Musicoterapia

Explicamos en qué consiste la Musicoterapia, todos los beneficios que podemos aprovechar utilizándola y en qué casos está especialmente recomendada.

La Musicoterapia se ha convertido en una de las terapias alternativas más solicitadas en los últimos años. La música, que siempre ha destacado por tener excelentes beneficios, se utiliza también ahora como una medida para estimular el desarrollo, el aprendizaje o para potenciar diferentes elementos sensibles o psicológicos.

Qué es y qué usos tiene la Musicoterapia

No es más que emplear la música o algunas de sus partes con un fin concreto, ya sea el de aprender, desarrollar o, también, sanar. Esto no quiere decir que la música sea una medicina, sino que es una interesante actividad que favorece el mantenimiento de una correcta salud psicológica, que es un excelente mecanismos de aprendizaje, y que ayuda a mejorar la comunicación entre las personas. Es decir, se trata de coger algo que, en principio pertenece al ocio, para integrarlo en la educación y en el desarrollo de una persona.

Esta terapia descansa sobre dos pilares. El primero es que no supone ningún daño o riesgo para la persona que la pone en práctica, y el otro es que están científicamente comprobados los resultados que puede llegar a ofrecer.

¿En qué momentos es recomendable emplearla? Los niños con problemas sociales o de aprendizaje son sus principales beneficiarios. Por un lado, la música no es más que un lenguaje, en el que se pronuncian una serie de notas dentro de un tiempo determinado. Por tanto, es una excelente manera de mejorar la memoria, de romper barreras de timidez, de ayudar a que los niños autistas puedan comunicarse poco a poco y estimular así su aprendizaje y desarrollo.

También ha demostrado tener excelentes resultados en personas con problemas de drogodependencia o con criminales, ya que encuentran aquí un entretenimiento, una manera de mejorar su autoestima, su disciplina y de aprender dinámicas de grupo.

Así mismo, la gente mayor va a encontrar en esta terapia un buen remedio para algunos de sus problemas, además de estimular su memoria, afinar su movilidad y permitirles mantener la cabeza ocupada.

Desde un plano meramente psicológico, las personas con depresión o ansiedad tienen un uso muy recomendado de esta alternativa para afianzar su autoestima y lograr superar estos trastornos.

Beneficios de la Musicoterapia

Beneficios de la Musicoterapia

Más arriba hemos visto en qué ámbitos se suele emplear. Sin embargo, esta terapia resulta muy beneficiosa para todas las personas, aunque los casos citados son exclusivamente los más recomendados o comunes. Ahora bien, cabe preguntarse qué beneficios concretos tiene emplear la música como terapia. Estos serían algunos de ellos:

  • Se experimentan cambios psicológicos. La persona que la practica tiende hacia lo positivo y abandona los sentimientos depresivos, marginales o angustiosos.
  • Es una herramienta para la socialización. Muy útil para personas con problemas sociales, ya que se desarrollan dinámicas de grupo, además de aprender del profesor y seguir sus consejos. Funciona como una excelente herramienta para ampliar nuestras habilidades a la hora de enfrentarnos a los problemas o situaciones diarias. Además, las clases crean comunidad. Pasar tiempo a la semana con otras personas implica desarrollar ciertas habilidades para manejarse en ambientes sociales. Por tanto, podemos interiorizar ciertos recursos sobre cómo comportarnos con los demás a través de estas clases.
  • Es uno de los mejores remedios naturales contra el estrés o la ansiedad. Se trata de una actividad que exige concentración, pero que resulta entretenida y es agradable de realizar. De esta manera, uno es capaz de desconectar durante un tiempo de su cotidianeidad y de sus agobios más comunes. El cerebro, la psique y, en general, el cuerpo, descansan de los apuros a los que están sometidos a lo largo del día.
  • Nos dota de mecanismos para solucionar futuros problemas. La música, aunque sea divertida, presenta problemas, novedades y espacios desconocidos. Los ejercicios de ritmo, por ejemplo, obligan a que nos concentremos más, a que pensemos de una manera diferente y nos dejemos llevar. Las melodías exigen concentración y pensar en varias cosas a un tiempo. Aplicado a nuestra vida diaria, pondremos en práctica las dinámicas y mecanismos que hemos aprendido en las clases aprovechando sus beneficios.
  • Mejora la autoestima. La música representa una manera de definir nuestra personalidad. Nuestras aficiones determinan en gran medida cómo somos como personas. De este modo, aprender a tocar música es una interesante manera de conseguir una mejor visión y comprensión de uno mismo.
  • Dinamizador del aprendizaje. Especialmente notorio en los niños, ya que a través de la música descubren otra manera de desarrollar mecanismos conducente al aprendizaje. Si los deberes o las materias de la escuela resultan aburridas o confusas, el niño deja de interesarse en ellas y le desmotiva aprender. A veces es porque no domina estos mecanismos y la música, al ser más versátil y entretenida, es una excelente manera de que descubra cómo hay que aprender.
  • Regulador de las reacciones fisiológicas. Escuchar música agradable es una buena manera de reducir el estrés y de conseguir una mayor relajación gracias a su efecto reductor del ritmo cardíaco y de la tensión arterial. Está comprobado que tiene un efecto directo sobre las personas en coma. Resulta igualmente beneficioso para las embarazadas tanto para el correcto desarrollo cognitivo del bebé, como para reafirmar los vínculos entre la madre y su hijo. En consecuencia, estar en contacto de manera continua con la música es un efectivo restablecedor de las funciones corporales.
  • Reduce el dolor en enfermedades terminales. Esta es una de las ventajas más novedosas que se han descubierto recientemente. Su capacidad para crear sentimientos positivos y de reducir la ansiedad, otorga a la música la facultad de eliminar parte del dolor físico y mitigar la angustia que sienten los enfermos severos.
También te puede interesar:  Hidroterapia

En definitiva, la variedad de aplicaciones de la Musicoterapia hacen de ella una de las mejores terapias alternativas que existen en la actualidad. Además, no solo no es invasiva, sino que consigue aliviarlo significativamente. Produce cambios físicos, psicológicos y sociales. Es adecuada para todo tipo de personas y puede ser practicada en cualquier momento. No requiere una preparación previa y sus beneficios son un tesoro que permanece con nosotros en el tiempo haciéndonos mejores personas.

Musicoterapia
Valore este artículo


Te podría interesar

Publicidad