Sabor amargo en la boca

Notar un sabor amargo en la boca y sequedad es bastante frecuente. Hoy veremos las distintas causas que lo provocan, así como los mejores remedios caseros para evitar este desagradable sabor.

Cualquier cambio en nuestra saliva, aliento o sabor de la boca puede ser una señal de que algo no está marchando bien con nuestra salud. Sentir un sabor amargo en la boca puede suele ser un síntoma asociado comúnmente a enfermedades gástricas, sin embargo, algunas condiciones hepáticas y bucales también pueden causarlo.

Muchas personas suelen presentar sabor amargo al despertarse o después de comer como un síntoma temporal, mientras que otras suelen tener esta molestia de forma permanente. En cualquiera de los casos es importante acudir al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuado. Si te has preguntado alguna vez por qué se produce el sabor amargo en la boca te invitamos a descubrir la respuesta en este artículo de eSalud.

Causas del sabor amargo en la boca

Bacterias bucales

En la cavidad bucal se alojan un sinfín de bacterias que diariamente removemos a través del cepillado dental, la seda dental y el enjuague bucal. Una limpieza deficiente puede causar que las bacterias se acumulen de forma excesiva en los dientes y encías causando enfermedades como la caries profunda o la gingivitis (inflamación de las encías).

Las bacterias se alimentan del azúcar de los alimentos, por esta razón es tan importante cepillarse los dientes después de cada comida y usar la seda dental para remover los residuos que se encuentran en lugares más complicados. Cuando una persona sufre de enfermedad periodontal como la gingivitis o la periodontitis sus encías suelen sangrar, lo cual genera un sabor amargo en la boca y mal aliento. Visitar al odontólogo una vez al año es indispensable para preservar la salud bucal.

Indigestión o dispepsia

Indigestión y sabor amargo en la boca

Cuando la digestión no se produce adecuadamente, el sabor amargo en la boca después de comer es una de las primeras señales. Detectar si esta es la causa de tu malestar es muy sencillo, pues la indigestión causa síntomas más importantes como náuseas, acidez, dolor en la boca del estómago, diarrea y hasta reflujo.

Cuando la indigestión es constante vale la pena revisar nuestros hábitos alimenticios, ya que las comidas rocas en grasa y almidón son las más difíciles de digerir. De igual modo es recomendable marcar una cita con el gastroenterólogo para descartar otra serie de afecciones que estén causando dispepsia, como la gastritis o úlceras estomacales.

Reflujo gastroesofágico

La comida pasa de la boca al estómago a través del esófago y en dicho canal se encuentra una válvula o esfínter que funciona como una especie de tapón para impedir que el contenido del estómago se devuelva hacia la boca. Este esfínter es un músculo que en muchos casos suele dañarse y deja de cerrar correctamente, permitiendo que los ácidos estomacales salgan hacia la boca y causen lo que conocemos como reflujo gástrico.

Esta condición es común en personas con sobrepeso y mujeres embarazadas y entre sus principales síntomas se encuentra acidez, tos, mucosidad en la garganta, sensación de que hay algo atorado en la garganta y sabor amargo en la boca. Para diagnosticar esta enfermedad es necesario ser examinado por un gastroenterólogo.

Enfermedades hepáticas

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, pues es el encargado de depurar las toxinas que se acumulan en el organismo provenientes de los alimentos, razón por la cual es vital tener una alimentación saludable para preservar el buen funcionamiento hepático.

Las comidas ricas en azúcar, el alcohol, las grasas saturadas y los alimentos procesados suelen afectar la salud del hígado evitando que el órgano pueda depurar tantas toxinas y, por lo tanto, facilitando la acumulación de las mismas. Acidez, pesadez estomacal después de comer, fatiga, sabor amargo en la boca y cambios en las heces son algunos de los síntomas que pueden estar indicando que el hígado no está funcionando correctamente o está inflamado. Entre las condiciones hepáticas asociadas a estos síntomas se encuentra el hígado graso y, mayormente, la ictericia.

