Las 13 enfermedades más comunes y frecuentes

Las enfermedades más comunes

Desde que la medicina existe, se han descrito todo tipo de enfermedades a lo largo de la historia. Muchas de ellas se han caracterizado por la peculiaridad de sus síntomas y otras por su alto riesgo de mortalidad. Sin embargo, nos llama mucho la atención el hecho de que exista un patrón en particular que haga que cierto tipo de enfermedades sean más frecuentes que otras a nivel mundial.

Estas pueden ir desde enfermedades pulmonares y cardiacas, hasta enfermedades tumorales y sanguíneas, entre otras muchas más. Lamentablemente, ninguno está exento de presentar, al menos una vez en la vida, alguna de ellas. Así que, a continuación, hablaremos un poco acerca de las 13 enfermedades más comunes que afectan a la población hoy día en el mundo.

Índice
  1. ¿Cuáles son las enfermedades y patologías más comunes?
    1. Enfermedades cardiovasculares
    2. Obesidad
    3. Diabetes
    4. Cáncer
    5. Asma
    6. Caries dental
    7. EPOC
    8. Gripe
    9. Enfermedades hepáticas
    10. Estrés
    11. Diarrea
    12. Depresión
    13. Ansiedad

¿Cuáles son las enfermedades y patologías más comunes?

A continuación puedes encontrar las principales enfermedades genéticas que afectan a un mayor número de personas.

Enfermedades cardiovasculares

Aquí podríamos englobar todo tipo de enfermedades bajo este mismo concepto, ya que son muchos los factores de riesgo, como la obesidad, el tabaquismo, y demás, que pueden conllevar a desarrollar una enfermedad cardiovascular. No por nada, están ubicadas en la cabeza de la lista de enfermedades más mortales de la actualidad.

El principal trastorno que vale la pena mencionar aquí, es la hipertensión arterial, que como su nombre indica, es una tensión arterial mayor a lo normal, que vendría siendo 120/80 mmHg.

Enfermedades cardiovasculares

Una hipertensión arterial, por sí misma, puede ser el punto de partida para otras manifestaciones más preocupantes como la angina de pecho estable o inestable, infartos agudos al miocardio, enfermedades vasculares cerebrales, derrames cerebrales y mucho más.

Lo más preocupante de la hipertensión arterial, es que en un principio pareciera no interferir con la vida de la persona que la padece y, por lo tanto, en muchas ocasiones termina siendo ignorada. Es por ello que se le conoce como un asesino silencioso, ya que sus efectos negativos reales no se evidencian sino a largo plazo.

Obesidad

Uno de los grandes culpables a nivel mundial de que la obesidad hoy día sea un problema serio de salud es, definitivamente, la comida rápida y la comida chatarra.

Actualmente, es muy fácil toparse con estos alimentos en la calle. En muchas ocasiones, es más sencillo conseguir comida chatarra, que comida de verdad cuando salimos de compras.

Es por ello que su fácil acceso ha aumentado las tasas de obesidad, sobre todo en países del primer mundo.

En tal sentido, se sabe que uno de los países donde la incidencia y prevalencia de obesidad impera, es en Estados Unidos. Lo realmente preocupante es que, desde muy niños, ya muchos manejan cifras de peso sumamente elevadas.

Y, la verdad, el tema de la obesidad no sería tanto problema si no fuese un factor de riesgo tan importante para enfermedades metabólicas, cardiovasculares, hematológicas y demás.

Se sabe muy bien popularmente, que la obesidad puede ser el punto de partida para la aparición de diabetes, hipertensión, infartos, enfermedades hepáticas, enfermedades reumáticas y mucho más.

Diabetes

La diabetes también figura en los primeros puestos de la lista de enfermedades más comunes de la actualidad. De hecho, en un sondeo realizado en el año 2015, se obtuvo que se habían diagnosticado aproximadamente 400 millones de casos en todo el mundo.

Esta enfermedad es fácil de diagnosticar, debido a que consiste en un aumento de azúcar o glicemia en la sangre, producto de un déficit en la producción de insulina por parte del páncreas, que viene siendo la hormona que ayuda a metabolizar el azúcar.

Este aumento prolongado de la glicemia, conlleva todo tipo de efectos catastróficos en el organismo, como es el caso de hipertensión arterial, daño renal, daño ocular, defectos de la sensibilidad de la piel, pie diabético, alteraciones hematológicas, etc. Es por ello que su nivel de mortalidad, no está para nada en juego.

Cáncer

El cáncer, si bien es una enfermedad que se le conoce desde hace mucho tiempo, sigue siendo un enigma en la medicina, al punto tal que la tasa de éxito de su tratamiento no es la más alentadora.

No se sabe muy bien qué lo produce ni cómo, mucho menos se sabe cómo hacer que no aparezca o cómo eliminarlo del organismo de forma permanente.

Enfermedades comunes como el cáncer

Básicamente consiste en un proceso donde una célula común y corriente, mediante defectos en su código genético, se vuelve maligna. El término “maligna” en este contexto, significa que no funciona como debería.

