Cómo aumentar la testosterona y en qué casos es recomendable

Aumentar la testosterona

La testosterona es conocida por muchos como la hormona masculina por excelencia. Esta se encarga, básicamente, de desencadenar el desarrollo sexual en los hombres. Está directamente relacionada con el crecimiento del vello corporal, el desarrollo de la musculatura y que el tono de voz se vuelva más grave. Igualmente interviene en el crecimiento de los órganos sexuales internos y externos.

Lo cierto es que, bajo diversas circunstancias, suele ser necesaria una terapia complementaria que ayude a estabilizar los niveles de esta hormona, con tal de normalizar la vida sexual o cotidiana. Estas terapias pueden basarse tanto en métodos totalmente naturales, como en terapias hormonales. Si deseas conocer más de la testosterona, a continuación te hablaremos un poco sobre ellas.

Índice
  1. Suplementos naturales
    1. En las proteínas, hidratos y grasas está la clave
    2. Mantener sueños de calidad
    3. Los beneficios del sol
    4. Evitar a toda costa los compuestos similares al estrógeno
    5. Mantén una rutina diaria de ejercicio físico
    6. Reduce el estrés
    7. Enfócate en los estímulos sexuales
    8. Prueba con el ayuno intermitente
    9. Evita el alcohol
    10. Terapia hormonal
    11. ¿Cuándo es recomendable aumentar la testosterona?

Suplementos naturales

Usualmente, los seres humanos deberíamos obtener mediante nuestra dieta todos los nutrientes que nuestro cuerpo requiere, o casi todos.

La testosterona es una hormona producida por el propio organismo. Por lo que no es una hormona que puedas hallar en ningún tipo de alimento. Aún así se pueden encontrar en algunos nutrientes que sirven como combustible para aumentar la producción de esta sustancia.

Elementos tan esenciales como el zinc y el ácido fólico son los más idóneos para lograr tal cometido. Dichos suplementos son muy accesibles y los puedes hallar con facilidad en cualquier farmacia.

En las proteínas, hidratos y grasas está la clave

Seguramente suene muy repetitivo para ti que siempre se mencionen dietas especiales como cura ante casi cualquier situación.

Pero, aunque así sea, el tema de que la dieta es fundamental para fomentar el aumento de testosterona, no es un mito. Es así como la Universidad de Utah nos lo ha hecho ver en uno de sus tantos estudios.

Dieta para testosterona

En dicho estudio, se logró demostrar que las proteínas tienen un papel fundamental en la pérdida de grasa. Además, se pudo comprobar que, efectivamente, los carbohidratos son buenos cuando se trata de optimizar el uso de la testosterona mediante la realización de ejercicios aeróbicos. 

En la actualidad existe un gran tabú sobre las grasas. Sin embargo, se ha logrado demostrar que, en la medida justa, son saludables e intervienen en la producción de la testosterona.

Aun así, es necesario que consultes con tu nutricionista para que sea un profesional quien se encargue de organizar una dieta apta.

Mantener sueños de calidad

Desde cualquier punto de vista, el simple hecho de dormir bien, es algo totalmente crucial para la salud. 

Un estudio llevado a cabo por el Departamento de Medicina de la Universidad de Chicago se encargó de demostrar que aquellas personas que no solían dormir lo suficiente, desarrollaron una disminución importante de sus niveles de testosterona de aproximadamente un 15%. Solo llegaban a alcanzar tan solo las 5 horas de sueño por noche,

De modo que, un cambio en tus hábitos del sueño, no solo te ayudará a descansar apropiadamente y a reponer fuerzas. Este es un excelente aliado para obtener beneficios a nivel hormonal.

Los beneficios del sol

Las propiedades de la luz solar hoy día se pueden disfrutar a través de unas pequeñas cápsulas. Sin embargo, no hay que dejar de lado que tomar el sol de la mañana es una de las experiencias más relajantes y motivadoras para empezar el día. 

Ya sea en ancianos, niños o adultos, una buena cantidad de vitamina D3 o D al día puede obtenerse con la exposición al sol. Se considera adecuado hasta, máximo, las 8 a.m.

