Equidad de género

Se conoce equidad de género a la defensa de la igualdad del hombre y la mujer en el control y el uso de los bienes y servicios de la sociedad.

En la actualidad, la equidad de género es definida como la agrupación de creencias, ideas y valores que tienen que ver con las diferencias sexuales, la igualdad, el género y la justicia entre mujeres y hombres. El objetivo primordial consiste en la igualdad de oportunidades entre ambos géneros en los distintos sectores englobados en la sociedad.

El Diccionario de la Lengua Española la recoge como «una cualidad que consiste en dar a cada uno lo que se merece en función de sus méritos o condiciones». Es decir, se trata de no beneficiar a una persona para desfavorecer a otra por el hecho de ser una mujer o un hombre.

¿En qué consiste la equidad de género?

Cuando hablamos de este tipo de equidad, los expertos se refieren, básicamente, a la supresión de cualquier clase de discriminación entre mujeres y hombres. Es decir, no ayudar ni dar un trato más favorable al sexo masculino sobre el femenino en su entorno social y personal. Este era un hecho que sucedía tiempo atrás en nuestra sociedad, pero, poco a poco, se va modificando.

A continuación, te explicamos todos los aspectos relacionados con este concepto y sus matices para que dispongas de más información sobre este tema.

Requisitos para esta clase de equidad

En primer lugar, has de tener en cuenta que la equidad de género se basa en que todo tipo de oportunidad y responsabilidad puede obtenerse por parte de cualquier persona, independientemente de si es mujer u hombre.

Publicidad

Los requisitos necesarios para que se pueda aplicar esta máxima son, en primer lugar, las igualdades de oportunidades; y, en segundo término, consiste en establecer diversas condiciones para poder beneficiarse de esas oportunidades.

Y te preguntarás: ¿cómo se crean estas oportunidades? Partiendo de la idea de la creación de nuevos modelos de oportunidades que ya existen y compartiéndolos de manera justa entre mujeres y hombres.

El propósito es que tanto unos como otros han de tener las mismas posibilidades para progresar en el aspecto personal y profesional, es decir, poder seguir creciendo como personas y sentirse realizados; y, en definitiva, ser felices. Para ello, los Gobiernos se encargan de conseguir, con todas las garantías, que todos los medios necesarios se repartan de manera proporcional entre las dos partes.

En definitiva, se trata de que tanto mujeres como hombres sean tratados justamente cuando se trata de atender sus carencias. Aunque el tratamiento puede ser diferente, tiene que realizarse con igualdad a la hora de aplicar los beneficios, obligaciones, derechos y oportunidades para ambos géneros.

Tipos de equidad de género

Tipos de equidad de género

Puedes encontrar la equidad de género en distintas áreas de nuestra realidad social, como en la cultura, la educación, el trabajo y tu misma vida personal. Como bien sabes, en cualquiera de estas esferas pueden suceder ocasiones tanto para la igualdad como para la desigualdad de género.

Los puntos en los que están trabajando desde hace tiempo para normalizar esta situación son los que se refieren a la desigualdad salarial, al reparto de tareas desequilibradas, al acoso sexual a las mujeres y a la negativa de empleos para el sexo femenino, entre los más importantes. En este último caso, nos referimos a la pérdida de posibilidades para acceder al mercado laboral por el hecho de quedarte embarazada, estar casada o tener hijos.

Los diferentes tipos de equidad de género abarcan variados ámbitos. Te los enumeramos, a continuación, dependiendo del contexto.

Contexto familiar

Uno de los ejemplos más conocidos que, seguramente, has vivido o vives es el reparto de las labores domésticas, uno de los caballos de batalla de las mujeres desde hace décadas. Normalmente, este papel está asociado a la mujer de manera natural, lo que excluye al hombre de ellas, debido a motivos culturales arraigados durante tanto tiempo. Simplemente, se trata de equiparar dichas tareas con normalidad y sin distinción de género.

Contexto político

Como bien sabes, en la mayor parte de los países, el poder político lo tienen los hombres. En las democracias de algunos de ellos son conscientes de que este hecho provoca un desequilibrio social muy importante y han reaccionado introduciendo nuevas reglas para subsanarlo. Las más importantes se refieren a las listas electorales paritarias, en las que el número de miembros y sus derechos es igual en ambas partes, y la incorporación de la mujer a cargos en los sectores públicos.

