Orina con espuma

Explicación detallada sobre las causas que pueden explicar la orina con espuma, así como el diagnóstico y el tratamiento.

Tener orina con espuma de manera ocasional es normal ya que pueden influir distintos factores, como la velocidad y la presión de la micción. No obstante, si esta condición se repite de forma continuada en el tiempo, es indispensable acudir al médico para que realice los exámenes oportunos.

Por lo general, el médico solicita la realización de un análisis de orina para determinar si existen niveles elevados de proteínas en la misma. Si el resultado es positivo, solicitará exámenes clínicos adicionales para dar con la causa del problema.

Causas de la orina con espuma

Causas de la orina con espuma

En la gran mayoría de los casos, la orina espumosa no indica un problema de salud de carácter grave. En muchos casos la causa se encuentra en el simple hecho de aguantarse las ganas de orinar, de modo que al hacerlo la micción sale con una gran fuerza y presión, generando así espuma.

Orinar con fuerza

Una vez la vejiga está lleno y se aguanta durante un largo periodo de tiempo para no ir al baño, en el momento en que se hace la orina sale con mucha fuerza, generando así espuma. En este caso, desaparece pasados unos pocos minutos.

Publicidad

Un buen truco para comprobar si realmente es esta la causa o no es esperar unos minutos antes de vaciar el inodoro. Si la espuma formada desaparece, efectivamente la razón se encuentra en aguantarse las ganas de orinar.

Lo cierto es que este hábito es muy común, aunque entraña una serie de riesgos para la salud. Hacerlo habitualmente puede dar lugar a enfermedades como la cistitis, la infección de orina o incluso el ensanchamiento de la vejiga.

Deshidratación

Otra de las causas que explican la presencia de espuma en la orina es la deshidratación. Una situación relativamente común en ancianos y niños, sobre todo durante la época estival en la que las altas temperaturas son frecuentes.

Los expertos señalan que es esencial tomar entre dos y dos litros de agua diarios para una correcta hidratación del organismo. También es aconsejable consumir alimentos con un alto contenido en agua, como determinadas frutas y verduras.

Proteínas en la orina

La presencia de proteínas en la orina también puede explicar esta condición. Las razones por las que se pueden acumular proteínas de lo debido en la orina son varias: práctica de ejercicio físico de gran intensidad, abuso de suplementos de proteínas y enfermedades como la hipertensión y la diabetes.

Esta condición requiere de tratamiento médico. Se diagnostica mediante un examen de orina y, de confirmarse la presencia excesiva de proteínas en la orina, el paciente se pone en manos de un nefrólogo para evaluar la causa y determinad el tratamiento más adecuado.

Infección urinaria

Cuando las bacterias ingresas en la vejiga puede provocar orina con espuma. Por lo general, si hay infección urinaria, esta condición se acompaña de otros síntomas como dolor o ardor al orinar, aumento notable de la frecuencia de la micción, e incluso presencia de sangre en la orina.

Presencia de líquido seminal

Después de mantener relaciones sexuales, es habitual que se quede en el tracto urinario del hombre una cierta cantidad de semen, el cual se expulsa a través de la orina. Para evitar el riesgo de infecciones, es recomendable limpiar el tracto urinario después de las relaciones sexuales.

Presencia de productos de limpieza en el inodoro

En ocasiones la causa de la orina con espuma es tan sencilla como la presencia de productos de limpieza en el inodoro, en cuyo caso no existe ningún tipo de problema de salud. Una buena forma de comprobar si esta es realmente la causa es miccionar en un recipiente limpio.

Proteinuria

En la sangre hay presencia de proteínas, siendo la principal la denominada albumina. Las proteínas tienen una gran selección de funciones en el organismo: desarrollo y mantenimiento del sistema óseo y muscular, prevención de infecciones, control del volumen de líquidos presentes en la sangre… Los riñones se encargan de eliminar el exceso de líquido y desechos y mantienen las proteínas y otros nutrientes.

Así, cuando los riñones no funcionan con normalidad, pueden permitir el paso de un poco albumina, la cual se expulsa al exterior a través de la orina. Es por ello que se considera que la presencia de proteínas en la micción puede ser una señal temprana de algún trastorno que afecte al sistema renal.

Hay una serie de factores de riesgo que favorecen el desarrollo de proteinuria: diabetes, presión arterial alta y antecedentes familiares de enfermedades renales.

Los síntomas más habituales de este trastorno son orina espumosa e hinchazón en determinadas zonas del cuerpo como las manos, los pies, el rostro y el abdomen.

Diagnóstico y tratamiento

El examen que permite diagnosticar la proteinuria es un análisis de orina, el cual evalúa la cantidad de albumina en la micción en comparación con los niveles de creatinina. Este valor se denomina cociente albumina a creatinina (UACR) y si es superior a 30 mg/g  puede indicar alguna enfermedad en los riñones.

La proteinuria es un trastorno relativamente común en personas con diabetes e hipertensión, por lo que es esencial determinar si estas enfermedades están o no controladas.

Orina con espuma y embarazo

Existe una falsa creencia que señala que la orina con espuma es uno de los principales síntomas del embarazo. Pero nada más lejos de la realidad. Este tipo de orina puede ser un claro indicativo de la presencia de proteínas en la orina, una de las principales señales de preenclampsia.

La preenclampsia es un trastorno propio del periodo gestacional caracterizado por la elevación de la presión arterial. Si no se diagnostica y trata adecuadamente, puede dar lugar a convulsiones, lo cual supone un riesgo para la vida tanto de la madre como del bebé.

Existen una serie de factores de riesgo que incrementan el riesgo de desarrollar preenclampsia: madre primeriza, antecedentes familiares, embarazo múltiple, hipertensión antes del embarazo y obesidad.

Color de la orina

Color de la orina

Además del aspecto de la orina, en este caso con espuma, también hay que prestar especial atención a su color.

  • Transparente: cuando el color de la orina es claro casi como el agua, la causa más habitual de esta condición es un exceso de hidratación. En la gran mayoría de los casos no supone un problema de salud de carácter grave.
  • Amarillo pálido: es el color habitual de la orina cuando el organismo está correctamente hidratado y no hay ningún tipo de problema en el sistema renal.
  • Marrón: la orina de color marrón puede responder a una situación de deshidratación a una enfermedad que afecte al hígado. La razón se encuentra en que algunas sales biliares que deberían ser expulsadas del organismo a través de las heces, se acaban mezclando con la orina.
  • Rojo: aunque en ocasiones la orina de color rojo se debe al consumo de determinados alimentos, también puede indicar la presencia de sangre en la micción.

Conclusión

La orina aporta información de gran valor para conocer cuál es el estado de salud a nivel corporal, sobre todo en lo relacionado con el sistema renal. Cuando la orina es espumosa, en la gran mayoría de los casos no se debe a un problema de salud grave, pero es importante prestarle atención y comprobar si se repite o no de forma continuada en el tiempo.


Te podría interesar