Bultos en el cuello por estrés

Bultos en el cuello por estrés

La vida tan ajetreada que muchos llevamos hoy día, puede ser la causa de todo tipo de afecciones a nivel orgánico. Siendo los bultos en el cuello por estrés una de las reacciones más frecuentes. Y es que una de las estructuras anatómicas que mayor daño se lleva, es sin duda alguna el cuello, debido a la gran cantidad de elementos osteotendinosos, musculares y linfáticos que allí se encuentran.

Estos bultos se consideran una afección multifactorial. Si alguna vez has sufrido de esta condición y no has sabido cómo abordarla, por suerte para ti, existen diversas soluciones ante este problema. A continuación, te enseñaremos las causas más frecuentes de bultos en el cuello por estrés y sus tratamientos.

Índice
  1. Tensión muscular
  2. Contracturas musculares cervicales
  3. Nudos musculares
  4. Tortícolis
  5. Dolor crónico miofascial
  6. Inflamación de ganglios linfáticos

Tensión muscular

Una de las causas principales de la aparición de bultos en el cuello por estrés, tiene que ver con la tensión muscular que el mismo estrés produce. Algo muy habitual ahora mismo es el estrés debido al Covid.

Esta tensión, que se va acumulando progresivamente en los músculos del cuello, es la que puede llegar a ocasionar bultos, llegando a ser muy dolorosos.

Bultos en el cuello tensión muscular

Esta condición suele aparecer muy frecuentemente cuando se manejan emociones muy fuertes o se experimentan jornadas de trabajo forzado.

Su tratamiento se basa en la práctica de técnicas de relajación para contrarrestar el estrés, en fisioterapia y en el uso de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares.

Contracturas musculares cervicales

Las contracturas musculares se diferencian de la tensión muscular antes descrita porque se genera de manera inesperada en un momento determinado, es decir, tal cual como sucede con los calambres.

Se produce un endurecimiento de las fibras musculares de forma rápida y sostenida que puede durar minutos. A su vez, esto puede ocasionar la aparición de bultos en el cuello.

Estos eventos pueden darse, por ejemplo, en personas que pasan muchas horas frente al ordenador o que realizan trabajos repetitivos, generando cierto estrés sobre la zona.

Su tratamiento es muy similar al de las tensiones musculares, donde podemos hacer uso de técnicas de relajación, fisioterapia, analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares.

Nudos musculares

Los nudos musculares, por su parte, vienen a ser una especie de tensión muscular agravada. En otras palabras, es lo que procede a una tensión muscular no resuelta.

Se caracterizan por formar bultos, en este caso, en la región del cuello. Su origen tiene que ver con la acumulación de ácido láctico en la región, el cual es un signo claro de agotamiento de los músculos.

Aquellas personas que manejan altas cantidades de estrés, son muy propensas a desarrollar nudos musculares a nivel cervical con el tiempo, siendo estos sumamente dolorosos y molestos.

La utilización de masajes, la meditación y el uso de analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares, es lo que mejor viene para solventar este tipo de afección.

Puntos gatillos miofasciales

Vienen siendo zonas de hiper-excitación en los músculos que se ven sometidos a estímulos repetitivos estresantes.

Suelen estar representados por bultos muy sensibles que empeoran según la cantidad de estrés que se maneje.

El tratamiento principal de esta afección es mediante la fisioterapia más que nada.

Tortícolis

Se refiere a una contracción muscular grave en alguno de los lados del cuello, generalmente ocasionada por una mala postura o por situaciones de estrés prolongadas.

En los casos más graves, puede ocasionar la aparición de bultos en el cuello por estrés, generando un fuerte dolor e incapacidad funcional.

Su tratamiento es a base de fisioterapia, relajantes musculares, analgésicos y antiinflamatorios.

Dolor crónico miofascial

Es un tipo de dolor que es ocasionado por la presión que se ejerce sobre los puntos más sensibles en los músculos cervicales, quienes se pueden agravar cuando se someten a la tensión muscular que el estrés produce, generando a su vez bultos en la región.

Para su resolución, se recomienda la fisioterapia e inyecciones de analgésicos y antiinflamatorios en las regiones afectadas.

Inflamación de ganglios linfáticos

En el cuello podemos encontrar múltiples ganglios linfáticos que se distribuyen a lo largo de toda la región. Es por ello que, sea cual sea el origen de la inflamación de los mismos, es lógico que este proceso inflamatorio pueda desencadenar dolor.

Lo cierto es que el estrés ha sido identificado como una de las causas que da origen a este tipo de afección y que, de hecho, es una manifestación que suele darse con cierta frecuencia debido a su efecto negativo sobre el sistema inmunológico.

Lo mejor en estos casos, es trata el estrés con técnicas de relajación en primera instancia. Seguidamente, pueden utilizarse analgésicos y antiinflamatorios en caso de ser necesario.

 

También te puede interesar...

Usamos cookies propias y de 3º para ofrecerte mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando asumiremos que estás de acuerdo. Leer más