Contexto de la educación

En la actualidad, los programas educativos de las escuelas incluyen clases y actividades para los niños, en los que les explican el porqué y para qué de estos principios. De esta manera, desde muy pequeños, aprenden a practicar las mismas oportunidades; para que, cuando sean adultos, las tengan integradas en su vida con normalidad.

También te puede interesar:  Ejemplo de entrevista psicológica. Caso Rossana. Parte I

Contexto laboral

Algunos países más avanzados incluyen, desde hace tiempo, la cultura de la equidad en el trabajo. Pero, como bien sabes, todavía existen muchos otros países donde el cambio es muy lento.

En el trabajo, las mujeres tienen el derecho a percibir el mismo sueldo si realizan las mismas ocupaciones que el hombre. Además, debes recibir la misma cantidad económica, dependiendo de tus méritos y sin que se favorezca a una parte más que a la otra. Esto implica las mismas responsabilidades y obligaciones.

Un detalle importante es que tanto tus derechos por igualdad como por equidad son compatibles. El mejor ejemplo es el referente a la duración de la baja por maternidad. En el caso de la mujer, el tiempo es superior; mientras que, en el hombre, el tiempo de duración es diferente. Esto es lo que se llama discriminación positiva entre ambos sexos por razones biológicas.

Diferencias entre equidad e igualdad de género

Tanto una como otra son dos palabras que parecen significar lo mismo, pero no es así. Las dos están relacionadas y van de la mano, pero es necesario matizar las diferencias, para su mejor comprensión.

Como te hemos explicado hasta ahora, la equidad reconoce que las mujeres y los hombres somos distintos y las oportunidades se crearán pensando en las características particulares de cada uno.

Mujeres y hombres, al margen de sus particularidades biológicas, podemos acceder al beneficio de todos los servicios y bienes que la sociedad nos ofrece con justicia e igualdad en todos los sectores de la vida. La igualdad de género nos habla de la idea de que mujeres y hombres somos iguales tanto en derechos como en oportunidades. La realidad no es así, dado que las oportunidades dependen de las situaciones económicas, sociales, políticas, étnicas y culturales de cada persona.

Para finalizar este punto, te recordamos lo que la ONU indica respecto a la igualdad de género: «Igualdad entre los géneros implica igualdad en todos los niveles de la educación y en todos los ámbitos de trabajo, el control equitativo de los recursos y una representación igual en la vida pública y política».

10 principios de la equidad e igualdad de género

Algunos de los principios son:

  1. Elegir libremente con quien desean casarse.
  2. La libre elección a la hora de escoger el tipo de pareja, sin que importe el género.
  3. Libertad en su orientación sexual y de pareja.
  4. Libertad para decidir lo que desean hacer con su cuerpo, sin perjuicios.
  5. La misma oportunidad para formar parte de las Fuerzas Armadas y desempeñar los mismos cargos.
  6. La posibilidad de las mujeres de ocupar altos cargos o presidir posiciones elevadas en organizaciones.
  7. La libre elección sobre la gestión del dinero, así como la compra de artículos sin previa autorización del género contrario.
  8. La libre elección de cualquier ideología o religión a la que quieran pertenecer.
  9. La libre elección del tipo de institución y programa educativo al que quieran incorporarse, independientemente de su género.
  10. La libre elección del tipo de trabajo que quieren efectuar y tiempo de dedicación.

Eventos importantes de la equidad

Estos son algunos de los actos más importantes celebrados en los últimos años:

  • 1978: la Constitución Española elabora y aprueba el artículo 14, en el que se indica lo siguiente: «Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social».
  • 1982: se crea el Comité para la Eliminación de Toda Forma de Discriminación contra la Mujer y, en la recomendación 19, se aclara que es discriminación toda violencia ejercitada contra la mujer.
  • 1993: se lleva a cabo una manifestación en la que se movilizaron miles de personas para obligar a la Conferencia Mundial de Derechos Humanos a posicionarse a favor de los Derechos de la Mujer. A raíz de este acto, se estableció el artículo 18, en el que queda patente que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición».

Los principios de equidad de género establecen nuevas formas de relacionarnos entre mujeres y hombres. Aportan a nuestra sociedad ventajas para evolucionar hacia un mundo más equilibrado en todos los aspectos.Te animamos a que continúes aplicándolos en tu vida.

Equidad de género
Valore este artículo


Te podría interesar