Tranxilium

Tranxilium

En la actualidad, la cantidad de personas que sufren ansiedad y estrés es bastante alta. Es así como, medicamentos como el Tranxilium, se han convertido en el tratamiento idóneo para lograr que los pacientes lleven una vida más tranquila. Siendo un tratamiento temporal y a corto plazo plazo asegura resultados muy efectivos.

Aunque se trata de un fármaco que puede provocar dependencia, se ha comprobado que bajo estricta supervisión médica puede ser administrado sin generar grandes efectos secundarios. Si te han recetado Tranxilium, aquí tendrás acceso a toda la información relevante sobre este medicamento.

Índice
  1. ¿Qué es el Tranxilium?
  2. ¿Cómo administrar este fármaco?
    1. Sobredosis por Tranxilium
  3. Efectos secundarios
    1. Trastornos del sistema inmunológico
    2. Trastornos psiquiátricos
    3. Trastornos del sistema nerviosos
    4. Trastornos oculares
    5. Trastornos de la piel y tejidos subcutáneos
    6. Trastornos generales
  4. Precauciones y advertencias
  5. ¿Cuándo no tomar Tranxilium?

¿Qué es el Tranxilium?

El Tranxilium, cuyo principio activo es el clorazepato de dipotasio, es un medicamento perteneciente a la familia de las benzodiazepinas, que cuenta con características ansiolíticas y tranquilizantes. Dichos beneficios lo convierten en un fármaco de gran utilidad al momento de tratar trastornos psicológicos con cuadros de:

  • Ansiedad, ya se trate de eventos aislados o como síntoma de alguna patología.
  • Insomnio relacionados con ansiedad.
  • Depresión con estados de ansiedad, angustia, estrés o inquietud.
  • Conflictos afectivos.
  • Cambios de humor producto de la ansiedad.
  • Hiperemotividad.
  • Ansiedad senil, por menopausia o enfermedad grave.
  • Distonías neurovegetativas con intensidad moderada.
  • Trastornos del sueño asociados a la ansiedad nocturna y al despertar.
  • Ansiedad producto de algún trauma pasado.
  • Estado de ansiedad previo a una intervención quirúrgica.

Qué es el Tranxilium

El Tranxilium puede adquirirse en dosis de 5 mg, 10 mg, 15 mg, 20 mg y 50 mg. Además, se encuentra en presentaciones de cápsulas, cápsulas duras, comprimidos recubiertos e inyectables que incluyen solución y disolvente. La dosis y cantidad varía según la presentación adquirida.

¿Cómo administrar este fármaco?

Este medicamento debe ser recetado únicamente bajo la prescripción de un médico. Por lo que la dosis y tiempo de administración será indicada de manera personalizada según el diagnóstico del paciente.

El tratamiento debe realizarse según las pautas médicas. No deberá ser interrumpido de manera voluntaria o brusca, ya que existe riesgo de padecer síndrome de abstinencia o insomnio. Si se presenta algún problema durante su consumo, avisar al médico para que indique los pasos para su interrupción.

Si bien es labor del médico indicar la cantidad a administrar de Tranxilium, se debe tener en cuenta que:

  • En adultos: la dosis diaria puede variar entre 5 mg a 30 mg. Puede dividirse entre 1 a 6 tomas, dependiendo de la presentación que esté siendo administrada. En caso de optarse por una sola dosis, se recomienda administrarla antes de acostarse. La presentación que se adquiera debe ser elegida según las indicaciones dadas por el médico para la dosis.
  • En adultos mayores y pacientes con insuficiencia hepática o de riñón: las dosis deben ser mucho menores para evitar riesgos en la salud del paciente.
  • Pacientes pediátricos: su uso debe ser en casos excepcionales. Son tratamientos cortos. En caso de infantes menores de 30 meses, evitarse cápsulas de 5 mg.

Si se ha olvidado alguna dosis, esta no debe ser compensada. El tratamiento debe seguir según como se inició obviando esa toma.

Sobredosis por Tranxilium

Cuando se consumen dosis más altas de las recomendadas, el paciente suele presentar cuadros de somnolencia. En casos más graves, puede producir el coma. Esto es el resultado de una depresión del sistema nervioso central que provoca este comportamiento.

Cuando se trata de una sobredosis moderada, la persona se notará somnolienta, confusa y presentando letargia. Si se trata de un cuadro más severo, puede llegar a producir ataxia, disminución de la frecuencia respiratoria, hipotensión e hipotonía. Rara vez puede verse afectado por el coma y en casos menos probables, la muerte.

Por lo general, una sobredosis de Tranxilium no se considera un cuadro mortal. Suele tener un pronóstico positivo siempre que se actúe a tiempo y no se consuma otras sustancias consideradas como depresores centrales como el alcohol.

El paciente deberá ser trasladado inmediatamente a un centro médico donde se deberán realizar los protocolos de inducción del vómito y lavado estomacal. De ser necesario, se administrará carbón activo, con lo que se reduce la absorción del medicamento.

Efectos secundarios

Ansiolítico Tranxilium

Los efectos secundarios que pueden presentarse al tomar Tranxilium están asociados de manera directa a la dosis y sensibilidad del paciente.

