¿De quién nos enamoramos cuando nos enamoramos? Tipos de elección de objeto en psicoanálisis

El amor es una de las emociones humanas más importantes. Esta emoción, al igual que la ira, son las emociones con mayor poder dominante en nuestra mente ,y usualmente se nos hace muy difícil contradecirla .

Algunos científicos han sugerido que el amor es un fenómeno cultural que surge en parte debido a presiones y expectativas sociales. Pero esto no es del todo cierto porque la naturaleza del amor parte de las emociones, y estas emociones luego tienden a amoldarse al contexto social del cual somos parte.

Tipos de elección de objeto según el psicoanálisis

El psicoanálisis toma a grandes rasgos al enamoramiento como un tipo especial de elección de objeto, como una elección de objeto de amor; entre los que separa dos grandes tipos de elección, a saber:

  1. Anaclítico: Cuando un objeto de amor es elegido porque provoca asociaciones con referencia a otro objeto primitivo del pasado, ordinariamente es el progenitor del sexo opuesto, aunque a veces es del mismo sexo, un hermano, una hermana o cualquier otra persona del entorno infantil.
  2. NarcisistaCuando un objeto es elegido porque representa ciertas características de la personalidad del mismo sujeto.

Tanto el tipo de elección de objeto de amor anaclítico como narcisista pueden efectuarse:

  • En forma positiva: el objeto de amor es elegido en forma similar al objeto del pasado o al yo de la persona misma.
  • En forma negativa: el objeto de amor es elegido porque representa lo contrario del objeto del pasado o del yo propio.
  • En forma ideal: el objeto de amor es elegido porque representa lo que no desearía que hubiera sido el objeto del pasado o el propio yo.

Características del objeto de elección

Caracteristicas del objeto de eleccion

¿Nos enamoramos de personas al azar o hay factores que influyen en nuestra elección? Claro que no nos enamoramos al azar, cada objeto de elección es seleccionado teniendo en cuenta ciertas características, las cuales detallaremos a continuación.

Deseo: El objeto de elección es seleccionado mediante un atributo de atracción general; este atributo está enfocado en la apariencia física de la persona. Dicha apariencia resulta atractiva cuando se considera deseable o difícil de alcanzar; también trae consigo rasgos de personalidad deseables.

Similitud: En este caso el objeto de elección es seleccionado de acuerdo a las coincidencias de personalidad, creencias y similitud en la manera de pensar. El individuo busca un par que se parezca a él mismo y comparta gustos y pensamientos.

Edad: Siempre hay una preferencia de edad en el objeto de elección. Algunos prefieren más grandes, otros menores que ellos y otros de su misa edad. Y si bien usualmente tendemos a decir que la edad no importa a la hora de enamorarse, estamos mintiendo, porque aunque no lo queramos aceptar la edad es un factor que interfiere significativamente en las relaciones.

Correspondencia: Hay amores correspondidos y no correspondidos, pero usualmente las personas tienden a inclinarse por el amor correspondido. Cuando sabemos que alguien esta interesado en nosotros, esto aumenta nuestro interés hacia la persona. Si bien puede existir un atractivo físico, el saber que nuestro deseo es recíproco nos hace sentirnos seguros de nuestra elección.

Sociedad: Una unión que sea aceptada según las normas sociales generales, así como la aceptación dentro del entorno social, puede contribuir a que las personas se enamoren. Por el contrario, si la unión no es aceptada por la sociedad porque no cumple las reglas que la misma impone, usualmente tiende a desvanecerse, aunque para muchas personas el hecho de no cumplir las reglas del sistema les genera tanta satisfacción que prefieren romper los esquemas y continuar con su amor fuera de reglas.

Aislamiento: El pasar mucho tiempo a solas con otra persona también puede contribuir al desarrollo del amor, el conocimiento y la pasión.

Incertidumbre: El misterio contribuye al enamoramiento, pues si una persona nos genera incertidumbre tendemos a mostrarnos interesados en la misma, y a querer despejar los misterios sobre lo que piensa o siente la persona en cuestión.

Elección de figura familiar: Muchas veces los sujetos buscan inconscientemente que sus parejas se parezcan a sus padres de género opuesto, por ejemplo: el padre en el caso de la mujer y la madre en el caso de hombre.  Elegir a una pareja similar a uno de sus padres, podría ser síntoma de un complejo de Edipo no resuelto.

¿De quién nos enamoramos cuando nos enamoramos? Tipos de elección de objeto en psicoanálisis
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad