Kinesiología

La kinesiología, o quinesiología, es una terapia natural que evalúa la respuesta de los músculos para detectar desequilibrios en el organismo. Te explicamos qué es y qué procedimientos utiliza.

La kinesiología es una terapia natural muy efectiva tanto para la prevención como para el tratamiento de problemas relacionados con el sistema neuromuscular esquelético. Así, aplica una serie de métodos curativos que buscan restablecer la normalidad de los movimientos.

La kinesiología es a día de hoy uno de los métodos alternativos que más se aplica en el campo de la interacción denominada cuerpo-mente.

¿Qué es la kinesiología?

Se define como tal a una terapia natural cuya base principal es que el cuerpo y la mente guardan una correlación. Por lo tanto, se basa en la teoría de que cuidar uno de ambos aspectos supone un beneficio importante para el otro. Se trata por tanto de una terapia que podemos englobar en el campo de interacción cuerpo-mente.

Ante una situación de estrés, la reacción que más habitualmente toman los músculos y articulaciones del cuerpo es la de tensarse, lo cual a medio y largo plazo provoca un debilitamiento de los mismos. Pues bien, la kinesiología busca devolver el equilibrio a esos músculos, buscando el factor que ha desencadenado la situación de estrés.

Para ello se hace uso de lo que se conoce como test muscular, el cual permite determinar con exactitud cuál es la causa que da lugar a esa situación de estrés, ya sea física, química, emocional, o mental. Se establece así una relación entre terapeuta y paciente. Su sistema a nivel tanto energético y físico reacciona ante las preguntas que realiza el terapeuta para dar con la causa del bloqueo.

Una vez locadalizada la causa que ha generado el estado de estrés, se trabaja con ella desde tres perspectivas: cómo lo ve, cómo lo siente, y cómo actua ante ese factor. Para ello se llevan a cabo una gran selección de ejercicios a nivel mental y emocional: gimnasio cerebral, ejercicios de integración de los dos hemisferios, activación de los puntos de acupuntura… Son ejercicios que permiten determinar la causa y liberarla.

Historia

El origen de la kinesiología se remonta a la década de los 60. Fue entonces cuando el Doctor George Goodheat descubrió la reacción de los músculos y órganos del cuerpo humano con los meridianos energéticos de la medicina china. Y es que, tratando de la manera adecuada los músculos y aquellos puntos clave en la acupuntura, se logra equilibrar los órganos y músculos, enviando así un mensaje positivo al sistema nervioso central. De este modo se mejoran todas las funciones del organismo: circulación sanguínea, aparato respiratorio, tránsito intestinal…

Tipos de kinesiología

Tipos de kinesiologia

La kinesiología se divide en dos grandes grupos. Por un lado, la terapia preventiva; tal y como su propio nombre indica, ayuda al paciente a evitar una determinada enfermedad y, en caso de que esta se dé, que los síntomas sean lo más leves posible. Y, por otro lado, la terapia curativa; aquella que reduce los síntomas propios de una dolencia.

Esta es la clasificación más habitual. No obstante, también se divide la kinesiología en varias vertientes.

  • Holística: es aquella que trabaja de forma integral todo el cuerpo, tratando el organismo en su conjunto.
  • Específica: esta terapia se centra en cuidar zonas concretas del cuerpo, como por ejemplo un músculo que esté dolorido.
  • Aplicada: esta es la vertiente más extendida en la actualidad; funciona mediante la aplicación de distintas pruebas musculares.

También se pueden diferenciar dos tipos de aplicaciones de kinesiología.

  • Activa: es aquella terapia natural en la que el paciente toma un papel activo en la sesión; así, se encarga de mover los diferentes grupos musculares del organismo. El terapeuta suele hacer uso de diferentes máquinas para fomentar el movimiento de dichos músculos.
  • Pasiva: tal y como su propio nombre señala, es el propio terapeuta el que se encarga de realizar los movimientos a los músculos del paciente.

Beneficios de la kinesiología

Beneficios de la kinesiología

La kinesiología es una terapia con una gran selección de beneficios tanto a nivel físico como mental. Los explica,mos a continuación.

  • Permite un estudio muy preciso del estado en el que se encuentran los músculos de todo el cuerpo, evaluando posibles anomalías que den lugar a desequilibrios.
  • Ayuda a liberar dolores físicos relacionados con el sistema muscular.
  • Esta terapia permite detectar alergias de una manera muy precisa.
  • A nivel mental, reduce de forma considerable los estados de estrés y ansiedad en todos los ámbitos de la vida: personal, profesional, familiar, sentimental…
  • Personas de todas las edades pueden obtener un mayor rendimiento mental gracias a la kinesiología, lo cual es especialmente importante en jóvenes que estén estudiando por ejemplo una carrera universitaria.
  • Es de gran ayuda en el proceso tanto de desarrollo como de crecimiento personal, lo cual es un punto muy importante en el camino de la vida hacia las metas y los objetivos propuestos.
  • En lo relacionado con la salud física, mejora de forma notable la motricidad, la coordinación y la postura corporal, minimizando así el riesgo de padecer problemas de espalda o de cadera, por ejemplo.
También te puede interesar:  Equinoterapia

¿A quién está dirigida?

