Tos nerviosa

Solemos pensar que la tos es un síntoma asociado a enfermedades respiratorias o a condiciones virales como la gripe, pero no siempre es así. Si bien la tos es un mecanismo de defensa que el cuerpo humano ejerce para eliminar la flema o cualquier otro agente extraño que se encuentre atascado en las vías respiratorias, no siempre tenemos tos con flema y no siempre la tos es causada por alguna afección bronquial o pulmonar.

Por lo tanto, es preciso saber que muchas veces esa tos persistente y molesta que no responde a tratamiento se debe a un desequilibro emocional que estamos atravesando y se le conoce con el nombre de tos nerviosa.

La tos nerviosa no es una enfermedad, tampoco es un síntoma peligroso para nuestra salud, pero sí representa una molestia persistente que debemos atender para prevenir, por ejemplo, la irritación de la garganta y otras complicaciones mayores que pueden tener lugar si la tos nerviosa llegara a coincidir con algunas enfermedades. Son muchas las personas que tosen cuando están nerviosos, cuando hablan en público o que comienzan a tener episodios de tos “sin causa aparente” justo cuando atraviesan algún problema sentimental o su nivel de estrés diario ha aumentado considerablemente. Si eres uno de ellos te invitamos a conocer en qué consiste la tos nerviosa: causas, síntomas y tratamiento.

Causas de la tos nerviosa

Causas de la tos nerviosa

La tos nerviosa no es causada por una enfermedad o infección determinada, es un síntoma que se origina por algún problema que está afectando el funcionamiento correcto del sistema nervioso central. Entre las condiciones que más pueden causar tos nerviosa debemos resaltar la ansiedad, la depresión o preocupaciones excesivas. Los traumas adquiridos por alguna situación emocional también pueden alterar el funcionamiento del sistema nervioso y causar tos nerviosa.

Publicidad

También es común que la tos aparezca cuando ha incrementado repentinamente el trabajo o tenemos nuevas responsabilidades, ya que este escenario desencadena mayor cantidad de estrés y debemos recordar que el estrés, al igual que demás factores emocionales, es capaz de deprimir el funcionamiento del sistema inmune y alterar nuestro estado de ánimo de forma negativa, lo cual puede influir en el sistema nervioso.

La tos nerviosa, por ende, es el resultado de un mal manejo de nuestras emociones que nos impide resguardar la salud del sistema nervioso y en su lugar alteramos sus funciones con tristeza, angustia, miedo, desesperación, nervios, ansiedad, melancolía y mal humor. Afortunadamente es mucho lo que podemos hacer para obtener nuevamente el bienestar que necesitamos y encontrar el equilibro que nos permita despedir definitivamente la tos nerviosa.

Síntomas de la tos nerviosa

La tos nerviosa es un síntoma, por lo tanto, para explicar cómo se manifiesta basta con describirla. Si se llegara a acompañar de otros síntomas como fiebre, secreción nasal, dolor de la faringe, dificultad para respirar y flema, entonces no estaríamos hablando de tos nerviosa, sino de un malestar general causado por alguna enfermedad. Para conocer y entender los síntomas de la tos nerviosa podemos decir que:

  • Se trata de una tos que no es constante, es decir, puede aparecer y desaparecer de forma imprevista. Algunas personas la experimentan más de noche que de día.
  • La tos nerviosa suele aparecer cuando la persona se relaja y deja fluir el estrés, pues es allí cuando el organismo asimila y responde a todo el tiempo que estuvo sometido bajo angustia o tensión emocional. Por esta razón algunas personas se enferman después de una presentación examen o entrevista importante.
  • La tos nerviosa es una tos seca, carece de moco o flema. Es una tos similar a la tos seca del fumados, pero sin ser ronca.
  • La tos nerviosa no está acompañada de otras molestias respiratorias como sibilancias, debilidad, falta de aire.
  • La tos nerviosa puede suele cesar cuando la persona atraviesa un períodos excesivo de relajación, como cuando se va de vacaciones o deja de esperar que pase algo importante.
  • La tos nerviosa es más frecuente por las noches.
  • La tos nerviosa puede irritar las vías respiratorias, principalmente la garganta.

Tratamiento de la tos nerviosa

Aunque la tos nerviosa no sea una enfermedad, es importante que tengas en cuenta que cualquier tos persistente por más de un mes debe ser examinada por un médico para descubrir su causa y corroborar que todo esté marchando correctamente. Dicho esto debemos resaltar que en vista de que la tos nerviosa es causada por problemas netamente emocionales que afectan el equilibrio del sistema nervioso central, la solución o tratamiento consistirá en buscar alternativas de relajación que permitan combatir las emociones negativas y recuperar la estabilidad emocional.

