¿La cerveza engorda?

Descubrimos si realmente la cerveza engorda o no. Además, explicamos cuáles son los beneficios para la salud de esta bebida milenaria.

La cerveza es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo. En el caso de España, se estima que cada español bebe 46,4 litros de cerveza al año, lo que supone alrededor de cuatro vasos por semana. Aunque la cifra parezca muy alta, lo cierto es que queda lejos del consumo de otros países como Alemania o la República Checa, con 116 y 134 litros por persona, respectivamente.

Claro que, en relación con la salud, son muchísimas las personas que se preguntan si la cerveza engorda; todos hemos oído hablar alguna que otra vez de la “barriga cervecera”. Pues bien, a continuación vamos a explicar este tema al detalle, aunque ya podemos adelantar que al contrario de lo que se cree, la cerveza no engorda siempre y cuando se consuma con moderación.

¿Realmente la cerveza engorda?

La cerveza es una bebida que lleva consumiéndose varios miles de años y que tiene un gran componente social; solemos tomarla acompañados de familiares o amigos, especialmente en bares y restaurantes. Tiene una graduación alcohólica relativamente baja, pero aún así es importante consumirla con moderación. Los nutricionistas explican que la cantidad ideal de cerveza diaria es un vaso de 200 ml.

Merece la pena destacar que la cerveza aporta muy pocas calorías y grasas saturadas al organismo; un vaso de 250 ml tiene unas 90 calorías. La gran mayoría de refrescos y bebidas azucaradas superan holgadamente este aporte calórico.

Beneficios de la cerveza

Publicidad

Así, es el momento de preguntarse la razón por la que se dice que la cerveza engorda. Pues bien, se debe a los alimentos con los que solemos acompañar esta bebida, como patatas fritas y embutidos; alimentos ricos en grasas saturadas que no hacen ningún bien al organismo.

Por lo tanto, la cerveza no engorda; es una bebida que puede formar parte de una alimentación saludable. Claro que hay que evitar tomarla con determinados alimentos.

Las cervezas con menos calorías

No todas las cervezas tienen la misma composición y, por tanto, su aporte de calorías puede variar.

  • Cerveza rubia: 90 calorías.
  • Cerveza negra: 112 calorías.
  • Cerveza sin alcohol: 40 calorías.
  • Cerveza 0,0%: 24 calorías.

Así, el aporte calórico de la cerveza depende en gran medida de su contenido alcohólico. Por lo tanto, en dietas de adelgazamiento es conveniente apostar por cervezas sin alcohol.

¿Cuáles son los beneficios de la cerveza?

La cerveza tiene una gran selección de beneficios que merece la pena conocer. Se trata de una bebida elaborada con agua, cebada y lúpulo que tiene un papel protagonista en la prevención de determinadas enfermedades.

La cerveza es una de las bebidas más nutritivas que existen. Tiene un alto contenido de vitaminas del grupo B, así como minerales como el magnesio o el calcio. También tiene un porcentaje relativamente alto de fibra, por lo que ayuda a mejorar el tránsito intestinal.

Enfermedades cardiovasculares

Numerosos estudios han confirmado que un consumo moderado de cerveza puede tener efectos muy beneficiosos en la salud cardiovascular. Esta bebida evita la oxidación de las células y, además, aumenta la cantidad de colesterol HDL, protegiendo así el corazón de enfermedades como el infarto.

Enfermedades neurodegenerativas

Aunque parezca increíble, también se ha demostrado el efecto beneficioso de la cerveza contra determinadas enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer. Esto tiene una explicación científica: el consumo moderado de cerveza reduce de forma notable la biodisponibilidad de aluminio tanto en plasma como en tejido cerebral, lo cual se relaciona con algunas afecciones neurodegenerativas.

Más años de vida

Otro de los grandes beneficios de la cerveza es que tiene grandes propiedades antioxidantes. Por lo tanto, es una bebuda estupenda para evitar el envejecimiento de las células y, por tanto, de la apartición de algunas enfermedades degenerativas.

Huesos más saludables

La cerveza contiene ingredientes como el silicio, el cual mejora la densidad ósea, evitando así la pérdida de hueso; algo sumamente importante, sobre todo en personas mayores. Una bebida estupenda para prevenir enfermedades como la osteoporosis.

Calorías de la cerveza

¿Es mejor el vino o la cerveza para la salud?

Una de las preguntas más habituales entre los adultos es si es mejor el vino o la cerveza para la salud. Pues bien, vamos a analizar ambas bebidas desde dos puntos de vista: graduación alcohólica y calorías.

Graduación alcohólica

La graduación alcohólica es la proporción de etanol que tiene una determinada bebida. En el caso del vino tinto, suele ser de entre 12º y 15º; en cuanto a la cerveza, generalmente no supera los 6º.

Claro que a la hora de emborracharse no sólo se tiene en cuenta la graduación alcohólica, sino también la cantidad que se toma de bebida y en cuánto tiempo se hace. Pues bien, en líneas generales la cerveza se consume con mayor rapidez y se estima que tarda 62 minutos en pasar al torrente sanguíneo; el tiempo que tarda el vino en hacerlo es de 54 minutos.

¿Cuál engorda más?

En primer lugar vamos a explicar cómo metaboliza el organismo el alcohol, el cual se procesa en gran parte en el hígado. Cuando se infiere alcohol, provoca un aumento en la producción de grasa del hígado. Así, un consumo excesivo de alcohol puede provocar problemas de hígado graso a medio y largo plazo.

En relación al número de calorías de la cerveza y del vino, no hay ninguna duda de que el vino tiene más. No obstante, hay que tener en cuenta que la influencia del vino sobre los niveles de glucosa es mucho menor.

A modo de conclusión, merece la pena destacar que la cerveza en sí misma no engorda. Es más, es una bebida con una gran selección de beneficios para la salud tanto física como mental. Sin embargo, a la hora de consumirla hay que evitar hacerlo acompañándola de determinados alimentos con un alto contenido calórico, ricos en grasas y azúcares industriales.

¿La cerveza engorda?
Valore este artículo


Te podría interesar