También te puede interesar:  Eliminar el mal aliento con remedios caseros

La sinusitis también causa sabor amargo en la boca

La sinusitis y el sabor de boca

La sinusitis es la inflamación del tejido que recubre los senos paranasales a causa de un virus, hongo o infección. Cuando la abertura nasal se bloquea producto de la inflamación de las membranas el moco no puede salir correctamente y comienza a acumularse y a descender hacia la garganta causando mucosidad en la laringe y sabor amargo en la boca.

Infecciones respiratorias y un tabique nasal desviado son las principales causas de la sinusitis. En caso de tener tabique desviado será necesario corregir el problema en intervención quirúrgica. Cuando la sinusitis es causada por infección, el consumo de antibióticos y medicamentos descongestionantes es vital para tratar la afección.

Otras causas del sabor amargo en la boca

  • Enfermedades como la diabetes, ictericia, cáncer e insuficiencia renal hacen a una persona más propensa a sufrir sabor amargo en la boca.
  • La intoxicación con metales como el plomo, cobre y mercurio causa sabor amargo en la boca.
  • Otra de las razones por las que se puede sentir sabor amargo en la boca es el consumo de medicamentos como los antibióticos, antidepresivos y vitaminas prenatales.
  • En el caso de la mujer, el sabor amargo en la boca puede estar asociado a una alteración hormonal debido al incremento en la producción de estrógenos durante la menstruación o el embarazo.
  • Cualquier situación extrema de estrés puede llegar a secar tanto la boca que termina produciendo sabor amargo.

Cómo tratar el sabor amargo en la boca

Tener sabor amargo en la boca durante mucho tiempo puede convertirse en una molestia bastante desagradable, sin embargo, para combatir este síntoma es vital acudir al médico para que realice un chequeo exhaustivo de nuestra salud y ofrezca un diagnóstico que permita dar con el tratamiento ideal.

En vista de que el sabor amargo en la boca es un síntoma asociado a múltiples afecciones, es muy probable que el especialista médico ordene la realización de una analítica sanguínea para comprobar que todo esté en la normalidad. También hará un cuestionario con preguntas relacionadas con la salud estomacal, bucal y con los hábitos alimenticios. Lo más importante es que al momento de acudir al médico se mencione cualquier otro síntoma o malestar que pueda estar vinculado con el sabor amargo de la boca, pues así el médico tendrá más claro el camino a seguir.

Remedios caseros para el sabor amargo en la boca

Remedios caseros para el sabor amargo en la boca

  • Desintoxicar el cuerpo para estimular el óptimo funcionamiento del hígado, el estómago y los riñones es de gran ayuda para mejorar la digestión y la eliminación de toxinas. Para ello, puedes comer un diente de ajo crudo en ayunas o tomar al despertarte un vaso de agua tibia con limón.
  • Las bebidas depurativas ayudan a liberar toxinas de forma eficaz. Prueba acompañar tu cena con un jugo de remolacha, apio, limón, berro y zanahoria, ¡sin azúcar!
  • Mejorar tus hábitos alimenticios es sin duda la mejor decisión que puedes tomar para ayudar al funcionamiento de todo tu cuerpo, pero sobre todo de tu sistema gastrointestinal. Come en todas las comidas una porción de proteína, una de carbohidrato y una de vegetales, cocina tus alimentos a la plancha, al horno o al vapor y prefiere las carnes magras como el pollo, el pavo y el pescado. Disminuir el consumo de grasas, azúcares, harinas y almidón es vital para desintoxicar el cuerpo.
  • Cepilla tus dientes dos veces al día, usa seda dental y no te saltes el enjuague bucal. La salud de tus dientes y encías es vital para tener un sabor de boca normal y un aliento saludable.
  • Hidrátate correctamente para que el estómago, el hígado y los riñones trabajen cómodamente. Tomar 2 litros de agua diarios te ayudará a eliminar ese sabor amargo en la boca.
  • Consume frutas cítricas para estimular la producción de saliva y aliviar el sabor amargo en la boca.
Sabor amargo en la boca
3.6 (72%) 5 votos


Te podría interesar

Publicidad