Sinusitis

Toda la información relativa a la sinusitis, la inflamación de los senos paranasales: causas, síntomas, tratamientoy posibles complicaciones. Además, aportamos una serie de remedios caseros para tratar la sinusitis aguda.

La sinusitis es una enfermedad relativamente común, tanto entre adultos como entre niños. Se denomina así a la inflamación de los senos paranasales, lo cual genera grandes molestias y dificultades para respirar.

¿Qué es la sinusitis?

Se conoce como sinusitis a la inflamación e infección de los senos paranasales, en la gran mayoría de los casos generada por hongos, virus o bacterias.

Es importante destacar que los senos paranasales son cavidades óseas que se encuentran en lo que se denomina macizo facial. Dichas cavidades están compuestas de aire y están comunicadas con las fosas nasales.

Tipos de sinusitis

En líneas generales, existen dos tipos de sinusitis. La principal diferencia entre ambas radica en el periodo de tiempo que duran los síntomas, aunque también se dan otras relativas a las causas y los tratamientos.

  • Aguda: dura como máximo ocho semanas. La gran mayoría de pacientes que sufren esta enfermedad se han infectado por una determinada bacteria.
  • Crónica: se conoce como tal al tipo de sinusitis cuyos síntomas son más graves y perduran durante más de tres meses. La causa principal son los hongos, los cuales son más difíciles de tratar que las bacterias y virus.

Causas de la sinusitis

Existen un amplio abanico de causas que pueden dar lugar a la sinusitis. En líneas generales, esta afección se da tras la obstrucción de las aperturas de los senos paranasales, de forma que se acumulan secreciones mucoides en los mismos. Así, se crea un ambiente ideal para la proliferación de hongos, bacterias y virus.

Publicidad

Las causas más habituales de la sinusitis son las siguientes.

  • Vegetaciones: en el caso de los niños, las vegetaciones pueden ser una de las causas más probables y frecuentes de esta afección.
  • Problemas anatómicos: tanto en niños como en adultos un problema anatómico, como por ejemplo la desviación del tabique nasal o la aparición de uno o varios pólipos en las fosas nasales.
  • Rinitis infecciosa: esta enfermedad es otra de las causas más frecuentes de la sinusitis. Consiste en la inflamación de la mucosa nasal y su origen suele ser una infección.

Síntomas

Síntomas de la sinusitis

Uno de los principales inconvenientes que presenta la sinusitis en cuanto a su diagnóstico por parte de los pacientes tiene que ver con el hecho de que en un inicio los síntomas son muy similares a los de una gripe o un resfriado común. Así, la principal señal de alerta se da cuando pasa una semana tras el inicio de un resfriado y los síntomas no mejoran, sino que empeoran.

Los indicios que se dan habitualmente son los siguientes.

  • Cefalea: prácticamente el 100% de los pacientes con sinusitis presenta cefalea. Un dolor de cabeza de gran intensidad, que se presenta con una gran presión en las mejillas. Este dolor se intensifica con cualquier tipo de esfuerzo físico.
  • Congestión nasal: uno de los principales síntomas de la sinusitis es la congestión de las fosas nasales. En la gran mayoría de los casos se da de forma bilateral, aunque también puede presentarse de manera unilateral.
  • Sensibilidad: la alta sensibilidad al tacto en determinadas zonas del rostro como el área de los ojos es otra de las señales de alerta.
  • Cansancio: los pacientes con sinusitis presentan un gran nivel de cansancio durante todo el día sin razón aparente.
  • Halitosis: en determinados casos el mal aliento es otro de los síntomas de esta afección.

Es importante señalar que en el 75% de los casos de sinusitis aguda, los pacientes responden muy bien al tratamiento. En cuanto a la sinusitis crónica, dada su complejidad y la gravedad de los síntomas, resulta más difícil de tratar. Un alto porcentaje de pacientes se curan sin ningún tipo de secuelas, aunque depende en gran parte de su estado físico y de si padecen o no alguna enfermedad crónica previa.

Diagnóstico

Si sientes uno o varios de los síntomas descritos en el aparato anterior, debes acudir al médico para establecer un diagnóstico y, en función del mismo, el tratamiento más adecuado.

En primer lugar el médico realizará la historia clínica en función de los síntomas y tu estado de salud, valorando si tienes o no alguna enfermedad crónica previa. A continuación procederá a realizar un examen físico, palpando diferentes zonas del rostro para detectar si existen o no dolores en las mismas, haciendo especial hincapié en los senos paranasales.