Con ello, lograrás elevar los niveles de testosterona en un 25% aproximadamente. Esto se logró evidenciar en un estudio realizado por el Departamento de Endocrinología y Metabolismo de la Universidad Médica de Graz. Apenas unos minutos de luz solar al día, pueden marcar una gran diferencia en tu vida.

Evitar a toda costa los compuestos similares al estrógeno

De acuerdo a lo que plantea un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, los parabenos y demás componentes químicos presentes en los plásticos se encuentran asociados a una disminución de los niveles de testosterona. Por tal motivo, resulta recomendable evitarlos lo máximo posible. 

Mantén una rutina diaria de ejercicio físico

Uno de los métodos más eficaces en el momento de querer aumentar la producción de testosterona es el ejercicio físico.

La fisiología de esta hormona indica que, sus picos más altos, suelen darse cuando nos encontramos en plena actividad física. En tal sentido, se recomienda elaborar un cronograma que te permita realizar ejercicios diariamente. Con el tiempo notarás como, a parte de un cambio corporal, empezarás a evidenciar una mejora en tu desempeño sexual. Así mismo, podrán notarse cambios en la percepción sobre ti mismo.

Ejercicio físico y testosterona

En este orden de ideas, lo más aconsejable si se busca este efecto es acudir a los ejercicios de pesas. Su estímulo en los niveles de testosterona puede prolongarse tanto a corto como a largo plazo.

Reduce el estrés

La vida tan ajetreada que hoy día llevamos los seres humanos nos ha hecho entender lo realmente dañino que puede llegar a ser el estrés.

No existe ni un solo órgano o tejido del cuerpo que no se vea afectado por el estrés. La testosterona como hormona, en este caso, no es la excepción.

Y es que, diversos estudios, han ubicado al estrés como una de las principales causas de infertilidad. Sin embargo, esta situación puede revertirse fácilmente con tan solo combatir aquello que nos abruma.

Enfócate en los estímulos sexuales

En esencia, la testosterona se trata de una hormona sexual y poco más. De modo que la actividad sexual es fundamental para mantenerla a niveles óptimos.

Así lo ha comprobado el Instituto de Urología y Medicina Sexual de Zaragoza, quienes aseguran que tener estímulos sexuales oportunos puede ser de utilidad cuando se trata de aumentar los niveles de testosterona.

Prueba con el ayuno intermitente

A medida que pasa el tiempo, los expertos en la materia no han dejado de hallar beneficios en el ayuno intermitente.

Según estudios de la Universidad Nacional de Singapur, ayunar durante períodos largos del día, puede ofrecer beneficios importantes para aumentar la testosterona. Sin embargo, esta es una decisión que debes consultar con tu nutricionista antes de probar suerte con este método. 

Evita el alcohol

Es reconocido que el alcohol interviene negativamente de muchas maneras en nuestro cuerpo. Para nada es de extrañar que sus efectos perjudiciales también hagan mella en los niveles de testosterona.

Ya sea que sufras de problemas de fertilidad o que simplemente tengas un mal desempeño sexual, si eres de los que suele consumir alcohol con frecuencia, comienza con la omisión de esta droga social. Verás cómo las cosas empiezan a mejorar en tu día a día.

Terapia hormonal

Habitualmente los profesionales en el tema acuden a este tipo de terapia cuando todo lo anterior ha fracasado. Sobre todo cuando existe una condición muy grave detrás de esos niveles bajos de testosterona.

Inyección de testosterona

Dicha terapia es rápida y efectiva y, dependiendo de cada caso, debe mantenerse o no de por vida. En tal sentido, requiere de vigilancia médica estricta y, como has de imaginar, es costosa.

¿Cuándo es recomendable aumentar la testosterona?

Existe un amplio abanico de situaciones bajo las cuales, según el criterio médico de cada profesional, suele ser necesaria la implementación de estrategias que ayuden a una persona a aumentar sus niveles de testosterona, ya sea de forma natural o artificial.

Si has experimentado algunos de los siguientes signos y síntomas, lo más recomendable es que acudas a un médico lo antes posible:

  • Disminución del deseo sexual o libido.
  • Disfunción eréctil.
  • Desarrollo de tejido mamario.
  • Infertilidad.
  • Caída del cabello.
  • Huesos débiles.
  • Pérdida de masa muscular.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más