La kinesiología está dirigida a todo el mundo. No obstante, hay una serie de grupos de población para los que esta terapia es especialmente recomendable.

  • Problemas de aprendizaje: en las sesiones el terapeuta trabaja con el paciente para tratar sus dificultades de aprendizaje, las cuales en muchas ocasiones surgen a raíz de la falta de concentración y la memoria.
  • Estados de estrés y ansiedad: uno de los principales beneficios que ofrece esta terapia es el de rebajar los niveles de nerviosismo. Por lo tanto, la kinesiología  está dirigida a aquellas personas que sufran de estrés en cualquier ámbito de su vida.
  • Problemas musculares: trabajando con el movimiento, esta terapia mejora de forma notable el tono muscular y favorece la coordinación y la oxigenación. De esta forma, proporciona una gran sensación de bienestar tanto a nivel físico como mental ya que el sistema muscular es esencial para un buen estado de salud.
  • Recuperación de entrenamientos deportivos: cada vez son más los deportistas que optan por la kinesiología  ya que ayuda considerablemente a la recuperación de los músculos tras un entrenamiento de alta intensidad. También resulta una terapia muy interesante para acelerar el proceso de curación tras una lesión muscular.
  • Trastornos psicosomáticos: tal y como hemos señalado, la base de esta terapia es la correlación que existe entre el cuerpo y la mente. Así, busca tratar dolencias que el paciente siente en el cuerpo, pero cuya causa se encuentra en un desequilibrio o bloqueo mental.
  • Relaciones interpersonales: la kinesiología  ayuda a determinar cuáles son los bloqueos que impiden las relaciones interpersonales del paciente. Así, una vez identificados, busca la forma de mejorar el comportamiento del paciente con las personas de su entorno, así como con él mismo.
  • Cansancio: personas con niveles altos de cansancio tanto a nivel físico como mental también pueden encontrar en la kinesiología  una respuesta a todos sus problemas.

¿En qué consiste una sesión de kinesiología?

¿En qué consiste una sesión de kinesiología?

Para dar comienzo a una sesión de kinesiología, se somete al paciente al test muscular para tomar en consideración su estado de salud en relación al estado de su sistema muscular. Para ello realiza una serie de pruebas musculares que analizan y comprueban el estado en el que se encuentran los músculos, y cuál es su capacidad de respuesta.

De este modo el terapeuta puede relacionar aquellos aspectos emocionales, mentales y energéticos del paciente para enfocar la sesión de la manera correcta.

En función de los resultados del test muscular, el terapeuta determina las mejores técnicas a realizar durante la sesión; puede combinar herramientas propias de la kinesiología con terapias como la acupuntura, los ultrasonidos, o la electroestimulación.

En líneas generales, cada sesión de kinesiología tiene una duración aproximada de una hora.

Técnicas aplicadas por el terapeuta

Es importante destacar que cada sesión de kinesiología es única y diferente, en función de cuáles sean las necesidades concretas de cada paciente. De este modo, aunque dos pacientes tengan la misma dolencia, la sesión de cada uno de ellos será completamente diferente.

A continuación señalamos cuáles son algunas de las técnicas más habituales que el terapeuta lleva a cabo en las sesiones de esta terapia natural.

Acupuntura

La acupuntura es una terapia natural que engloba una serie de procedimientos que buscan estimular determinados puntos de la anatomía. El terapeuta inserta una serie de finas agujas en la piel, en puntos estratégicos del cuerpo para aliviar una gran selección de dolencias: dolores de cabeza, dolores lumbares, osteoartritis, calambres menstruales, contracturas…

Ultrasonidos

La terapia por ultrasonidos consiste en la aplicación de ondas mécanicas de gran frecuencia que propagan y transmiten energía gracias a la vibración que producen dichas ondas. Así, con la vibración se da un movimiento celular que tiene múltiples beneficios, como la cicatrización, la mejora de la circulación sanguínea o la disminución de la rigidez articular.

Electroestimulación

La electroestimulación es una de las técnicas más utilizadas en la actualidad. Consiste en el uso de una serie de aparatos que, a través de implsos eléctricos, provocan la contracción de los músculos. Permite así aumentar el tono muscular y mejorar de forma notable la flacidez de los músculos, aumentando su fuerza, volumen, y resistencia.

Contraindicaciones de la kinesiología

La kinesiología  es una terapia natural muy segura, siempre y cuando se realice por un profesional con formación y experiencia en el campo. Por lo tanto, lo más importante en este aspecto es ponerse en manos de un experto con cualificación.

Hay una serie de públicos que deben evitar esta terapia; pacientes con infecciones agudas y/o cardiopatías descompensadas, pacientes con cáncer, y mujeres embarazadas.

Conclusión

La kinesiología es una terapia natural ampliamente extendida en la actualidad. Sus beneficios son muchísimos, así como sus aplicaciones. Y es que, más allá de prevenir y tratar dolencias relacionadas con el sistema muscular, busca el bienestar general del individuo, relacionando cuerpo, mente y espíritu.

En determinados países como Estados Unidos, Nueva Zelanda o Australia la kinesiología ya se considera una profesión con un gran peso en la sociedad y su aplicación va muchísimo más allá que un simple complemento diagnóstico o terapéutico.

Kinesiología
5 (100%) 2 votos


Te podría interesar

Publicidad