Crioterapia

Toda la información sobre la crioterapia y su aplicación en el ámbito de la estética y del deporte. También veremos los beneficios y contraindicaciones.

La crioterapia es, en líneas generales, la aplicación de frío con fines tanto terapéuticos como estéticos. Se realiza mediante vapor de nitrógeno, por lo que el frío no perjudica en lo más mínimo al organismo.

El tratamiento se lleva a cabo en unas cabinas que pueden alcanzar los 200 grados bajo cero. La crioterapia tiene un amplio abanico de aplicaciones, tanto en el ámbito deportivo como estético: mejora el estado de la piel, elimina toxinas, ayuda en el tratamiento y en el proceso de recuperación de lesiones…

Este tratamiento está teniendo una cada vez mayor aceptación entre los deportistas. Uno de los que más confían en la crioterapia como tratamiento deportivo es Cristiano Ronaldo, quien ha decidido instalar una máquina en su propia casa. No es el único caso ya que, por ejemplo, todos los equipos de la NBA cuentan con una cabina de crioterapia en sus instalaciones.

¿Qué es la crioterapia?

Todos los seres humanos tenemos una serie de mecanismos que nos permiten mantener nuestra temperatura corporal dentro de unos límites adecuados, independientemente de la temperatura ambiental. Así, en el caso de los adultos, la temperatura habitual oscila entre 36,5ºC y 37,5ºC. No obstante, se pueden presentar grandes variaciones en función de un amplio abanico de factores: sexo, vida sedentaria o activa, tipo de alimentación, fase del ciclo menstrual en el caso de las mujeres…

Pues bien, partiendo de esta base, la crioterapia se basa en cómo actúa el organismo cuando el ambiente es más frío que la temperatura del cuerpo. Es la parte interna la que genera un mayor número de reacciones; mientras, el sistema periférico sufre lo que se conoce como vaso-constricción para evitar que el calor generado de forma interna se escape a través de la piel. Es en ese momento cuando se genera lo que popularmente se conoce como “piel de gallina”. Si aún así el organismo es incapaz de regular la temperatura, se vasoconstriñen todos los sistemas vasculares.

Publicidad

Así, la crioterapia se basa en alterar los mecanismos termorreguladores del organismo. Este tratamiento consigue generar ese efecto “piel de gallina”, pero sin llegar a que todos los sistemas vasculares se vasoconstriñan.  De este modo, cierra el sistema vascular periférico, mientras que el central se encarga de generar una gran circulación sanguínea, la cual alcanza a todos los niveles celulares, así como a los diferentes mecanismos de nutrición metabólica.

Origen y evolución

El origen de la crioterapia se encuentra en el año 3.500 a.C; el papiro de Edwin Smith hizo referencias al uso del frío como terapia.

Varios miles de años más tarde, en 1961, Irving Cooper desarrolló el primer sistema de sonda criogénica cerrado, lo cual marcó el inicio de la era moderna de este tratamiento.

Fue en 2007 cuando deportistas de élite comenzaron a utilizar la crioterapia como tratamiento para acelerar la recuperación y aumentar su rendimiento deportivo.

Efectos sobre el organismo

Efectos de la crioterapia

La crioterapia tiene una serie de efectos muy beneficiosos sobre el organismo.

  • Analgésico: la crioterapia es un tratamiento muy efectivo para el tratamiento del dolor, tanto agudo como crónico. Así, es habitual su uso por ejemplo en pacientes con fibromialgia. Esto se explica porque el frío extremo disminuye la velocidad de conducción nerviosa, reduciendo así la sensación de dolor.
  • Antiinflamatorio: la crioterapia es un potente antiinflamatorio. La aplicación de frío extremo sobre la piel provoca una disminución de la inflamación a través de vasoconstricción.
  • Metabólica: este tratamiento fomenta una serie de reacciones para compensar el descenso de la temperatura en la capa más superficial de la piel. Así, activa el metabolismo y favorece la eliminación de grasas acumuladas en el organismo.
  • Relajación: la crioterapia favorece la liberación de endorfinas como la serotonina, más conocida como hormona de la felicidad. Es por ello que, más allá de sus beneficios para la piel y las articulaciones, produce una gran sensación de bienestar.

