Impétigo

El impétigo es una infección aguda de la parte más superficial de la piel, producida por gérmenes específicos. Podemos dividirla en varios subtipos según el germen que lo produce y las manifestaciones clínicas.

Causas del impétigo

Esta infección está producida por gérmenes del tipo Estafilococo aureus, Estreptococo beta-hemolítico del grupo A o ambos, según el tipo.

Mecanismo de producción

En general, la forma de entrada del germen a la piel, se produce a través de una solución de continuidad de la misma, es decir, herida, traumatismo… La infección se ve además facilitada por la escasa higiene de la piel, el hacinamiento, la humedad, el sudor, etc.

¿Qué síntomas aparecen?

En todos los casos existen lesiones cutáneas características, que se acompañan de quemazón, escozor ó dolor según el caso:

Publicidad
Impétido ampolloso

Aparecen lesiones cutáneas consistentes en ampollas tensas, traslúcidas, de pared fina, que tienden a romperse, provocando la expulsión de contenido líquido amarillento, que al secarse forma costras finas de color amarillo. Las lesiones suelen aparecer agrupadas en la zona de inoculación, es decir, zonas expuestas, y producen prurito y quemazón. Está producido por el Estafilococo y Estreptococo.

Impétigo folicular o de Bockhart

Se caracteriza por presentar lesiones pustulosas, dolorosas, principalmente en cara, cuero cabelludo y extremidades. Es frecuente en la infancia. Está producido por infección por el Estafilococo.

Impétigo no ampolloso o vulgar

Aparecen lesiones papulosas eritematosas que se rompen con facilidad, apareciendo costras adherentes. Suele aparecer una lesión más grande con lesiones satélites más pequeñas alrededor. Generalmente aparecen en cara, cuero cabelludo y extremidades. No dejan cicatriz. Existe riesgo de glomerulonefritis postestreptococica de 1 a 3 semanas después de la infección, aunque esto es infrecuente. Está producido por el Estafilococo y/o Estreptococo.

Diagnóstico y tratamiento del impétigo

En general, suele ser suficiente con la historia clínica, así como la observación de las lesiones. A veces puede ser necesario el cultivo microbiológico del exudado de las lesiones.

Para el tratamiento, es importante decir que:

  • Es fundamental la buena higiene con lavados de las costras bien con agua y jabón ó con “clorhexidina”.
  • Si el número de lesiones es pequeño, con poca extensión, puede ser suficiente el tratamiento con antibiótico tópico.
  • En caso de extensión amplia, ó gran número de lesiones, será necesario el tratamiento con antibioterapia vía oral.

Con la aparición de lesiones cutáneas similares a las descritas, se debe acudir a consulta, para que el facultativo valore la necesidad y tipo de tratamiento,


Te podría interesar