Los mejores relajantes musculares naturales

Conoce los mejores relajantes musculares naturales y combate los dolores e inflamaciones de forma rápida y sin complicaciones. Nos puede ayudar a calmar la rigidez y el dolor sin tener que recurrir a medicamentos convencionales

Cuando se activa alguno de los nervios que controla un músculo determinado, se liberan una serie de sustancias que se fijan en los receptores musculares y causan una contractura. ¿Te ha pasado? De ser así entonces saber lo doloroso que puede ser esta condición, tanto así, que en algunos casos llega a incapacitar por completo el movimiento de determinada parte del cuerpo.

Ante la presencia de una contractura muscular, el dolor, la rigidez y todas las molestias que esto representa, ¿qué solemos hacer? Correr al botiquín de la casa y buscar un relajante muscular que nos alivie de forma inmediata los síntomas.

En la actualidad está comprobado que el consumo a la ligera de este tipo de fármacos puede ser nocivo para la salud. El estrés, el ritmo de vida agitado y pasar mucha horas frente al ordenador son factores que atacan la salud de la musculatura y causan cada vez más contracturas musculares. Si este escenario te suena familiar, sigue leyendo con detenimiento este artículo de eSalud y descubre cuáles son los mejores relajantes musculares naturales para aliviar el problema desde la raíz, olvidarte de tratamientos médicos y prevenir efectos secundarios no deseados.

¿Qué es una contractura muscular?

Para entender cómo actúan los relajantes musculares naturales es necesario conocer qué ocurre en nuestra musculatura durante una contractura. La contractura muscular es la contracción continuada e involuntaria del músculo o de sus fibras durante el esfuerzo. Cuando esto ocurre se presenta una importante inflamación en zona zona que causa dolor y complica el funcionamiento normal de la musculatura.

Contractura muscular

La contractura muscular ocurre a menudo cuando el músculo realiza un movimiento intenso o brusco. Esto puede ocurrir cuando se levanta mucho peso, se realiza un movimiento sostenido en el tiempo, se hace ejercicio sin ningún tipo de calentamiento previo o cuando se adoptan malas posturas durante la jornada laboral y la práctica de algún deporte como el ciclismo. Asimismo, la tensión muscular derivada del estrés es una de las principales causas de contractura muscular.

Las contracturas pueden aparecer durante el esfuerzo o después. En el primer caso se originan por una concentración de metabolitos que general el dolor y la hinchazón debido a una deficiente circulación sanguínea. En el segundo caso, el más común, la lesión se produce debido a una fatiga excesiva de las fibras musculares que impide la relajación de las mismas después del esfuerzo.

Ante la presencia de una contractura muscular lo mejor que podemos hacer es tratarla inmediatamente para aliviar los síntomas y recuperar la movilidad normal del músculo. Es indispensable evitar todo tipo de remedio que pueda empeorar la lesión, tales como masajes musculares,movimientos de estiramiento forzoso y el consumo a la ligera de fármacos. Por lo general, la contractura no debería durar más de una semana y lo más recomendable es acudir al médico para conocer su complejidad y recibir el tratamiento adecuado.

La contractura muscular se suele tratar de la siguiente forma:

  • Consumo de medicamentos antiinflamatorios y relajantes musculares. Los antiinflamatorios son los que realmente actúan en la contracción, los relajantes musculares solo ayudan a aliviar el dolor. Ambos medicamentos deben ser prescritos por un especialista médico.
  • Masajes para relajar la musculatura hechos por un especialista en fisioterapia. Al masajear la zona aumenta la circulación sanguínea para recuperar los tejidos y reducir la tensión y el dolor.
  • La aplicación de calor y frío es de gran ayuda para reducir la inflamación y el dolor.
  • Ejercicios y estiramientos de fisioterapia ayuda a conseguir una mejor movilidad del músculo lesionado.

¿Por qué evitar el consumo de relajantes musculares?

Los relajantes musculares son medicamentos que actúan como analgésicos para aliviar dolores musculares sin solucionar la raíz del problema, es decir, un relajante muscular no va a curar una contracción.

Muchos estudios han comprobado que el consumo prolongado, o a la ligera, de relajantes musculares puede causar estragos en la salud del cuerpo humano. Por esta razón muchos especialistas aconsejan que su consumo se realice únicamente bajo prescripción y supervisión médica.

Pero, ¿por qué son malos los relajantes musculares? ¡Veamos!

Actúa en el sistema nervioso

Sí, el efecto analgesico que ofrecen estos fármacos que deben a que su acción no consiste en eliminar la tensión del músculo contracturado, sino actuar sobre los nervios del cerebro y la médula espinal, lo cual:

  • Relaja todo el sistema nervioso central.
  • Causa síntomas secundarios como sedación, mareos, sueño, vómitos. En algunos casos se ha comprobado que ciertos fármacos causan pérdida de reflejo, confusión, descoordinación de los brazos, visión borrosa y pérdida de reflejos. 70% de las personas que consumen relajantes musculares presentan alguno de estos síntomas.
  • Reduce el tamaño de las vías respiratorias, lo cual dificulta el paso del aire y esto hace que vibre el tejido de la garganta. En conclusión, el consumo de relajantes musculares provoca ronquidos nocturnos.