Beneficios de la crioterapia

A continuación señalamos cuáles son los principales beneficios de la crioterapia como tratamiento tanto estético como deportivo.

  • Fortalece y mejora la función del sistema cardíaco ya que aumenta el volumen del corazón, aunque no la frecuencia cardíaca.
  • Favorece el mecanismo de la insulina en el organismo. Además, mejora la secreción de las enzimas pancreáticas como la insulina.
  • Mejora de manera considerable el proceso digestivo y ayuda a la evacuación de las heces. Así, la crioterapia resulta de gran ayuda para evitar determinadas enfermedades como el estreñimiento.
  • Favorece la absorción de vitaminas del grupo B, las cuales son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo.
  • Fomenta la eliminación de toxinas por parte del organismo, mejorando así la salud tanto de los tendones como de los músculos y articulaciones.

¿Para quién está indicada?

Tal y como hemos señalado, la crioterapia es un tratamiento que se puede aplicar tanto con fines estéticos como deportivos. A continuación explicamos de modo detallado sus distintas aplicaciones.

Tratamiento estético

Crioterapia beneficios estetico

Una de las principales ventajas que presenta la crioterapia en el mundo de la belleza es sus efectos tanto sobre la piel como sobre el cabello son prácticamente inmediatos ya que se eliminan prácticamente la totalidad de toxinas del organismo.

Así, resulta de gran interés para tratar diversas alteraciones de la dermis:

  • Psoriasis: una enfermedad inflamatoria de carácter crónico. Las células de la piel de las zonas afectadas, se reproducen a una velocidad mayor de lo habitual, de modo que se acumulan formando placas enrojecidas y escamosas sobre la piel. Se estima que es un trastorno que afecta a cien millones de personas en todo el mundo.
  • Dermatitis atópica: se trata de uno de los trastornos de la piel más comunes, tanto entre niños como entre adultos. Se caracteriza por el desarrollo de erupciones descamativas y enrojecidas en la piel.
  • Celulitis: la celulitis, también conocida como piel de naranja, afecta a cerca del 80% de las mujeres. Se caracteriza por la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas como el abdomen, los glúteos o las caderas. La crioterapia favorece la eliminación de toxinas y la quema de grasas, por lo que es un tratamiento muy adecuado para combatir la celulitis.
También te puede interesar:  Equinoterapia

La crioterapia también es utilizada de forma habitual para adelgazar ya que favorece la quema de grasa. Por supuesto, no es un tratamiento milagroso. Para conseguir reducir peso hay que acompañar la crioterapia con unos hábitos de vida saludables; realizar ejercicio físico de forma frecuente y seguir una dieta saludable y equilibrada.

Tratamiento deportivo

Una de las principales aplicaciones de la crioterapia se da en el mundo de la medicina deportiva. Un tratamiento muy efectivo para tratar y acelerar el proceso de curación de lesiones deportivas como la tendinitis. La tendinitis es como se conoce a la inflamación de un determinado tendón del cuerpo; se da de forma habitual depués de una lesión recuerrente en determinadas articulaciones como la muñeca.

La crioterapia también está indicada para tratar las sobrecargas musculares, tan habituales en deportistas profesionales. Se trata de una contracción involuntaria de las fibras musculares como consecuencia de la práctica de una actividad deportiva en exceso o de la ejecución errónea de un determinado ejercicio. Los músculos con mayores probabilidades de sufrir una sobrecarga son aquellos que forman parte de las extremidades superiores, el cuello y los hombros.

Este tratamiento también resulta muy útil depués de una sesión de ejercicio de gran intensidad debido a su amplio abanico de beneficios. En primer lugar, favorece la recuperación del sistema muscular. Y, en segundo lugar, mitiga las agujetas.

