Leucocitos bajos

¿Tienes leucopenia? Conoce cuáles son las causas de los leucocitos bajos, cómo afecta esta condición al organismo y cuál es el tratamiento habitual.

La médula ósea produce distintas células que conforman la sangre y cumplen funciones importantes para el organismo. Los leucocitos, mejor conocidos como glóbulos blancos, son algunas de esas células. ¿Su función? Combatir las infecciones por bacterias, hongos, virus y otros microorganismos que puedan atacar al cuerpo. Existen distintos tipos de leucocitos y cada uno de ellos puede tener una concentración distinta en sangre, sin embargo, se considera que una persona tiene leucocitos bajos cuando presenta menos de 3.500 leucocitos por microlitro de sangre, lo cual se denomina leucopenia.

El nivel de leucocitos en la sangre de las personas puede variar según el sexo, la edad y ciertos hábitos. Además de estar presentes en la sangre, estas células también se producen en el sistema linfático, lo que les permite estar presentes en el bazo, las amígdalas, la linfa y los ganglios. Los leucocitos son parte del sistema inmune, son las defensas del organismo. Por esta razón es importante detectar a tiempo la causa de la leucopenia, pues un conteo bajo de leucocitos aumenta el riesgo de infección. ¿Quieres por qué ocurre esta afección? En este artículo de eSalud te lo explicamos.

Tipos de glóbulos blancos

Se llama glóbulos blancos o leucocitos a un conjunto de células sanguíneas que ejercen distintas funciones para proteger y defender al cuerpo de las enfermedades. Cuando se padece leucocitos bajos resulta importante conocer cuáles son esos glóbulos que están deficientes en el fluido. Los tipos de leucocitos son:

  • Neutrófilos: son los glóbulos blancos que más abundan en el organismo y tienen la tarea de combatir hongos, bacterias y otros patógenos causantes de infecciones.
  • Basófilos: están presentes en menor cantidad, intervienen en el proceso de respuesta inmunitaria y estimulan la liberación de serotonina e histamina.
  • Eosinófilos: regulan los procesos alérgicos que se puedan manifestar en el organismo y activan reacciones de hipersensibilidad ante la presencia de un cuerpo extraño.
  • Monocitos: al igual que los neutrófilos, destruyen microorganismos y residuos celulares.
  • Linfocitos: son responsables de destruir las células anormales del cuerpo humano y producen anticuerpos.

¿Cuáles son los valores normales de leucocitos en sangre?

La concentración de glóbulos blancos en la sangre se puede conocer a través del análisis de una muestra de sangre. En dicho examen se reflejará la cantidad de cada uno de los tipos de glóbulos blancos y la totalidad de leucocitos en el cuerpo. Los valores normales de leucocitos en sangre oscilan entre 4.000 y 11.000 glóbulos blancos por microlitro de sangre. Un resultado inferior a 4.000 leucocitos por microlitro de sangre es señal de leucopenia.

Cuando el conteo de glóbulos blancos es anormalmente bajo resulta importante marcar de inmediato una cita con un especialista médico, preferiblemente con un hematólogo, ya que cuando el cuerpo tiene las defensas bajas es más propenso a contraer infecciones, virus y otras enfermedades. Asimismo, resulta imprescindible conocer la causa del descenso de leucocitos para descartar complicaciones mayores asociadas a la leucopenia y comenzar el tratamiento adecuado.

Publicidad

Causas de los glóbulos blancos bajos

Causas de los leucocitos bajos

Problemas con la médula ósea

Algunas enfermedades de la médula pueden afectar su funcionamiento, haciendo que esta produzca menor cantidad de glóbulos blancos. También puede ocurrir que la médula produce demasiada cantidad de un determinado tipo de leucocito, lo cual hace que los demás glóbulos blancos se encuentren deficiente en el fluido sanguíneo. La deficiencia de vitamina B12 y de folato, anemia, síndrome mieloproliferativo, leucemia y síndrome mielodisplásico con algunas de las afecciones que pueden afectar la función medular.