Es peligroso combinar los relajantes musculares con otros medicamentos

La automedicación es muy peligrosa, y cuando se trata de relajantes musculares más. La lista de interacciones negativas de estos fármacos con otros medicamentos es bastante extensa, siendo la más alarmante el consumo de relajantes musculares con ansiolíticos o analgésicos.   Por esta razón es vital que la administración de esta medicina esté supervisada por un especialista médico que conozca la historia del paciente y sepa qué medicamentos consume.

Asimismo, se ha recomendado a personas con glaucoma, problemas cardiovasculares, enfermedad hepática y adultos mayores de 65 años evitar el consumo de estos medicamentos. También se considera que el consumo prolongado de los relajantes musculares puede causar adicción a su efecto de sedación.

Los 10 mejores relajantes musculares naturales

Relajante muscular natural

Si presentas algún dolor muscular o crees que tienes una contractura, prueba primero a aliviar el dolor con relajantes musculares naturales que son muy efectivos y no son nocivos para la salud. De igual modo es importante que cualquier dolencia importante debe ser atendida por el médico, así que no dudes en consultar con tu galeno cuál es el mejor tratamiento para tu condición.

Los relajantes musculares naturales jamás deben sustituir los medicamentos prescritos por un médico, pero resultan un remedio natural excelente para atender el dolor mientras descubrimos su causa y tratamiento adecuado.

Dicho esto, te revelamos a continuación cuáles son los mejores relajantes musculares naturales:

La lavanda

Por su delicioso aroma la lavanda es una planta muy utilizada en aromaterapia para la relajación del cuerpo y la mente. Su presentación en aceite esencial corporal es de gran ayuda para aliviar las contracturas musculares. El modo correcto de usarlo es aplicar un poco de aceite de lavanda en la zona lesionada y masajear suavemente hasta que la piel lo absorba por completo. Lo ideal es repetir este procedimiento al menos tres veces al día.

La valeriana

Infusión de valeriana

Tomar una infusión de valeriana una o dos veces al día ayuda a relajar la musculatura y disminuye los espasmos musculares, por esta razón su consumo de emplea desde la antigüedad para aliviar los dolores asociados a la cervical y el cuello. La valeriana también ejerce un efecto sedante que ayuda a calmar los nervios y la ansiedad.

Romero

El romero es una planta medicinal que ofrece un sinfín de usos, pero su cualidad para eliminar la tensión muscular lo convierte en uno de los mejores relajantes musculares naturales. Frotar la zona afectada con un poco de aceite de romero ayudará a aliviar las molestias y mejora los dolores de condiciones articulares como la artritis. También puedes hacer baños de inmersión en agua caliente con romero para combatir los espasmos musculares.

La manzanilla

La manzanilla es el relajante muscular natural por excelencia y es utilizado para aliviar los dolores musculares, menstruales, dolor de cabeza, ansiedad y estrés. Además, la manzanilla actúa como antiinflamatorio por lo que es un excelente remedio natural para las contracciones musculares. Puedes tomar entre una y 2 tazas al día  de infusión de manzanilla o aplicar compresas tibias con agua de manzanilla sobre la zona afectada.

Rábano

El rábano es uno de los remedios más antiguos para combatir la tensión muscular, calambres y dolores en las articulaciones. Para aprovechar los beneficios de este alimento es vital encontrar aceite esencial de rábano y realizar con él masajes suaves y baños de inmersión.

Pasiflora

Pasiflora como relajante muscular

Los pétalos de esta hermosa planta contienen antioxidantes fitoesteroles y flavonoides, alcaloides, aceites esenciales y otras sustancias que le ofrecen sus propiedades relajantes y analgésicas. La pasiflora, además de ser utilizada para conciliar el sueño profundo y combatir el insomnio, es de gran ayuda para aliviar el dolor de las contracturas musculares. Lo ideal es beber la pasiflora a modo de infusión.

Catni

Esta planta se usa como sedante natural y relajante muscular. Es muy usada para combatir la inflamación articular, el dolor de cabeza, la tensión muscular y lesiones en los tejidos blandos. Esta planta es originaria de Europa y forma parte de la familia de la menta.

Sales de Epson

Los baños con sales de Epson son una de las mejores alternativas para combatir el dolor muscular de forma natural. La acción de estas sales se debe a su alto contenido en magnesio que ayuda a combatir el dolor, alivia los dolores de la fibromialgia y la artritis y desinflama las lesiones. Para sacarle provecho a estas sales incorpora 100 gr dentro de la tina llena con agua tibia y date un baño de al menos 20 minutos.

Aceite de árnica

El árnica es rico en timol, un compuesto químico que ejerce en el organismo una acción antiinflamatoria. Por esta razón muchos especialistas médicos recetan el aceite de árnica como complemento en el tratamiento de las contracciones musculares y enfermedades articulares. Puedes hallar aceite de árnica en cualquier farmacia y lo ideal es aplicar abundante sustancia sobre la zona afectada y dejar que la piel la absorba.

Aceite de menta

Aceite de menta

El aceite de menta tiene la propiedad de activar la circulación sanguínea, lo cual ayuda a relajar los músculos y combatir su rigidez y tensión. Esta sustancia ofrece un alivio rápido a las contracturas gracias a sus porpiedades antiinflamatoria y analgéica. Lo recomendable es humedecer las manos con abundante aceite de menta y frotes la zona afectada hasta que la piel absorba por completo la sustancia. Frota la piel con aceite de menta durante al menos 5 minutos, tres veces al día.

Los mejores relajantes musculares naturales
5 (100%) 3 votos


Te podría interesar

Publicidad