Cromoterapia

La cromoterapia, una técnica o herramienta para paliar ciertas enfermedades por medio del uso de los colores. Veremos su definición, el significado de los colores y algunos ejemplos.

La cromoterapia, también denominada fototerapia en algunos ámbitos, es una terapia natural que se basa en los siete colores del espectro de luz solar y sus vibraciones magnéticas. Se trata de una terapia que se viene aplicando desde hace varios miles de años para tratar determinadas enfermedades como el insmonio, la depresión, o el estreñimiento.

Cada color tiene unas determinadas vibraciones, las cuales recibimos de una manera concreta, produciendo diferentes efectos. La cromoterapia se aplica en habitaciones completamente blancas, en las cuales se puede proyectar cualquier tipo de color.

¿Qué es la cromoterapia?

La cromoterapia combina diferentes disciplinas, como la psicología, la física, el arte, y la medicina, con el objetivo de crear un determinado patrón que permita combatir cualquier tipo de alteración física, psíquica y energética haciendo uso del espectro cromático al que da lugar la luz solar.

Esta terapia alternativa se basa en el principio de que todos los seres humanos estamos formados por moléculas que se encuentran en constante movimiento. Todo aquello que vemos y leemos lo percibimos a través de la luz; combinaciones de fotones de luz que vibran en diferentes longitudes de ondas que nuestro cerebro interpreta como determinados colores y elementos. De este modo, nuestro cuerpo tiene una vibración concreta cuando se encuentra en perfectas condiciones tanto físicas como psíquicas.

Mientras, cuando sufre algún tipo de patología la vibración es diferente. Por lo tanto, la cromoterapia busca mediante la aplicación de determinadas luces de colores, ayudar al cuerpo a humano a recuperar su energía natural, garantizando así un buen funcionamiento del organismo en su conjunto.

Origen

Aunque no está del todo claro cuál es el origen de la cromoterapia, lo cierto es que la aplicación del color con fines terapéuticos ha estado presente en un amplio abanico de sociedades y culturas a lo largo de la historia. Algunos estudios recientes han permitido averiguar que fue en Persia y en Egipto donde la cromoterapia vivió una de sus mayores épocas de esplendor. También en la China Imperial se aplicaban diferentes tratamientos basados en el color.

No obstante, no fue hasta finales del Siglo XIX cuando en Occidente los científicos comenzaron a interesarse por las propiedades curativas del color. La cromoterapia tal y como se conoce y concibe a día de hoy se basa en los estudios realizados por Doctor Dinshah Ghadiali; en la década de los años 30 publicó una enciclopedia en la que detallaba cómo utilizar el color para tratar más de 300 enfermedades tanto físicas como psíquicas en personas de todas las edades.

Beneficios de la cromoterapia

Beneficios de la cromoterapia

Los colores pueden ser realmente útiles como herramienta terapéutica. Una de las grandes ventajas que ofrecen es que podemos utilizarlos en nuestra vida cotidiana para ganar en salud. Así, la cromoterapia tiene un amplio abanico de beneficios para la salud general del organismo que resulta interesante conocer.

Mejora la presión arterial

Varios estudios científicos han demostrado que la cromoterapia gira en torno a la acción de la luz en la glándula pineal, la cual estimula o inhibe la producción de algunas hormonas y neurotransmisores. Así, resulta una terapia natural muy beneficiosa para regular la presión arterial; también mejora la frecuencia cardíaca y respiratoria.

Alivia los síntomas de la depresión

Existen determinados colores que ayudan a mejorar de forma notable los síntomas propios de la depresión, como la tristeza, la apatía, o la irritabilidad. Uno de los tratamientos más extendidos es el que se realiza utilizando luz blanca, la cual resulta muy beneficiosa para tratar la depresión estacional.

Alivia el estrés

Colores como por ejemplo el azul tienen propiedades relajantes, de modo que ayudan a aliviar el estrés y los estados de nerviosismo. Una de las aplicaciones más frecuentes de la cromoterapia es en aquellos pacientes que sufren de este tipo de trastornos, los cuales son cada vez más habituales.

Ictericia neonatal

Un tratamiento muy común de la cromoterapia se aplica en aquellos recién nacidos con ictericia. Se les acomoda en una cuna de luz azul; este color tiene el poder de descomponer la bilirrubina, una sustancia que tiñe la piel de color amarillo y que en niveles elevados puede causar daños al cerebro.

Mejora el insomnio

La cromoterapia también resulta muy efectiva en aquellos pacientes que padecen de insomnio gracias a las propiedades calmantes de determinados colores. Un buen descanso es fundamental para tener una gran calidad de vida.

Calma el estreñimiento

Esta terapia natural se utiliza de forma habitual en aquellos pacientes que padecen de estreñimiento. La aplicación de diversos colores como el rojo mejora el tránsito intestinal.

También te puede interesar:  Entrevista psicológica con niños y entrevista de juego

¿Cómo se aplica la cromoterapia?