También te puede interesar:  Anemia ferropénica

Asimismo, tratamientos químicos como la quimioterapia, exposición a sustancias tóxicas radioterapia y algunas medicinas pueden disminuir la producción de glóbulos blancos en la médula ósea.

Infecciones importantes

Mantener los glóbulos blancos en un nivel normal es indispensable para que el cuerpo pueda combatir las infecciones. Sin embargo, cuando un virus o bacteria se hace resistente en el organismo los glóbulos blancos, que están tratando de preservar la salud, disminuyen en cantidad y es necesario ayudarles con el consumo de antibióticos que combatan los patógenos. Sin embargo, hay infecciones, como la septicemia, que se extienden por el cuerpo o resultan muy difíciles de eliminar y comprometen de forma crítica el nivel de leucocitos en sangre. En estos casos puede ser necesario una transfusión sanguínea.

También se puede presentar una pseudoleucopenia, que es un nivel bajo de glóbulos blancos de forma muy temporal. Esto ocurre cuando está comenzando una infección en el cuerpo humano y los glóbulos blancos han viajado hasta los vasos sanguíneos para combatir la afección mientras que la médula está produciendo la cantidad necesaria para reponer el déficit. Por lo tanto, un examen de sangre en este momento puede arrojar leucocitos bajos, pero más pronto que tarde todo vuelve a la normalidad.

Enfermedad autoinmune

El lupus erimatoso sistémico es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmune considera, por error, que los glóbulos blancos son una amenaza para el cuerpo y opta por destruirlos.

Enfermedades primarias

En algunos casos la leucopenia es un efecto secundario de enfermedades como artritis reumatoide, sida, malaria, gripe, dengue, deficiencia de cobre y zinc y tuberculosis. En estos casos resulta vital tratar la enfermedad primaria correctamente para poder regular los niveles bajos de leucocitos en sangre.

Otras causas de glóbulos blancos bajos

  • Medicamentos antiepilépticos, inmunosopresores, antidepresivos y penicilina.
  • Crecimiento excesivo del bazo.
  • Linfomas y metástasis.
  • Enfermedad de Crohn.

Síntomas de los leucocitos bajos

Por lo general el nivel bajo de glóbulos blancos no suele causar sintomatología evidente. Es probable que algunas personas experimenten debilidad, fatiga, pérdida del apetito o mareos, pero no es lo más común. Los síntomas que se hacen evidentes son los de la afección que ha causado la leucopenia, usualmente infecciones. Sin embargo, cuando el nivel de glóbulos blancos es persistente se pueden desencadenar enfermedades como la anemia.

Tratamiento para los leucocitos bajos

El objetivo del tratamiento es determinar cuál es la causa de los leucocitos bajos para poder ofrecer un tratamiento integral que reponga los niveles de estas células en la sangre. Es importante tener paciencia durante el proceso de diagnóstico, ya que existen algunas condiciones que son muy difíciles de diagnosticar y ameritan la realización de varios análisis.

Cuando la causa de la leucopenia es el consumo de algún medicamento, es importante que los médicos evalúen el riesgo para la salud de dicho efecto secundario con el objetivo de considerar suspenderlo o no. Asimismo, cuando una persona presenta glóbulos blancos bajos por consecuencia de la quimioterapia la leucopenia no se puede evitar, será necesario prevenir el contacto con personas enfermas y bacterias para evitar una infección.

Algunos trastornos de la médula, el cáncer y la metástasis pueden causar una leucopenia constante que en algunos casos se debe tratar a través de transfusiones de sangre. Cuando los glóbulos blancos están bajos por procesos infecciosos o gripe volverán a la normalidad una vez que la enfermedad se haya superado.

Leucocitos bajos
Valore este artículo


Te podría interesar