También te puede interesar:  Remedios caseros para la gripe y la tos

Por lo tanto, lo primero que tienes que hacer es identificar qué es lo que te está pasando que pueda estar desencadenando tu tos nerviosa. Si no tienes ni idea entonces te recordamos que este síntoma está asociado a afecciones como el estrés, la ansiedad, la depresión, los nervios, el miedo, las preocupaciones, traumas emocionales y cualquier otro evento negativo. Si sabes qué es lo que te acontece y crees que no puedes manejarlo a solas, entonces anímate a pedir cita con un psicoterapeuta para que encuentres las herramientas necesarias para superar este obstáculo. Muchas personas se rehusan a ir a terapia por mido o prejuicios, pero es importante recordar esta interrogante que tanto invita a reflexionar: ¿si vas al gastroenterólogo cuando te duele el estómago, por qué no vas al psicólogo cuando te duele el alma? Nunca es tarde para buscar ayuda y superar lo que sea que se esté interponiendo con tu salud y tu bienestar.

Es probable que si asistes al médico presentando tos nerviosa te receten el consumo de antialérgicos. La tos seca y sin flema no responderá positivamente a inhaladores, pastillas para la tos o bronco-dilatadores, ya que no hay flema que expulsar ni obstrucción en las vías respiratorias que sugiera la dilatación de las mismas. Si emocionalmente estás atravesando un período de mucho estrés, ansiedad o de presión es posible que el médico recete fármacos para controlar dichas afecciones. Ser constante con el tratamiento es vital para recuperarte y combatir la tos nerviosa.

Ejercicios de relajación para combatir la tos nerviosa
Ejercicios de relajación para combatir la tos nerviosa

Aprender a controlar tu mente en función de relajarte por dentro y por fuera es de gran ayuda como tratamiento para la tos nerviosa. A continuación, compartimos contigo algunas formas de relajación efectiva para combatir las emociones negativas.

  • Aprende a respirar: ¿sabías que si inhalas lentamente por la nariz y exhalas aún más lento por la boca durante 20 minutos serás capaz de superar una crisis de ansiedad? ¡Ahora lo sabes! La respiración consiente nos ayuda a relajar de forma profunda el sistema nervioso para hacer a un lado cualquier emoción que nos esté perturbando y también nos ayuda a relajar todo el cuerpo. Por esta razón es tan importante respirar de forma consciente cuando practicas yoga o algunos estilos de meditación.
  • Descansa: es importante que duermas 8 horas diarias para estar emocionalmente estable, pues durante el sueño nocturno nuestro sistema nervioso atraviesa una especie reseteo, es decir, se relaja y hace a un lado todo aquello que le perturba. Si tienes insomnio, prueba meditar antes de irte a la cama o escucha alguna grabación relajante como el sonido de los pájaros o la lluvia caer.
  • Ejercítate. el ejercicio es la mejor forma de combatir las emociones negativas, pues incrementa en el organismo la producción de hormonas del bienestar como la serotonina. Media hora de ejercicio al día hará la diferencia.
  • Yoga o tai chi: ambas disciplinas ofrecen conectar el cuerpo, la mente y el espíritu y, además de sus beneficios físicos, ayudan a enriquecer el alma y a combatir afeccione perjudiciales como el estrés, la ansiedad y la depresión.

Mejora la tos nerviosa con remedios caseros

Superar una emoción negativa o aprender a manejar bien las emociones puede ser algo que tome un poco de tiempo, sin embargo, existen algunas soluciones naturales que pueden ayudarte a mejorar el síntoma de la tos nerviosa mientras alcanzas el equilibrio emocional que estás buscando. Conoce alguno remedios caseros para la tos nerviosa:

  • Tomillo: el tomillo es mucho más que una especia deliciosa para condimentar nuestras comidas. Cuando la tos es irritante, persistente y seca, el tomillo es uno de los mejores remedios naturales para calmarla inmediatamente. Si deseas aprovechar el tomillo para eliminar la tos nerviosa te recomendamos hacer una infusión con un poco de tomillo fresco y tomarla dos veces al día, por la mañana y por la noche. Si lo prefieres, puedes agregar un poco de miel para aliviar la irritación de la garganta y para mejorar el sabor de la preparación.
  • Vapor de eucalipto: el eucalipto es excelente para la tos con flema por su poder expectorante, pero no es esa la propiedad que nos ayudará a curar la tos nerviosa. Respirar el vapor del agua con eucalipto hirviendo es sumamente efectivo para sedar la garganta y reducir el deseo de toser. Puedes hacer vahos de eucalipto una vez al día antes de acostarte para descansar correctamente y librarte de las ganas de toser.
  • La malva: la tos nerviosa irrita de forma importante las vías respiratorias y, sobre todo, la faringe. Para combatir esta consecuencia puedes las propiedades analgésicas de la malva que te ayudarán a aliviar el malestar en las cuerdas vocales. Para aprovechar la malva puedes acercarte a una herboristería y comprar sobres de malva para infusión. Toma una taza todas las noches antes de irte a la cama.

Te podría interesar