También te puede interesar:  Mastoiditis

Si existe sospecha de sinusitis, la prueba diagnóstica más habitual es la endoscopia nasal. Se trata de un examen visual que permite al médico ver de manera integral la cavidad nasal y en qué estado se encuentra la mucosa nasal.

Si la endoscopia nasal no proporciona un resultado claro, se puede solicitar una resonancia magnética que permita visualizar tanto los huesos como los tejidos de la zona nasal. Esta prueba es especialmente útil para descartar que exista cualquier tipo de tumor.

Tratamiento de la sinusitis

Tratamiento de la sinusitis

En la gran mayoría de los casos, la sinusitis aguda se cura con la administración de antibióticos para combatir la infección. En algunos casos este tratamiento se acompaña con descongestionantes nasales para mejorar la inflamación de la mucosa nasosinusal.

En el caso de la sinusitis crónica, uno de los procedimientos más habituales es la cirugía endoscópica nasosinusal, con la cual se busca restablecer la función de los senos paranasales. Se trata de una operación mínimamente invasiva; no se realiza ningún tipo de incisión externa, sino que se realiza mediante un endoscopio que corrige aquellas anomalías que han dado lugar a la sinusitis.

En ambos casos, hay una serie de recomendaciones que merece la pena tener en cuenta para minimizar los síntomas propios de la sinusitis.

  • Es esencial beber una gran cantidad de líquido para así diluir las secreciones.
  • También es de gran ayuda la inhalación de vapor entre dos y cuatro veces al día.
  • Otro de los tratamientos caseros que mejor funcionan para tratar esta afección es la aplicación de paños calientes sobre la cara varias veces al día.

Complicaciones de la sinusitis

Aunque la sinusitis aguda en principio es una enfermedad de pronóstico leve, es importante prestar atención a los síntomas y acudir al médico. Si no se trata la inflamación e infección de los senos paranasales, se pueden dar complicaciones graves para la salud.

Una sinusitis no tratada puede dar lugar a una crisis de asma, lo que implica una gran dificultad para respirar. También puede desencadenar problemas de visión si la infección se propaga al ojo.

Otra de las complicaciones más graves de esta afección es la meningitis; una infección que afecta a las membranas y el líquido que rodean el cerebro y la médula espinal.

Remedios caseros para la sinusitis

Remedios caseros para la sinusitis

Si se trata de una sinusitis aguda se puede combinar el tratamiento médico con algunos remedios caseros que ayudan a minimizar los síntomas.

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es un ingrediente muy útil porque ayuda a que el moco se haga menos denso y, así, se pueda eliminar de manera sencilla. Sólo tienes que mezclar un par de cucharadas de vinagre de manzana en una taza de agua y añadir una cucharadita de miel; debes tomar este remedio tres veces al día durante cinco dias.

Manzanilla

La manzanilla es un ingrediente 100% natural que ayuda de forma notable a calmar los síntomas de la sinusitis. Adelgaza la mucosidad que obstruye los senos paranasales, ayudando así a respirar mejor.

Sólo tienes que preparar una infusión de flores de manzanilla. Cuando la tengas lista, inhala los vapores que despide durante unos minutos y, cuando esté templada, tomar a pequeños sorbos. Puedes seguir este remedio dos veces al día.

Cebolla y rábano

Uno de los mejores remedios caseros para tratar esta afección gracias a sus propiedades antiinflamatorias. Ayuda a descongestionar la nariz y relajar los conductos inflamados.

Sólo tienes que triturar media cebolla y un par de rábanos hasta conseguir una pasta espesa. Cuando la tengas lista, colócala sobre un paño y aplícala sobre los senos paranasales durante media hora. Puedes repetir este tratamiento un par de veces al día hasta que la infección desaparezca.

¿Cómo evitar la sinusitis?

Por último queremos señalar algunos tips para evitar en la medida de lo posible esta afección.

  • Es importante aumentar la humedad del cuerpo, y muy especialmente de las vías sinusales. Para ello es esencial la ingesta de líquidos, sobre todo de agua. También es una buena idea instalar un humidificador.
  • Los espacios contaminantes es mejor evitarlos.
  • si existe cualquier tipo de infección en las vías respiratorias, es aconsejable admisitrar antidescongestionantes.

Te podría interesar