Hematoma subungueal

Hematoma subunguealEl hematoma subungueal es una hemorragia que se produce debajo de la uña. Se trata de la salida de la sangre de los vasos sanguíneos y su acumulación en el espacio que existe entre la placa ungueal y el lecho sobre el que descansa la misma.

El hematoma subungueal es frecuente en deportistas de distintas especialidades, sobre todo atletas, futbolistas, corredores de fondo, etc. En definitiva todas aquellas actividades que provoquen un roce continuado de la uña de los dedos del pie contra la puntera del zapato.

Pese a ser una afección banal, es necesario diferenciarlo de otras enfermedades que se pueden asentar en la misma zona y presentarse con un aspecto similar. Esta causa hace que sea necesario la opinión de un especialista para realizar un buen diagnóstico y orientar al paciente acerca del tratamiento adecuado para cada momento.

Las uñas descansan sobre el lecho ungueal, localizado en la punta de los dedos. Esta zona está muy vascularizada y esta circunstancia hace que cualquier golpe o roce por pequeńo que sea pueda provocar una hemorragia. La imposibilidad de que la sangre salga hacia el exterior hace que se acumule debajo de la uña y forme un hematoma en esta zona, coloreando la uña de color negro o azulado. La sangre acumulada aumenta la presión a este nivel, lo que produce tensión en los tejidos y por consiguiente dolor. De esta forma la uña se presenta de color negro o azul intenso y muy sensible al roce o a la presión, lo que hace difícil aguantar el roce del calzado sobre esta zona.

Causas del hematoma subungueal

La causa suele ser un golpe reciente recibido sobre la uña, microtraumatismos repetidos causados por la práctica de un deporte o por el uso de un calzado mal ajustado, y en ocasiones más particulares aparece asociado a estados patológicos o a la ingestión de ciertos medicamentos.

Determinados atletas que realizan deportes en los que se realizan paradas rápidas o personas que usan calzados estrechos, pueden desarrollar esta patología. El efecto finalmente va a ser el mismo y se traduce en un golpeteo o en un roce excesivo entre la uña y la puntera del zapato.

En determinadas ocasiones se asocia a otras enfermedades como:

  • Endocarditis bacteriana subaguda.
  • Triquinosis severa.
  • Vasculitis.
  • Púrpura.
  • Hemofilia.
  • Deficiencia de vitamina C.
  • Lupus eritematoso sistémico.
  • Leuquemia.
  • Tétanos.
  • Sepsis.
  • Etc.

También se ha encontrado asociado a la ingesta de ciertos medicamentos como Tetraciclina, griseofulvina o fármacos citostáticos.

El roce continuado sobre la uña del dedo del pie o el golpe repetido o fortuito sobre esta misma zona va a provocar una rotura de los vasos sanguíneos a este nivel. La zona que se encuentra debajo de la uña es una zona muy vascularizada donde encontramos un gran número de vasos sanguíneos. Esta condición hace que a través de la uña se aprecie una piel sonrosada debido a la acumulación de sangre en el lecho vascular formado por capilares y venas de pequeńo calibre.

La rotura de estos pequeńos vasos sanguíneos provoca la salida de sangre de los mismos y por lo tanto su fuga hacia el exterior. Sin embargo a diferencia de otras partes del cuerpo, en este caso la sangre no fluye de forma visible, si no que se acumula en el espacio que existe entre la uña y el lecho sobre el que descansa.

La acumulación de sangre en la zona subungueal provoca un hematoma consecuente con la coagulación de la sangre extravasada, lo que hace visible a través de la placa ungueal una mancha de color negruzco o azulado, que corresponde con la sangre coagulada, es decir, con el hematoma formado a este nivel.

La acumulación de sangre debajo de la uña hace que aumente la presión sobre los tejidos cercanos. Este aumento de presión va a provocar dolor por excitación de las terminaciones nerviosas superficiales que se encuentran en la piel. Esta circunstancia hace que el hematoma subungueal provoque un dolor muy intenso que hace insoportable el más mínimo roce a este nivel.

Cuánto mayor haya sido el trauma recibido sobre la zona, mayor será el hematoma producido.

¿Qué síntomas aparecen?

Síntomas de un hematoma subungueal en la mano

En lo que se refiere a su sintomatología suele aparecer un dolor severo y pulsatil sobre todo en el momento de producirse el trauma.

El dedo aparece hinchado o edematoso y con la uña roja o azul. La coloración de la uña cambia hasta alcanzar un negro oscuro debido a la resorción del hematoma.

En los estadios iniciales se aprecia a través de la uña una coloración más rojiza que concuerda con el color de la sangre. Posteriormente la sangre se va coagulando y la mancha que se observa debajo de la uña cambia hacia tonos azulados hasta alcanzar un negro oscuro. De esta forma se puede averiguar si el traumatismo que ha provocado el hematoma se ha producido hace poco tiempo o por el contrario se trata de una lesión antigua.

Evidentemente el dolor intenso que provoca el hematoma, hace difícil la posibilidad de calzarse, sobre todo con un zapato que roce en la parte anterior de los dedos y que presione las uñas sobre la puntera.