Trastornos del sistema inmunológico

  • Poco frecuente: hipersensibilidad.

Trastornos psiquiátricos

  • Poco frecuente: irritabilidad, estado de confusión y agitación.
  • Frecuencia desconocida: pensamiento y reflejos mentales lentos, alucinaciones, estados de agresividad, síndrome de rebote con ansiedad agravada, dependencia física con uso de dosis altas y tiempo prolongado.
  • Reacciones paradójicas con pacientes adultos mayores y pediátricos.

Trastornos del sistema nerviosos

  • Muy frecuente: somnolencia, sobre todo cuando se administra en el día.
  • Frecuente: mareos.
  • Poco frecuente: hipotonía muscular.
  • Frecuencia desconocida: alteraciones de la memoria como amnesia.

Cápsulas de Tranxilium

Trastornos oculares

  • Frecuencia desconocida: visión doble.

Trastornos de la piel y tejidos subcutáneos

  • Frecuencia desconocida: eccema con picor, manchas y protuberancias.

Trastornos generales

  • Frecuentes: astenia.

Existen otros efectos secundarios asociados directamente a las benzodiazepinas:

  • Cefalea.
  • Estado de alerta reducido.
  • Embotamiento afectivo.
  • Ataxia.
  • Problemas del sistema digestivo.
  • Cambios en el apetito sexual.
  • Amnesia con comportamientos inadecuados.
  • Terrores nocturnos.
  • Delirio.
  • Ataques de ira.
  • Psicosis.
  • Cambios en el comportamiento.
  • Aparición de depresión preexistente.

Precauciones y advertencias

Al tratarse de un medicamento que provoca estados de somnolencia, se recomienda dormir de 7 a 8 horas seguidas. En caso de despertar en la noche, tratar de conciliar el sueño nuevamente. Caminar de noche bajo los efectos del Tranxilium puede provocar caídas y sensación de mareo. Esto se debe a que su acción provoca que exista retardo en las respuestas a los estímulos.

Además, al ser recetado únicamente por un médico, se deben tener en cuenta ciertos factores otras asegurar que su administración es segura:

  • No debe ser recetado a pacientes que son alérgicos a alguno de los componentes del fármaco o si se es alérgico a las benzodiazepinas.
  • Personas con miastenia grave no pueden tomarlo.
  • Está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática severa e insuficiencia respiratoria severa o descompensada.
  • En caso de sufrir de apnea del sueño, no administrar.

Además, se trata de un medicamento que genera dependencia. Este riesgo se ve elevado dependiendo de la dosis indicada y el tiempo de tratamiento. Si se combina con otras sustancias como el alcohol u otros medicamentos psicotrópicos, también existe riesgo de dependencia.

Para qué sirve el Tranxilium

Si se llega a desarrollar dependencia física, contacte a su médico para una interrupción progresiva. Si se realiza de manera abrupta, puede provocar:

  • Cefalea.
  • Dolor muscular.
  • Estados de confusión.
  • Insomnio.
  • Inquietud.
  • Irritabilidad.
  • Agitación.

En casos más graves puede producir síntomas como:

  • Hiperacusia.
  • Despersonalización.
  • Sensación de hormigueo y calambres en las extremidades.
  • Temblores.
  • Alucinaciones.
  • Sensibilidad a la luz y a los sonidos.
  • Intolerancia al contacto físico.
  • Convulsiones.

El proceso de interrupción debe llevarse a cabo entre 4 y 12 semanas. En este periodo de tiempo, el médico irá reduciendo las dosis hasta que sea seguro interrumpir el tratamiento. El uso prolongado de Tranxilium puede provocar dependencia.

En caso de administrar este fármaco antes de acostarse, es necesario asegurarse de dormir de 7 a 8 horas sin interrupción. Si el sueño es de corta duración, puede provocar amnesia anterógrada.

Existe la posibilidad de que, una vez que se interrumpe el medicamento, reaparezcan los síntomas que se buscaban mitigar con su administración. Se trata de un efecto temporal y que no cursan todos los pacientes.

Los especialistas indican que no debe recetarse en conjunto con oxibato de sodio. Esta combinación ha sido asociada a problemas respiratorios.

¿Cuándo no tomar Tranxilium?

Se ha reportado que tomar Tranxilium está contraindicado cuando se consumen otras sustancias como alcohol, ansiolíticos, antihistamínicos, sedantes, analgésicos, antiepilépticos, opioides y otros psicotrópicos, cisaprida, medicamentos inhibidores de enzimas hepáticas, barbitúricos, derivados de morfina, entre otros. Debe notificar al médico cualquier otro medicamento o fármaco que se esté administrando.

Debido a los efectos secundarios que produce, no debe ser consumido si se está embarazada o planea estarlo. Igualmente si se encuentra en periodo de lactancia. En este último caso, si es altamente requerido su consumo, debe detenerse la lactancia para aplicar el tratamiento.

Su administración en el último trimestre de embarazo o antes del parto, se ha asociado a bebés que sufren síntomas del síndrome de retirada.

Al producir somnolencia, retardo en la reacción a a estímulos y atención disminuida, se recomienda no manejar maquinaria pesada.

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más