores como el psicólogo estadoudinense Robert Gagné, que hacen una distinción clara entre habilidades y estrategias de aprendizaje. Según este autor las habilidades nos hacen competentes para que interaccionemos con nuestro medio, a través de las representaciones simbólicas. Distingue hasta cuatro tipos de habilidades intelectuales: conceptos, reglas, reglas de orden superior y discriminaciones, todas ellas jerarquizadas de más a menos complejidad.

Mientras que las estrategias cognitivas representan las capacidades de las que hace uso el estudiante, controlando y gobernando los procesos que están implicados en su aprendizaje. Un ejemplo caro, es cuando subrayamos la información más relevante para acotar el conocimiento más sustancial. Sin embargo, las habilidades tienen la utilidad de ejecutar eficazmente diversas tareas.

Las habilidades son imprescindibles en el proceso de aprendizaje, y fundamentales para entender en qué consiste la inteligencia. Es una demostración de las capacidades adquiridas, para ponerlas a disposición de las circunstancias, como cuando se está estudiando. No obstante, las estrategias tienen la función de desarrollar y potenciar las habilidades.

En conclusión, podemos decir que las estrategias de aprendizaje engloban conceptos fundamentales como son las técnicas, las habilidades y la metacognición. En la estrategia para aprender nos servimos de todos los recursos necesarios para elaborar un planteamiento que nos lleve a la finalidad y los objetivos que nos hemos propuesto. El aprendizaje es significativo cuando se asimila, se comprende y sirve como apoyo para facilitar otros aprendizajes nuevos. Esta es sin lugar a dudas, la mejor base para aprender a aprender, reutilizando el aprendizaje previo para consolidar nuevos esquemas mentales. Todo este proceso es consciente y voluntario, en el cual intervienen factores también fundamentales como son la motivación, la atención y la concentración.

Estrategias de aprendizaje
5 (100%) 2 votos


Te podría interesar

Publicidad