Sumial

SumialSumial es un fármaco que forma parte del grupo de medicamentos llamados betabloqueantes, los cuales actúan a diferentes niveles en el cuerpo. Su principio activo es propranolol y el consumo de este medicamento está recomendado para el tratamiento de las siguientes afecciones o condiciones:

  • Presión arterial alta o hipertensión.
  • Dolores en el pecho (angina).
  • Afecciones cardíacas, como la miocardiopatía hipertrófica obstructiva.
  • Latidos del corazón irregulares.
  • Proteger y cuidar el corazón después de haber sufrido un infarto.
  • Prevenir migrañas o jaquecas.
  • Temblores.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones de la tiroides.
  • Feocromocitoma o tumor de la glándula suprarrenal. En este caso, se administrará junto a un bloqueante alfa-adrenérgico.
  • Prevenir hemorragias en el esófago, las cuales pueden estar causadas por una presión arterial alta en el hígado.

Cómo tomar Sumial: dosis recomendadas

En el momento de tomar Sumial, es fundamental seguir todas las pautas indicadas por el médico en cada caso, respetando al máximo las dosis y la duración establecidas, ya que las mismas pueden variar considerablemente de un paciente a otro en función de la enfermedad o condición a tratar, de su edad y estado de salud.

A continuación, vamos a detallar cuáles son las dosis diarias recomendadas de Sumial para adultos, según cuál sea la enfermedad que presenten:

  • Presión arterial alta: de 160 mg a 640 mg
  • Dolores en el pecho (angina): de 80 mg a 480 mg
  • Afecciones cardíacas, como la miocardiopatía hipertrófica obstructiva: de 30 mg a 160 mg
  • Latidos del corazón irregulares: de 30 mg a 240 mg
  • Proteger y cuidar el corazón después de haber sufrido un infarto: 160 mg
  • Prevenir migrañas o jaquecas: de 80 mg a 240 mg
  • Temblores: de 40 mg a 160 mg
  • Ansiedad: de 30 mg a 160 mg
  • Alteraciones de la tiroides: de 30 mg a 160 mg
  • Feocromocitoma o tumor de la glándula suprarrenal: de 30 mg a 60 mg
  • Prevenir hemorragias en el esófago, las cuales pueden estar causadas por una presión arterial alta en el hígado: de 80 mg a 320 mg

En el caso de los niños, este fármaco puede emplearse en algunos casos de arritmias y el facultativo indicará cuál es la dosis recomendada según cuál sea la edad o el peso del niño. No debe administrarse este medicamento a niños son una previa receta o prescripción médica.

En el caso de personas de edad avanzada, el facultativo ajustará las dosis según cómo evolucione la enfermedad que se padezca.

Es recomendable tomar los comprimidos todos los días siempre a la misma hora e ingerirlos enteros acompañados de un vaso de agua. Se debe evitar el consumo de alcohol durante el tratamiento, ya que las bebidas alcohólicas podrían afectar a la efectividad del fármaco en el organismo.

En ningún caso, se deben superar las dosis establecidas por el médico ni las indicadas en el prospecto que acompaña al fármaco. Además, si se olvida tomar una de las dosis, es conveniente esperar a la siguiente y no se debe ingerir una dosis doble para compensar la que se ha olvidado anteriormente.

Contraindicaciones del Sumial

Antes de empezar a tomar Sumial, es esencial conocer cuáles son todas sus contraindicaciones, pues su consumo puede resultar perjudicial para la salud de algunos pacientes. Concretamente, no es aconsejable para:

  • Alérgicos al propranolol o a otros de los componentes de este medicamento.
  • Personas asmáticas o con sibilancias o que han padecido anteriormente de estas condiciones.
  • Personas que tienen o han tenido problemas cardíacos, insuficiencia cardíaca o bloqueo cardíaco.
  • Personas que han tenido latidos del corazón lentos o irregulares, hipotensión o problemas de circulación sanguínea.
  • Pacientes que presentan un tipo de angina de pecho llamado angina de Prinzmetal.
  • Pacientes con tumor de la glándula suprarrenal que no estén bajo tratamiento con otros medicamentos.
  • Personas que han llevado a cabo o están llevando a cabo un ayuno prolongado.
  • Pacientes con una acidez excesiva en el torrente sanguíneo.
  • Mujeres embarazadas.
  • Mujeres lactantes.
  • Pacientes con un shock cardiogénico o enfermedades relacionadas con el ritmo cardíaco.
  • Personas con niveles bajos de azúcar en sangre.

Efectos secundarios del Sumial

El consumo de Sumial puede acarrear una serie de efectos adversos en algunos pacientes, por lo que conviene estar atento a los posibles síntomas que se presenten después de su consumo. Entre los efectos secundarios más frecuentes, se encuentran los siguientes:

  • Manos y pies fríos.
  • Latidos del corazón más lentos.
  • Enfermedad de Raynaud: entumecimiento y espasmo en los dedos, además de dolores y una sensación de calor.
  • Trastornos del sueño o pesadillas.
  • Cansancio o fatiga.

Como efectos adversos poco frecuentes, se encuentran las náuseas, los vómitos y la diarrea.

En el caso de presentar cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente u otros que no hayan sido citados, es muy importante consultar con el médico lo antes posible.

Interacciones con otros medicamentos

También es fundamental comunicar al médico si se están tomando otros medicamentos o si se han tomado otros fármacos recientemente, pues la interacción de estos con el Sumial podría no ser favorable para la salud. Es especialmente importante informar al facultativo en los casos que detallamos a continuación:

  • Se están tomando medicamentos para la diabetes, para los latidos del corazón irregulares, para la presión arterial alta o para la angina.
  • Se está administrando adrenalina.
  • Se están tomando medicamentos para la migraña, ibuprofeno, fármacos para la insuficiencia cardíaca, para afecciones estomacales, para la tuberculosis, para el asma.
  • Se están tomando medicamentos anticoagulantes, como warfarina.
  • Si se están utilizando descongestionantes nasales o medicamentos de venta libre para tratar el resfriado o cualquier proceso catarral.

Cómo conservar Sumial

Para que el fármaco se mantenga siempre en unas condiciones óptimas, no puede conservarse a una temperatura que supere los 30ºC. Es preferible que se encuentre guardado en un lugar en el que no incida la luz directamente y que esté libre de humedad.

Además, es muy importante mantener este medicamento fuera del alcance y la vista de los niños y en ningún caso puede tomarse una vez pasada la fecha de caducidad que se indica en el envase.

Compartir

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here