Existen diferentes formas de aplicar los colores para tratar diferentes trastornos físicos, psíquicos y energéticos. A continuación explicamos cuáles son las formas de aplicación más habituales que se utilizan en las sesiones de este tipo de terapias.

  • Luz coloreada: tal y como su propio nombre señala, consiste en baños de luz a través de bombillas coloreadas; en función de la patología que presenten los pacientes, el terapeuta opta por aplicar unos colores u otros a través de la luz.
  • Telas coloreadas: otro modo de aplicación de la cromoterapia es cubrir el cuerpo de los pacientes con telas elaboradas con materiales 100% naturales y del color que resulte más adecuado para tratar cada patología.
  • Alimentación cromática: a la hora de consumir determinados alimentos no sólo es importante tener en cuenta sus propiedades nutricionales, sino también su color. Así, la alimentación cromática consiste en añadir a la dieta aquellos alimentos que tengan el color deseado.
  • Decoración: en algunos casos la cromoterapia se puede aplicar incluso en la propia vivienda de los pacientes. Cada vez son más las personas convencidas de los beneficios que proporciona esta terapia y utilizan determinados colores para mejorar su estado de ánimo.
  • Cromopuntura: una de las aplicaciones de la cromoterapia más extendidas en la actualidad. Consiste en aplicar haces de luz coloreada en aquellos puntos de acupuntura indicados.
  • Meditación: para percibir un determinado color no es necesario verlo. A través de la meditación se puede visualizar un determinado color y las características y propiedades relativas al mismo.

Cromoterapia: significado de los colores

Cromoterapia: significado de los colores

Para que la cromoterapia realmente surta el efecto deseado, es muy importante conocer cuáles son las características que tiene cada color, así como sus propiedades. A continuación señalamos cuáles son los colores que más habitualmente se utilizan en sesiones de cromoterapia y cuáles son sus efectos en la salud del organismo.

  1. Rojo: el rojo es un color muy estimulante, de modo que se utiliza con frecuencia para aumentar los niveles de energía, así como para activar la circulación sanguínea. No se debe utilizar en aquellos casos en los que los pacientes muestren un estado de nerviosismo o ansiedad elevado porque puede empeorar la patología.
  2. Naranja: este es un color muy especial en la cromoterapia ya que favorece de forma notable el funcionamiento tanto del bazo como de los riñones, dos órganos esenciales para el organismo.
  3. Azul: el azul es un color muy especial, con propiedades calmantes. Por lo tanto, se utiliza en aquellas sesiones de cromoterapia en las que los pacientes padezcan algún trastorno del sueño, como insomnio; también si sufren de ansiedad. Favorece el crecimiento espiritual al mismo tiempo que cuida el descanso.
  4. Verde: el verde tiene propiedades sedantes y relajantes, por lo que es un color que se utiliza con frecuencia para tratar problemas de sueño y de ansiedad. Además, fortalece de forma notable el sistema inmunitario, de manera que este se encuentra mejor protegido ante determinadas enfermedades como la gripe o el resfriado. También depura las vías respiratorias.
  5. Amarillo: el amarillo es considerado un color purificante y desintoxicante, por lo que sus aplicaciones son muchas. Por un lado, se utiliza en aquellos casos en los que los pacientes sufran de retención de líquidos. Por otro lado, se hace uso del amarillo en sesiones de cromoterapia para tratar todo tipo de desequilibrios en el cuerpo físico. Y, por último, este color es muy valorado por sus propiedades antisépticas, evitando así las infecciones de heridas y quemaduras.
  6. Magenta: en lo relativo al magenta, es un color que actúa sobre aquellos desequilibrios que pueden dar lugar a enfermedades de mayor gravedad. A nivel emocional, permite dejar en el olvido antiguas relaciones que han supuesto un daño tanto emocional como sentimental.
  7. Turquesa: el turquesa es un vasodilatador, de modo que tiene un gran efecto calmante y antiinflamatorio. Se aplica en cromoterapia para combatir patologías relacionadas con la garganta y la glándula tiroides.
  8. Violeta: un color con una gran selección de aplicaciones en diferentes zonas del cuerpo. En primer lugar, resulta muy beneficioso para la salud de los ojos. En segundo lugar, el violeta resuelve aquellos problemas en los que la energía se encuentra estancada causando diferentes problemas nerviosos. Y, en tercer y último lugar, ayuda al desarrollo personal.

Si quieres saber más, también escribimos anteriormente un artículo sobre la psicología del color que te permitirá profundizar más en el tema.

Conclusión

La cromoterapia es una de las terapias naturales más extendidas en la sociedad actual, la cual tiene un peso cada vez mayor en Occidente. Y es que, a través de los colores ayuda sobremanera a la mente y al cuerpo a encontrar su perfecto equilibrio gracias a su amplio abanico de propiedades y beneficios.

Cromoterapia
5 (100%) 2 votos


Te podría interesar

Publicidad