Trastorno histriónico de la personalidad

El trastorno histriónico de la personalidad se caracteriza por un largo patrón de comportamiento de excesiva emotividad y búsqueda de atención constante. Este trastorno puede ser en ocasiones confundido con el trastorno narcisista de la personalidad.

Las reinas del drama. Las personas que presentan este trastorno intentan recurrentemente ser el centro de atención, y se sienten incómodos -hasta el punto de dramatizar una situación, entrar en un ataque de ira y retirarse de un lugar escandalizando- cuando no lo son. Usualmente tienden a verse como superficiales, interesantes y,  divertidas. También pueden tener ciertas conductas provocativas a nivel sexual, y cuando no se centran exclusivamente en ellos pueden intentar alcanzar su propósito quitando de su camino todo lo que se muestre como un obstáculo.

Las relaciones de las personas con  trastorno histriónico de la personalidad pueden verse afectadas, puesto que a menudo presentan dificultades para alcanzar la intimidad emocional en sus relaciones románticas. Otro de los problemas que presentan las personas histriónicas en sus relaciones se debe a su impulso de siempre intentar llamar la atención; este es un comportamiento que genera incomodidad en la otra persona, ya sea una pareja o un amigo. También presentan características de personas infieles y pensamientos de índole sexual con personas indebidas, pues para éstas personas nadie se encuentra prohibido.

Causas del trastorno histriónico

Como en la mayoría de los trastornos de la personalidad, las causas especificas que lo originan son desconocidas, pero se especula acerca de algunas posibles causas. Investigadores estiman que existe un modelo biopsicosocial con diversos factores tanto heredados como aprendidos desempeñan un papel fundamental en el desarrollo y pueden ser los causantes de este trastorno.

Si un familiar cercano padece este trastorno, seremos más propensos a padecerlo, sin embargo, si un familiar cercano -padre o madre- lo padece, podemos simplemente estar repitiendo e imitando el comportamiento aprendido brindado por nuestro entorno.

Síntomas del trastorno histriónico

  • Excesiva emotividad; rápidamente muestran sus emociones
  • Búsqueda de atención
  • Seducción y provocación
  • Emociones superficiales, cambiantes, lábiles
  • Uso del cuerpo para llamar la atención
  • Teatralidad, autodramatización y exageración en la expresión corporal
  • Sugestionabilidad
  • Considera las relaciones más íntimas de lo que son
  • Forma de hablar excesivamente subjetiva y carente de matices
  • Inseguras emocionalmente
  • Próximos a los rasgos de carácter histéricos
  • Son el “el alma de la fiesta”
  • Demandan atención
  • Se muestran egocentricos
  • Manipuladores cuando no logran sus objetivos
  • Tienen fantasías románticas
  • Se enojan si critican su aspecto
  • Propensos a presentimientos y a adoptar convicciones con rapidez
  • Riesgo de amenazas de suicidio en busca de atención

Tratamiento del trastorno histriónico

Las personas con trastorno histriónico de la personalidad usualmente no creen necesitar ningún tipo de tratamiento y en algunos casos pueden convivir con este trastorno -aunque les traerá algunos problemas con sus relaciones a largo plazo-. En general, para varios de los trastornos de personalidad las personas no suelen buscar tratamiento hasta que el trastorno comienza a interferir de manera significativa en la vida misma de la persona.

La psicoterapia es el tratamiento más utilizado para tratar este tipo de trastorno. La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a quienes padecen este trastorno a entender las causas subyacentes del mismo, y con las herramientas brindadas por el psicoterapeuta, el paciente podrá cambiar hábitos poco saludables y afrontar su condición de la mejor manera posible. También puede emplearse la terapia grupal, donde el paciente comparte vivencias y experiencias con otras personas.

Los medicamentos pueden ser de gran ayuda en los casos severos de trastorno histriónico; estos pueden usarse como complemento de la psicoterapia, para tratar los episodios de depresión, ira y ansiedad.

Artículos relacionados


Deja un comentario