¿Cómo es una sesión de crioterapia?

Sesión de crioterapia

Una de las dudas más frecuentes entre aquellas personas que se van a someter a la crioterapia tiene que ver con cómo es una sesión. Pues bien, este tratamiento requiere de una cierta preparación previa. El paciente debe acudir al centro en ayunas de más de tres horas.

Una vez allí, en primer lugar se realiza una revisión general de su estado de salud, prestando especial atención a las constantes vitales. A continuación se le solicita al paciente que se desvista y entre en la cabina únicamente con unos calcetines especiales, los cuales tienen tres capas de forro polar.

La sesión tiene una duración máxima de cuatro minutos. Durante este periodo de tiempo al paciente se le somete a chorros de vapor de nitrógeno, los cuales pueden alcanzar una temperatura de 200 grados bajo cero. Es importante destacar que el cuerpo no tiene una sensación de temperatura tan baja; de lo contrario, nadie podría soportar la sesión.

El vapor de nitrógeno se aplica desde los pies en modo ascendente, aunque los hombros y la cabeza permanecen fuera de la cabina para evitar cualquier tipo de problema en las vías respiratorias. Mientras se aplica el vapor de nitrógeno, el paciente debe realizar movimientos circulares de forma lenta.

Una vez finalizada la sesión, el paciente se toma una infusión para favorecer la secreción de orina y, así, la eliminación del organismo de las toxinas generadas durante el tratamiento.

Para fomentar los beneficios de la crioterapia, es importante seguir una correcta disciplina tanto de hidratación como de nutrición.

Contraindicaciones de la crioterapia

Del mismo modo que cualquier otro tratamiento, la crioterapia también tiene una serie de contraindicaciones que resulta interesante conocer. Se trata en líneas generales de un acelerador del metabolismo. Por lo tanto, no es un tratamiento indicado para aquellas personas que sufran cualquier tipo de patología que impida que su organismo sea capaz de mantener los mecanismos de compensación vasculares.

Así, la crioterapia no es un tratamiento adecuado para aquellas personas que hayan sufrido un infarto de miocardio, considerado un trastorno vascular de carácter grave. Del mismo modo, tampoco se recomienda para aquellas personas que hayan sufrido un accidente cerebrovascular.

Por supuesto, aquellas personas que sufran el síndrome de Raynaud tampoco deben someterse a la crioterapia. Se trata de un trastorno muy poco frecuente de los vasos sanguíneos, los cuales se estrechan ante el frío o el estrés. Afecta sobre todo a las manos y a los pies.

En el caso de mujeres embarazadas, la crioterapia no es un tratamiento adecuado para ellas.

Precauciones que deben tomarse

A continuación señalamos todas las precuaciones que se deben tener en cuenta a la hora de someterse a un tratamiento de crioterapia.

  • Durante la sesión es importante despojarse de cualquier tipo de objeto metálico, como pendientes o anillos.
  • Por supuesto, es esencial colocar correctamente los protectores suministrados por el centro en los pies.
  • La piel debe estar perfectamente seca.
  • No es recomendable utilizar ningún tipo de crema de forma previa a la sesión. Si se ha utilizado cualquier crema corporal, es importante eliminar los restos que queden sobre la piel.
  • En todo momento la cabeza debe encontrarse por encima del extremo superior de la cabina de forma previa a iniciar la sesión.
  • Para evitar la salida de  vapores hacia las vías respiratorias, es esencial colocar adecuadamente el collarín de seguridad y ajustarlo al cuello.

Conclusión

En definitiva, la crioterapia es un tratamiento con múltiples beneficios y aplicaciones en el ámbito de la salud, la estética y el deporte. Cada vez tiene un mayor número de adeptos en todo el mundo gracias a los buenos resultados que reporta.

Crioterapia
5 (100%) 1 voto


Te podría interesar