Varicela en niños

La varicela es una enfermedad muy contagiosa que la mayoría de las veces aparece en la infancia; el 87% de los casos de varicela se dan en menores de 15 años. Está causada por un virus conocido como varicela-zóster y provoca pequeñas lesiones en forma de ampollas en la piel.

Síntomas de la varicela en niños

La varicela es casi con total seguridad una de las enfermedades más fáciles de reconocer en los más pequeños. Se caracteriza por la aparición de pequeños granitos de color rojo, los cuales son muy molestos para los niños porque causan una gran picazón.

Generalmente, estos granitos aparecen primero en la cabeza y en la espalda, y poco a poco se van propagando por todo el cuerpo. En algunos casos incluso pueden darse en zonas sensibles como la garganta o los genitales.

Los primeros granitos tienen un color rojizo y son de pequeño tamaño. A medida que la afección avanza se convierten en vesículas y finalmente se recubren de costra.

¿Cuándo acudir al médico?

Hay determinadas señales de alerta a las que hay que prestar especial atención. Es esencial acudir de urgencia al médico si los más pequeños rechazan líquidos, padecen síntomas propios de la deshidratación, tienen cefalea y/o presentan una sensación de somnolencia; también pueden presentar dificultad para respirar y la zona de los granitos puede tener un aspecto enrojecida e inflamado.

Varicela infantil

¿Cómo cuidar a los niños con varicela?

Hay una serie de tips muy sencillos que merece la pena tener en cuenta cuando los más pequeños tienen varicela.

  • Aislamiento: la varicela se caracteriza por ser una enfermedad muy contagiosa; se transmite por el aire y a través de los objetos infectados. Así, es muy importante mantener al niño aislado, sobre todo cuando los granos sean de color rojo que es cuando existe un mayor riesgo de contagio.
  • Baños: el baño es uno de los momentos favoritos de los niños cuando tienen varicela porque alivia de forma notable la picazón. Es esencial utilizar jabón neutro, sin ningún tipo de componente químico ni perfume.
  • Prendas: a la hora de vestir a los más pequeños, evitar las prendas ajustadas; mejor la ropa holgada y de materiales naturales como el algodón.
  • Uñas: hay que prestar especial atención a las uñas. Aunque no sea lo más aconsejable, al final es inevitable que los niños se rasquen los granos cuando tienen varicela. Pues bien, es importante que tengan las uñas costas para que no puedan hacerse herida al rascarse.
  • Fiebre: en el caso de que  la afección provoque fiebre, lo más indicado es administrar paracetamol. La aspirina no es recomendable porque puede provocar daños cerebrales agudos e incluso problemas en el hígado. Tampoco es una buena opción el ibuprofeno porque puede desencadenar otras complicaciones.
  • Sol: por supuesto, mientras los más pequeños tengan varicela hay que evitar que estén expuestos al sol ya que el riesgo de infección es alto. No obstante, sí es bueno que pasen tiempo al aire libre porque así las ampollas cicatrizan antes.

Remedios caseros para la varicela

Hay una serie de remedios con los que, a pesar de que la enfermedad no se cura, sí alivian el picor que sienten los más pequeños. Aquí van algunos de ellos.

Compresas de agua fría

Uno de los remedios caseros más sencillos y al mismo tiempo más efectivos ya que alivia de forma considerable la picazón que causan los granos de varicela. Basta con empapar compresas en agua fría y aplicarlas directamente sobre la piel. El alivio es prácticamente inmediato. Una vez el agua se temple, retirar y volver a repetir.

Bicarbonato de sodio

A la venta en prácticamente todos los supermercados, tiene un gran poder para aliviar la picazón. Simplemente hay que mezclar media cucharada de bicarbonato de sodio en un vaso de agua. Luego, con una esponja, aplica la mezcla sobre el cuerpo del niño y deja que se seque por sí sola.

Varicela en niños

Guisantes verdes

Los guisantes verdes también son una buena opción para tratar la picazón de la varicela. Añade una taza de guisantes verdes a un cazo con agua hirviendo y cocina a fuego suave durante cinco minutos. Retira y, una vez la preparación esté templada, aplícala con una esponja sobre las partes del cuerpo del niño afectadas por las erupciones.

Miel

La miel es uno de los remedios más populares para tratar la irritación de las erupciones en niños con varicela. Simplemente tienes que cubrir las zonas afectadas con miel natural; el niño notará muchísima menos picazón.

Aceite esencial de sándalo

Uno de los ingredientes naturales que mejor funcionan a la hora de aliviar la picazón de los granos en los más pequeños. Tiene grandes propiedades antivirales y antibacterianas, por lo que el aceite esencial de sándalo es estupendo para tratar la varicela, incluso si ésta provoca fiebre.

La aplicación es muy sencilla; basta con aplicar directamente el aceite sobre las zonas en las que el más pequeño tenga granos. Reduce de manera notable la inflamación y, además, protege al niño de cualquier tipo de infección provocada por rascarse los granos.

Sal

Aunque no es lo más frecuente, hay algunos niños que tienen granos de varicela en la zona de la boca, lo cual resulta muy incómodo. Pues bien, en estos casos es recomendable hacer gárgaras con sal.

Dentro de un vaso de agua tibia agrega una cucharadita de sal. Así, cada vez que sienta una sensación de picazón, sólo tiene que hacer unas gárgaras para limpiar la zona y aliviarla.

En la gran mayoría de los casos la varicela no es una enfermedad que revista gravedad, pero hay que prestar la máxima atención a los síntomas. En caso de que los niños presenten algún signo fuera de lo normal, es importante acudir al médico con urgencia.

Varicela en niños
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar

Publicidad