Esta célula maligna, al replicarse como lo haría cualquier célula, va a ir creando copias de sí misma, por lo que se va a ir extendiendo hasta abarcar todo el órgano en cuestión y, seguidamente, a otros órganos contiguos y lejanos. Esto es lo que causa la disfunción orgánica.

Entre los tipos de cáncer más comunes, destacan principalmente el de pulmón y el de mamas, siendo no solo los más frecuentes, sino también los más mortales.

Asma

El asma consiste en una enfermedad en la cual el calibre de los bronquios se ve disminuido por una acción inflamatoria, lo cual conlleva a una dificultad respiratoria.

Por lo general, suele diagnosticarse en niños y suele también estar ligado a ciertos factores de riesgo.

Aunque los casos graves de asma pueden llegar a ser mortales si no se les trata oportunamente, la gran mayoría de las personas pueden vivir una vida normal siempre y cuando tomen las medidas de precaución adecuadas.

Lamentablemente, el asma no tiene cura, pero como ya dijimos, es una condición con la que se puede vivir perfectamente.

Caries dental

Las caries dentales son conocidas por todos nosotros, ya que al menos alguna vez en la vida, hemos tenido que plantarles cara.

Que hoy día permanezcan en esta lista de las enfermedades más comunes del mundo, tiene mucho que ver con la dieta actual que impera en la sociedad, donde los alimentos con alto contenido de azúcar, son los principales enemigos de nuestra dentadura.

Por suerte, es un problema que los odontólogos tienen bien cubierto y que, en sí mismo, no significa un peligro para la vida de quien lo sufre.

EPOC

Se trata de una enfermedad muy parecida al asma bronquial de la cual ya hablamos anteriormente.

Su principio es, de hecho, el mismo. Su mismo nombre nos lo indica: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

Es vista, usualmente, en personas fumadoras de largo tiempo, aunque también puede verse en otros casos. Puede ocasionar bronquitis crónica, enfisema y otros síntomas más.

Gripe

Casi todos alguna vez hemos sufrido de gripe alguna vez. Y es que el origen de esta enfermedad, radica en virus altamente contagiosos los cuales, en determinado momento, logran colonizar nuestro cuerpo y afectarnos por algunos días.

Enfermedades recurrentes gripe

Los síntomas más asociados a esta enfermedad son la fiebre, la tos seca y húmeda, escalofríos, dolor de cabeza y poco más.

Por lo general se trata de un proceso autolimitado y que no ocasiona mayores problemas para quien la sufre.

Enfermedades hepáticas

Existen muchos factores que pueden predisponer a una persona a presentar alguna enfermedad hepática, ya sea por la exposición a virus como el de la hepatitis, bacterias o incluso parásitos.

En este caso, estamos hablando de enfermedades que ciertamente sí comprometen la vida de la persona, por lo que generalmente tienen a requerir un cuidado mucho más exhaustivo.

Estrés

En una sociedad tan exigente y ajetreada como la que hoy día nos ha tocado vivir, el estrés es una de esas enfermedades con la que todos tenemos que lidiar y, de hecho, lo vemos como algo normal.

Lo que poco se sabe o ya de lleno se ignora, es que los altos niveles de estrés por un tiempo muy prolongado, ocasionan todo tipo de alteraciones a nivel sistémico.

Pérdida de peso, alteraciones gastrointestinales, neurológicas, cardiovasculares, metabólicas, entre otras más, son las que más se han descrito. 

Diarrea

De la misma manera que las enfermedades hepáticas, la diarrea es una enfermedad bastante común, principalmente, por la enorme cantidad de agentes implicados en su aparición.

Tanto bacterias como virus y parásitos, están asociados a la incidencia de diarrea a nivel mundial. El consumo de agua no apta de muchos países, la mala higiene, entre otros factores más, son temas de interés que están muy enlazados con esta enfermedad.

Por lo general, es una enfermedad autolimitada, aunque puede llegar a ser mortal en niños pequeños debido a la deshidratación severa que esta produce.

Depresión

Si bien se trata de una enfermedad mental muy frecuente desde hace décadas, no fue sino hasta los tiempos de la pandemia donde realmente se empezó a visibilizar a nivel mundial el impacto que la depresión ha tenido en nuestra sociedad.

Mas que un estado de ánimo, se trata de un trastorno a nivel de ciertos neurotrasmisores que, al tener un origen orgánico, debe tratarse como tal.

Lo realmente preocupante de esta enfermedad, es el hecho de que pueda conllevar a comportamientos dañinos para la misma persona, como puede ser el caso del suicidio. Es por ello que hoy día se le da más importancia que nunca.

Ansiedad

En sintonía con la enfermedad anterior descrita, la ansiedad es un trastorno que, en muchas ocasiones, va de la mano con la depresión.

La ansiedad no es más que una sensación de angustia incontrolable por hechos del presente o del futuro.

La agitación, el pensamiento acelerado, los temblores, la sudoración excesiva, las palpitaciones y demás, son solo algunos de los síntomas que se pueden notar en una persona con ansiedad.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más