También te puede interesar:  El cuidado de las manos y las uñas

A medida que el hematoma se va reabsorbiendo el dolor disminuye progresivamente.

Si el traumatismo que ha provocado el hematoma es muy grande, la hemorragia producida puede levantar la uña del lecho y producir su despegamiento. Esta circunstancia puede causar la pérdida de la uña.

No obstante en un estudio realizado por Farrington se observó que la pérdida de la uña se producía en un 81% de los casos de hematoma subungueal, lo que sugiere que el hecho de sufrir un hematoma debajo de la uña puede ocasionar la pérdida de la uña con relativa facilidad.

Diagnóstico del hematoma subungueal

Diagnóstico del hematoma subungueal

Es importante hacer un buen diagnóstico diferencial con otras enfermedades que pueden ocasionar los mismos síntomas que el hematoma subungueal, pero que por el contrario se trata de enfermedades mucho más graves y en las que es necesario un diagnóstico precoz, como es el caso del melanoma maligno pigmentado.

En el caso del hematoma, éste se desarrolla rápidamente y tiene una uniformidad en el color con márgenes bien definidos. Siempre es importante investigar acerca de golpes o traumatismos recibidos sobre los dedos. También es importante asociarlo a la práctica de determinados deportes o al uso de zapatos estrechos que presionan en la punta del pie.

En casos de duda lo mejor es realizar curetaje de la lesión y biopsia de la misma. Se trata de recoger una porción del tejido que se encuentra debajo de la uña y enviarlo a su estudio por un experto anatomo-patólogo, el cuál se encargará de analizar la lesión para descartar cualquier otro problema de mayor envergadura.

Tratamiento del hematoma subungueal

El tratamiento consiste en la evacuación de la sangre acumulada debajo de la uña.

Este proceso se puede realizar con una aguja, una lanceta, la hoja de un bisturí, o un micromotor con una fresa de punta fina. En casos de emergencia se puede utilizar un clip de oficina para evacuar la sangre acumulada debajo de la uña, aunque es una actuación poco profesional y sólo debe reservarse a casos de excepción.

El proceso de evacuación consiste en realizar un agujero en la placa ungueal hasta conseguir la salida de la sangre acumulada debajo de la uña. Cuando se consigue sacar la sangre retenida el paciente siente un alivio inmediato de los síntomas, ya que la presión que ejercía la sangre secuestrada bajo la uña desaparece y se soluciona el problema de presión sobre las terminaciones nerviosas.

Si el hematoma ha provocado el levantamiento de la uña es necesario la actuación de un Podólogo para que la evalúe y proceda al tratamiento adecuado que consistirá en la eliminación de la porción de la uña desprendida, evacuación del hematoma y desinfección de la zona para evitar la aparición de infecciones a este nivel.

¿Cómo puedo evitarlo?

La prevención del hematoma subungueal deberá orientarse a la prevención de aquellas actividades o circunstancias que favorecen el roce de los dedos del pie con la puntera del zapato. De esta forma deberemos:

Acudir a un profesional que nos orienta acerca del calzado que debemos utilizar para la práctica de determinados deportes, como es el caso de los corredores de fondo, los futbolistas, jugadores de tenis, etc. Es necesario saber la medida exacta del pie, para gastar un calzado deportivo lo suficientemente largo para permitir los golpes que recibe la punta del pie sobretodo en los movimientos de frenado. Si se practican deportes como el fútbol se hace obligatorio el uso de botas especiales para este deporte que tienen un refuerzo en la puntera que evita la lesión del dedo al golpear el balón. Es importante calzar un zapato de nuestra talla, que no se ajuste en exceso a la parte anterior del pie, y que permita como mínimo un espacio de medio centímetro entre el dedo más largo y la puntera del zapato.

Es importante utilizar calzado de seguridad en el desempeńo de aquellos trabajos que tengan el riesgo de caídas de objetos contundentes o golpes sobre los pies. Existen botas de seguridad que tienen la puntera metálica para prevenir estos accidentes.

Evitar el uso de zapatos de punta estrecha sobre todo si padezco enfermedades de la coagulación de la sangre o toma medicamentos anticoagulantes sanguíneos.

Deberá de acudir al podólogo en los siguientes casos:

  • Observe que una uña del pie se ha puesto azul o negra para averiguar el origen de esa coloración. Si he recibido un golpe sobre el dedo, y la uña ha cambiado de color.
  • Si la uña ha cambiado de color y tengo un dolor intenso que no permite calzarme.
  • Si he recibido un golpe en el dedo del pie y la uña se ha desprendido.
  • Cuando se necesite evacuar la sangre retenida debajo de la uña.
  • Si tengo cualquier problema con el aspecto o crecimiento de mis uñas.
  • Si voy a realizar una práctica deportiva de forma habitual para que me oriente sobre el calzado deportivo que debo utilizar.
  • Si estoy tomando anticoagulantes o padezco alguna enfermedad de la coagulación, para que me prescriba el calzado más seguro para mi problema.
Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here