Por qué el aceite de palma es tan malo para la salud

El aceite de palma es un aceite de origen vegetal que, a pesar de ser el más utilizado del mundo, no es una opción saludable.

El aceite de palma es una sustancia que se extrae de la palma africana. Más del 40 % de los productos que consumimos día a día contienen aceite de palma. Esto es lo que precisamente ha llevado a su sobreexplotación y actualmente haya un debate creado en torno a la deforestación que genera su producción. Solo el aceite de soja es más producido, con la diferencia de que este último es cultivado y tiene menor impacto ambiental.

Para qué sirve el aceite de palma

El debate medioambiental, más allá de centrarse en las excesivas deforestaciones que provoca la producción de este aceite, se debe a los pocos beneficios de este aceite para la salud. Los usos del aceite de palma son generalmente industriales, para la creación de biocombustibles, alimento para ganado y en muchos casos para freír en la cocina.

Actualmente, ha desplazado en gran medida a las grasas hidrogenadas en su uso culinario. Esto se debe a que la Organización Mundial de la Salud determinó que este tipo de aceites era nocivo para salud. Además, desde el punto de vista nutricional, el aceite de palma no parece un sustituto viable ya que es rico en grasas saturadas.

En cuanto a sus usos como biocombustible, es utilizado por su alto nivel inflamable, lo que lo hace un buen alimento para hornos industriales. También es utilizado en sistemas de calefacción domésticos e industriales.

Es utilizado en la creación de cosméticos y productos de limpieza, pero lo más alarmante es el uso que le dan las compañías de dulces al utilizarlo en la cocción de muchos de sus productos. Es muy común en cremas de avellana, snacks, galletas, entre otros consumibles.

Publicidad

De dónde proviene este aceite

Origen del aceite de palma

El aceite se obtiene por destilación de la fruta de la palma africana, una especie muy común en Indonesia y Malasia, motivo por el cual estos son los mayores productores mundiales. La mata de palma produce frutos óptimos para la destilación en su primer parto, de modo que tras cosechar hay que deforestar y volver a plantar.

Una vez que se extrae, el aceite virgen de palma es almacenado y posteriormente industrializado. Luego de 30 días se oxida y muchas de sus grasas buenas se vuelven saturadas. En este último estado es consumido en todo tipo de aperitivos.

Esta no es una práctica nueva, hace 5000 años la civilización africana ya extraía aceite de la palma. Principalmente en Guinea, donde se producía en mayor cantidad. La diferencia es que en aquel entonces, se consumía el aceite maduro, recién extraído de la planta, cuando sus componentes son más provechosos para el consumo humano, dándoles bienestar.

Actualmente, Malasia es el principal productor de este aceite. La industrialización ha provocado que el producto sea mal manipulado y llegue a las manos del consumidor en un estado no apto para ser ingerido.

Europa es uno de los principales compradores. En Latinoamérica, Colombia y Ecuador son los principales productores, pero están sometidos a rigurosos reglamentos ambientales para evitar que la deforestación se salga de control.

Composición química

El aceite de palma está constituido en un 40 o 50 % por ácidos grasos saturados. En este caso, la principal sustancia que se observa es el ácido palmítico. Este es el ácido graso saturado más común en toda nuestra dieta, se consume en la carne y muchos productos lácteos. Durante la Segunda Guerra Mundial, fue utilizado para la producción de armas químicas como el napalm.

También te puede interesar:  Quinoa

También se aprecia un 35 o 45 % de ácidos grasos monoinsaturados. En este caso se encuentra una fuerte concentración de ácido oleico. Este pertenece a la serie omega 9 y es muy beneficioso para la purificación de los vasos sanguíneos, previniendo muchas enfermedades cardiovasculares.

También se aprecia un 5 o 10 % de ácidos grasos poliinsaturados que son excelentes para la salud cerebral y cardiaca por su contenido de omega 6 y omega 3.

Esta es su composición en su estado maduro, cuando recién es extraído de la fruta de palma africana. Después de 30 días comienza a oxidarse y el porcentaje de grasas saturadas se eleva hasta componerlo en casi un 70 %.

Impacto de su consumo en el ser humano

Aceite de palma: malo para la salud

El ácido palmítico es el responsable de muchos infartos según la OMS. Este aceite aumenta las probabilidades de sufrir ataques al miocardio y reduce la capacidad aeróbica considerablemente. Además, se estima que el 90 % del aceite de palma consumido por los humanos se encuentra en un estado de oxidación avanzado, lo cual eleva la cantidad que consumimos de ácidos grasos saturados en cada dosis.

Lamentablemente, el buen nivel de omega 9 que contiene no justifica su uso excesivo. De hecho, se pueden utilizar cientos de aceites con mejores valores nutricionales que el aceite de palma, como el aceite de girasol, maíz o soja, que pueden tener sus mismos usos.

¿Por qué es tan consumido?

El aceite de palma es una sustancia fácil de destilar, no necesita tanto tiempo como otros. Esto lo convierte en una alternativa barata como combustible alternativo. Es un aceite versátil en cuanto a la cocina se refiere porque se puede freír con él y también utilizarlo como sustituto de la mantequilla gracias a su textura untable. Para los intereses industriales, es mucho más fácil de producir que sus sustitutos naturales (coco y soja) que son mejores para la nutrición. Para las industrias el tiempo es dinero y consumen cantidades colosales de aceite de palma al año en muchos de sus productos, por lo que necesitan estar siempre surtidos.

Impacto ambiental

Al ser la palma africana una planta desechable para los intereses industriales, es necesario comenzar procesos de cultivo cada vez que se desee obtener fruta fresca para su destilación. Esto ha obligado a los productores de palma a abusar de la deforestación para encontrar nuevos terrenos donde plantar y producir.

El impacto ambiental es evidente. Actualmente el 70 % de los cultivos de Malasia de palma se encuentran en lugares que alguna vez fueron bosques fértiles. En Indonesia el 50 % de los bosques han sido sustituidos por sembradíos de palma, lo cual afecta no solo a la flora, sino también a la fauna pues la tala la deja sin hábitat para vivir, lo que acelera los procesos de extinción de múltiples especies.

Por qué el aceite de palma es tan malo para la salud
Valore este artículo


Te podría interesar